null: nullpx

Contar con políticos inmigrantes es inspiración para los 45 millones de inmigrantes que viven en EEUU

"Al despedir el Mes de la Herencia Inmigrante en los Estados Unidos, les pedimos a los inmigrantes en este país, especialmente a los jóvenes, que se mantengan al tanto de las elecciones de noviembre, y que se comprometan a participar en ellas como votantes u organizadores para movilizar a los votantes".
Opinión
Presidenta y CEO de Latino Victory
2020-06-30T00:41:09-04:00
Comparte
Inmigrantes con representación en el Congreso han impulsado leyes de protección a inmigrantes. Crédito: JASON REDMOND/AFP via Getty Images

Ser inmigrante en los Estados Unidos es una gran responsabilidad. Los inmigrantes sueñan con una mejor calidad de vida y añoran vivir en una democracia justa. Con cada ola de inmigrantes llega la esperanza, el deseo de prosperar, de crear empresas,fomentar la innovación y compartir la riqueza de sus culturas.

Una parte del ADN de nuestro país es inmigrante, necesitamos de esta fuerza para continuar siendo la potencia económica y cultural que es los Estados Unidos. Recientemente, los inmigrantes han ganado terreno en la política, una parte de la sociedad clave para el desarrollo y bienestar de la comunidad.

En una época durante la cual la administración Trump ha disminuido drásticamente la inmigración, especialmente de los que migran de América Latina, es necesario recalcar el énfasis en lo importante que es mantener la inmigración en pie. Para empezar, los inmigrantes abren negocios que generan fuentes de empleo, entre ellos, empresas que forman parte del Fortune 500.

Otro ejemplo son los dreamers, cuya contribución económica en los próximos 10 años se estima sea un impresionante $350,000 millones de dólares a la economía laboral. Similarmente, los inmigrantes indocumentados pagan un promedio de 11.6 miles de millones de dólares en impuestos al año haciendo trabajos esenciales para la economía del país. Esto lo hemos visto durante la crisis del coronavirus: las personas que trabajan en el sector de servicio y en la agricultura son algunos de los que más contribuyen con su trabajo y exponen sus vidas.

Esto demuestra una verdad contundente: los inmigrantes son una potencia de poder en el país. Y una de las maneras en que los inmigrantes latinos han sobresalido y contribuido en este país es con la participación en la política, un área que a diferencia de la economía y cultura, raramente se aborda. En un país en donde cerca de 45 millones de la población son inmigrantes y que cuenta con un bloque electoral de 23 millones, es clave resaltar que quienes nos representan en el gobierno también pueden ser -y son- inmigrantes.

Los congresistas Jesús “Chuy” García, originario de México, Debbie Mucarsel-Powell, originaria de Ecuador, Norma Torres, originaria de Guatemala, y Adriano Espaillat, originario de la República Dominicana, son legisladores en el Congreso. Al ser electos a una de las Cámaras con más poder en el gobierno federal, estos legisladores ofrecen una perspectiva personal al significado de la inmigración al país. De hecho, han sido uno de los defensores más visibles en temas de inmigración como el apoyo para los dreamers, la expansión del TPS para los venezolanos y la lucha para terminar con la separación de familias inmigrantes en la frontera.

En legislaturas estatales hay representantes originarias de Colombia como Catalina Cruz, quien en el 2018, fue la primer dreamer electa a la legislatura en Nueva York, y la Jueza Lina Hidalgo, quien es la primer latina electa para dirigir el condado de Harris en Texas, el más grande del estado y sede de la ciudad de Houston. Cruz fue una de las legisladoras que ayudó a pasar la ley “Luz Verde,” que permite al estado de Nueva York otorgar licencias de conducir sin tomar en cuenta el estatus migratorio de los conductores. Lina Hidalgo propuso y logró aprobar un fondo para proveer servicios legales para inmigrantes y personas sin estatus migratorio.

Como estos oficiales electos, en cada ciclo electoral hay decenas de inmigrantes que se postulan para representar a su comunidad en todos los niveles de gobierno. La participación de inmigrantes en el gobierno importa hoy aún más ya que esta comunidad está siendo atacada por la administración Trump, y es urgente tener gobernantes inmigrantes en los puestos en donde se determinan leyes que impactan nuestro bienestar. Una población que contribuye tanto al país, merece ser representada adecuadamente en el gobierno.

Además de ser una necesidad política, tener representantes y candidatos inmigrantes es una fuente de inspiración para los 45 millones de inmigrantes que viven en los Estados Unidos, y para las futuras generaciones de políticos. En las palabras de Marian Wright Edelman: “No podemos ser lo que no podemos ver”. Los jóvenes inmigrantes tienen una lista de predecesores inmigrantes en el Congreso como Chuy Garcia y Norma Torres, a quienes pueden ver y decir, “Si ellos pueden, yo también”.

Al despedir el Mes de la Herencia Inmigrante en los Estados Unidos, les pedimos a los inmigrantes en este país, especialmente a los jóvenes, que se mantengan al tanto de las elecciones de noviembre, y que se comprometan a participar en ellas como votantes u organizadores para movilizar a los votantes. Quizá algún día este compromiso cívico se convierta en una campaña electoral para otro inmigrante más en el Congreso o en las cámaras legislativas de los estados.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Comparte

Más contenido de tu interés