null: nullpx
Asesinatos

La familia LeBarón fue asesinada con armas de EEUU: el FBI ofrece sumarse a la investigación

El gabinete de seguridad de México reveló que los rifles de asalto usados para acribillar a seis niños y tres mujeres estadounidenses en Sonora el lunes forman parte del armamento militar que los carteles de la droga han adquirido a lo largo de los años en armerías de Estados Unidos.
6 Nov 2019 – 5:58 PM EST

La masacre de nueve miembros de la familia LeBarón ocurrida el lunes en el norte de México se realizó con armas de fabricación estadounidense y posiblemente llevadas de contrabando a esa región, informó este miércoles el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana de ese país, Alfonso Durazo.

Más de 200 casquillos calibre .223 de rifles M-16 y AR-15 de la marca estadounidense Remington fueron recuperados en el lugar donde fueron asesinados seis niños y tres mujeres. Ellos iban en una caravana de tres camionetas por una carretera en los límites de los estados de Sonora y Chihuahua cuando fueron atacados a balazos. El gobierno mexicano cree que un cartel local los confundió.

“En las primeras pesquisas, en la recolección de casquillos, nos permite reconocer el calibre de casquillos .223 de fabricación Remington y de procedencia estadounidense”, dijo Durazo en una conferencia que el gabinete de seguridad realizó para dar a conocer los avances de la investigación.

Durazo dijo que en respuesta a este hecho dependencias de ambos países comenzarán a “operar de inmediato el programa de 'sellado' de la frontera para controlar el tráfico de armas de Estados Unidos a México”.

Se trata de un acuerdo de cooperación que se firmó poco después de la violenta jornada que se vivió en Culiacán el 17 de octubre, cuando un comando del cartel de Sinaloa liberó a Ovidio Guzmán López, uno de los hijos del narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

La Fiscalía mexicana señala que el 70% de las armas de fuego recuperadas en escenas de crímenes proceden de EEUU. “La colaboración del gobierno norteamericano será fundamental en esta tarea, para lograr buenos resultados. En el gobierno de México haremos lo que nos corresponde”, dijo Durazo.

Aún no está claro qué medidas se tomarán en la frontera para evitar el flujo de armamento. La cancillería azteca mencionó que el presidente Andrés Manuel López Obrador propuso usar más tecnología en las garitas, incluyendo sistemas de rayos X y detectores de metales. También elabora un “catálogo” de las pistolas, fusiles y escopetas decomisados para entregárselo a su vecino del norte.


“Este es un grave problema que tenemos en el país, porque el contrabando de armamento, particularmente de Estados Unidos, es lo que ha crecido la capacidad de fuego de los grupos criminales”, advirtió Durazo, quien indicó que detrás de la estrategia para “blindar la frontera” participan 15 agencias federales mexicanas y varias otras de EEUU.

La matanza de los LeBarón ha vuelto a exponer el armamento militar que poseen los carteles. Hace un mes, durante las balaceras que liberaron a Ovidio Guzmán López, los sicarios exhibieron en las calles de Culiacán varios fusiles de asalto AR-15, un rifle calibre 50 y hasta una ametralladora Browning M2, similar a las que usan las Fuerzas Armadas estadounidenses, que colocaron en una camioneta pick up.

Ese poder de fuego ha sido mencionado en varios reportes del gobierno de EEUU. Uno de los más recientes, publicado en agosto por el Servicio de Investigaciones de Congreso, advertía: “El uso ocasional de coches bomba, granadas y lanzagranadas, como el que se usó para derribar un helicóptero del Ejército mexicano en 2015, continúa generando preocupaciones de que algunos narcotraficantes mexicanos puedan estar adoptando técnicas insurgentes o terroristas”.

El presidente Donald Trump le ofreció a López Obrador apoyo militar para derrotar al crimen organizado por el crimen de los LeBarón, lo cual respaldó un editorial del diario Wall Street Journal.

“Una operación militar de Estados Unidos (en México) no puede ser descartada”, concluye el medio, agregando que si no hay suficientes garantías de seguridad entonces EEUU “tendrá que hacer más para proteger a los ciudadanos estadounidenses de los carteles en ambos países”.

Alex LeBarón, quien es familiar de los asesinados, le pidió a Trump a través de un tuit que en lugar de enviar militares a México se enfoque en reducir el consumo de drogas y en imponer un control de armas más estricto. “¿Quiere ayudar más? Cierre las lagunas en leyes de armas que sistemáticamente inyectan armas de asalto a México”, comentó en la red social.


El FBI ya recibe información del caso LeBarón

En un comunicado enviado a esta redacción, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) confirmó su interés en sumarse a las averiguaciones en torno a la masacre de los LeBarón en México. “El FBI continúa colaborando con nuestro gobierno de EEUU y socios mexicanos encargados de hacer cumplir la ley. Hemos ofrecido asistencia y estamos listos para ayudar a raíz de esta tragedia”, señaló la agencia.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard dijo este miércoles que ya le han compartido información al FBI sobre el caso y que en este momento valoran si le pedirán ayuda más adelante.

“Como ya se dijo, es muy probable que encontremos armas que son de fabricación, en alguna proporción, de Estados Unidos. Entonces se tiene que hacer un trabajo conjunto porque tenemos que ver cómo se manejan esas armas en la zona, cómo entran. México tiene que hacer esa investigación (…) y se compartirá la información con el FBI para que ellos hagan lo propio del lado de Estados Unidos (…) sobre las armas, los calibres, los casquillos, otros datos complementarios”, explicó el funcionario.

Por el momento, las averiguaciones son lideradas por la Fiscalía General de la República y la del estado de Sonora. Ebrard dijo que habrá apertura “de igual forma” como su vecino del norte lo ha hecho en otros casos.

“La instrucción que se tiene es que se les dé acceso, así como ellos lo han hecho con nosotros en todos los procesos investigativos que están en curso”, enfatizó el canciller.

La manera como una célula del cartel de Sinaloa traficaba armas que adquiría en EEUU fue relatada en el juicio a ‘El Chapo’ Guzmán por Edgar Iván Galván, alias ‘El Negro’, quien fue parte del grupo ‘Gente Nueva’ de Ciudad Juárez, uno de los implicados en el asesinato de los LeBarón.

'El Negro' contó que él almacenó en El Paso, Texas, varios rifles de guerra, chalecos antibalas y hasta un fusil calibre 50. Ese armamento se usó en la sangrienta batalla por el control del norte de Chihuahua y para atacar al clan de los Beltrán Leyva en Sinaloa.

A esas armas les decían en clave “juguetitos” y las escondían en casas de seguridad en Texas, hasta que un oficial aduanal mexicano en la nómina del cartel les avisaba que podían pasarlas por la frontera.

Este grupo estaba bajo el mando de José Antonio Torres Marrufo, alias ‘El Jaguar’, quien fue extraditado a Texas a finales de mayo. A él se le atribuye la oleada de asesinatos y secuestros que ocurrieron en Ciudad Juárez la década pasada, cuando se volvió uno de los lugares más violentos del mundo.

Se alega que ‘El Chapo’ reclutó a Torres Marrufo para atacar al brazo armado del cartel de Juárez, conocido como ‘La Línea’. Esa organización también está en la mirilla por la masacre de los LeBarón.

“Los acribillaron sin piedad”: familiares de las víctimas y miembros de la comunidad mormona visitan el lugar donde ocurrió la tragedia (fotos)

Loading
Cargando galería



Publicidad