null: nullpx

¿Qué es y dónde está Los Mochis?

Lo que debes saber de la pequeña ciudad, al norte del estado mexicana de Sinaloa, donde fue detenido el narcotraficante más buscado del mundo.
8 Ene 2016 – 10:57 PM EST
Comparte
Un autobus de pasajeros pasa al lado de una alcantarilla abierta, luego de que el sistema del alcantarillado fuera inspeccionado por los infantes antes de la recaptura del narcotraficante más buscado de México, Joaquín "El Chapo" Guzmán en la ciudad de Los Mochis, México, el viernes 8 de enero de 2016. El narcotraficante fue capturado por tercera vez mientras luego que los infantes de marina organizaran un operativo seis meses después de que Guzmán escapara de una prisión de máxima seguridad. (AP Foto/Mahatma Millán) Crédito: The Associated Press


Quizá hasta hoy no había escuchado hablar de una ciudad mexicana llamada Los Mochis. O sí, si es que alguna vez tomó el Chepe (el tren que sale de ahí hacia Chihuahua y recorre la Sierra Tarahumara). O sí, si es partidario de los jitomates mexicanos, porque de ese lugar proviene un porcentaje altísimo de su producción.

Pero hoy Los Mochis se inmortaliza por haber sido el lugar de la recaptura de Joaquín Guzmán Loera, el temido "Chapo", el narcotraficante más buscado en el planeta, ese que llevaba en su haber dos capturas anteriores con las consiguientes fugas cinematográficas de prisión. Para acrecentar la leyenda, fue capturado en un motel en las orillas de esta ciudad.
Los Mochis es una ciudad costera del Pacífico mexicano, ubicada en el norte del estado de Sinaloa, habitada por unas 260,000 personas ( según los datos del censo de 2010), la más importante del municipio (alcaldía) de Ahome, y contigua al importante puerto de altura de Topolobampo.


Situada en un valle fértil, siempre ha sido imán de agricultores y empresas agropecuarias, con unas 175,000 hectáreas fértiles donde destacan la papa, el trigo, maíz, arroz, algodón, garbanzo, caña de azúcar, calabaza, algodón, soya, tomatillo y, por supuesto, jitomate.

También es una zona ganadera muy rica. Asimismo, cuenta con un litoral inmensamente rico en productos marinos, que van desde el camarón y la langosta, hasta calamar, sardina, mojarra, jaiba, ostión, mojarra, curvina y marlin. Es decir, un vergel terrestre y un paraíso marino.

Tierra de célebres boxeadores, sus habitantes están orgullosos lo mismo de su centro de alto rendimiento de boxeo que de su trazado urbanístico. En 2014, resultó una de las ciudades mejor evaluadas en índices de competitividad y sustentabilidad nacional.

¿Atractivos turísticos? Pocos, y con esfuerzo: el Museo Regional del Valle del Fuerte, el Parque y Jardín Botánico de Sinaloa, la Plaza 27 de Septiembre, la Pérgola, la Isla Farallón y el puerto de Topolobampo.

De acuerdo con los datos del terriblemente desactualizado portal de la Secretaría de Turismo del Estado de Sinaloa, la ciudad de Los Mochis tuvo 209,112 visitantes –de ellos sólo 3,657 fueron extranjeros- en el 2012 (los años posteriores están en blanco).

Los terruños de El Chapo

Para infortunio de Sinaloa, uno de los mayores posicionamiento del estado en la memoria colectiva tiene que ver con haber sido el terruño de "El Chapo". Tanto él, como sus mujeres “formales” conocidas (Estela Peña, Alejandrina Salazar, Griselda López Pérez y Emma Coronel –esta última ex reina de belleza del vecino estado de Durango) y sus nueve hijos (seis hombres y tres mujeres), tienen vínculo natal, familiar, de residencias y de negocios en la entidad.


Tanto capturas como incluso los asesinatos de algunos familiares y su hijo Edgar han ocurrido en distintos lugares de Sinaloa (en la capital Culiacán, el puerto turístico Mazatlán y ahora la ciudad agrícola-pesquera de Los Mochis), el estado donde ha reinado ininterrumpidamente -a través del Cartel de Sinaloa-, incluso durante sus periodos en prisión.

Malcolm Beith, periodista británico-estadounidense y autor de una de las biografías del narcotraficante ( The Last Narco: Hunting “El Chapo”, The World’s Most Wanted Drug Lord), ha sido uno de los pocos atrevidos en ir a buscar mayores pistas biográficas al poblado de Badiraguato, el lugar donde no sólo nació el propio Joaquín Guzmán Loera, sino también otros narcotraficantes poderosísimos como El Mayo Zambada (quien fuera su lugarteniente), Rafael Caro Quintero (posterior cabeza del Cartel de Jalisco) y los hermanos Beltrán Leyva (los reyes de la anfetamina).

Badiraguato, de apenas 3,723 habitantes de acuerdo con el censo de 2010, es naturalmente un poblado –ubicado unas 130 millas al sureste de Los Mochis, pero enclavado en la Sierra Madre Occidental- lleno de contradicciones: tierra fértil de narcotraficantes legendarios, ya desde los amaneceres de la década de los 30 en el siglo pasado se distinguía por ser un centro de producción de narcóticos, pero pese a muchas obras atípicas para una población tan pequeña, la mayor parte de los habitantes vive en estado de pobreza.

Este dato lo documenta: mientras el estado de Sinaloa tiene un promedio de ingreso per cápita de $5,412 dólares anuales, el municipio de Badiraguato apenas roza los $1,459 dólares, es decir, unas tres veces menor. Ahí, en esas tierras, es donde algunos niños tienen un solo ídolo: El Chapo. Y quieren ser como él.

Los Mochis, en cambio, donde fue detenido este viernes Joaquín Guzmán, rebasa los $6,000 dólares anuales ( PIB Percapita). Si bien el Chapo, ya como operador y líder del poderoso Cartel de Sinaloa, se movió generalmente entre Culiacán y la capital jalisciense Guadalajara, al parecer encontró como escondite idóneo –tras su espectacular fuga de la cárcel de Puente Grande- el sector llamado Scally donde tenía una casa de seguridad y podía transitar por las líneas subterráneas del drenaje urbano, de acuerdo con lo revelado por las autoridades.
¿Por qué estaba "El Chapo" en Los Mochis? Hasta este momento, la única explicación (no dada oficialmente, por supuesto) de su presencia en esa ciudad vergel era la de ser parte de la geografía sinaloense.

Comparte

Más contenido de tu interés