null: nullpx
Extradiciones

Extraditan a EEUU al ‘Jaguar’, el violento lugarteniente de ‘El Chapo’ en Ciudad Juárez

El criminal José Antonio Torres Marrufo encabezó la sangrienta guerra del cartel de Sinaloa contra los pistoleros de los hermanos Carrillo Fuentes en el norte de Chihuahua. Las autoridades alegan que ‘Jaguar’ secuestró en 2010 a un hombre durante su boda y después lo torturó y asesinó.
29 May 2019 – 10:00 PM EDT

El sanguinario criminal que sembró el terror la década pasada en Ciudad Juárez, México, con la venia del capo Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán y gracias a un potente armamento que se nutrió de la fallida operación federal ‘Rápido y Furioso’, ha sido extraditado a Texas, informó la Fiscalía federal.

José Antonio Torres Marrufo, alias ‘Jaguar’, fue traído a este país por una acusación de que fue parte de una conspiración para cometer asesinato, secuestro, lavado de dinero y distribución de drogas.

Las autoridades lo identifican como un antiguo lugarteniente del cartel de Sinaloa que fue responsable de que la tasa de asesinatos se elevara dramáticamente en ese municipio. Estos crímenes fueron el resultado de una guerra sin cuartel que los pistoleros de Guzmán libraron en contra del cartel de Juárez, que fundó Amado Carillo Fuentes, alias ‘El Señor de los cielos’, para arrebatarle esa ‘plaza’.

La oficina del FBI en El Paso, Texas, lo catalogó este martes como un líder de las empresas criminales más violentas que jamás han operado en esa zona limítrofe.

“Esta extradición envía un mensaje a los líderes (de los carteles) que los perseguiremos sin descanso, sin importar dónde se encuentren o cuánto tiempo demore”, señaló, por su parte, el agente especial de la Administración para el Control de Drogas (DEA), Kyle W. Williamson.

En abril de 2012, Torres Marrufo fue citado en la misma acusación penal contra ‘El Chapo’ Guzmán, su compadre Ismael ‘El Mayo’ Zambada y otros 21 operadores y asociados de esa organización. ‘El Jaguar’, de hecho, fue mencionado en el juicio contra Guzmán en la corte federal en Brooklyn.

Según el relato del testigo Edgar Iván Galván, apodado ‘El Negro’, quien fue uno de sus transportistas en EEUU, Torres Marrufo abandonó el cartel de Juárez después de que un lugarteniente lo secuestró. Para vengarse, él aceptó viajar en 2007 a la sierra para platicar con ‘El Chapo’. Ahí aceptó unirse a su guerra para controlar una de las fronteras más codiciadas por los mafiosos.

“(‘El Chapo’) le dijo que por sus huevos se iba a adueñar de (Ciudad) Juárez”, contó Galván retomando las palabras que supuestamente le compartió ‘El Jaguar’ tras su encuentro con Guzmán. “Le había ofrecido a ‘Jaguar’ que se encargara de ‘la limpieza’ de Juárez, de matar a todos los contrarios”, dijo.


Galván aseguró en la corte que almacenó en casas de seguridad en El Paso varios rifles de guerra, chalecos antibalas y hasta un poderoso rifle calibre 50, capaz de derribar un helicóptero. Ese armamento no solo se usó en la sangrienta batalla por el control del norte de Chihuahua, sino para atacar al clan de los Beltrán Leyva en Sinaloa. Todo lo pagó ‘El Chapo’. Un agente aduanal corrupto le avisaba a la célula liderada por Torres Marrufo cuándo podían pasarlas por la frontera.

“’Jaguar’ quería poner más fuerte a su cartel y las armas las ocupaba para seguir matando a la gente que trabaja para ‘La Línea’ en Ciudad Juárez”, contó el testigo refiriéndose al brazo armado de los Carillo Fuentes, que pelea contra el grupo ‘Gente Nueva’, bajo las órdenes de los sinaloenses.

En esos años, Torres Marrufo se benefició de la frustrada operación encubierta 'Rápido y Furioso', que encabezó la Oficina de Tabaco, Alcohol y Armas de Fuego (ATF) tratando de llevar ante la justicia a traficantes de armamento.

Pero la ATF terminó perdiéndole el rastro a unas 2,000 armas, algunas de las cuales terminaron en manos de pistoleros del cartel de Sinaloa, incluyendo los que estuvieron bajo el mando del violento ‘Jaguar’. En 2016, tras la recaptura de Guzmán en Los Mochis, las autoridades mexicanas confiscaron un rifle calibre 50 que tenían registrado los agentes federales.

Una investigación reveló que dos armas en la lista de 'Rápido y Furioso' fueron usadas para asesinar a un agente de la Patrulla Fronteriza en 2010 y a un oficial migratorio en 2011.

Los crímenes de ‘Jaguar’ en Juárez

Este capo que enfrenta una sentencia máxima de cadena perpetua ha sido mencionado en dos crímenes horrendos que conmocionaron a la comunidad juarense.

El primero ocurrió en septiembre de 2009, cuando éste colaboró en el secuestro y asesinato de un residente de Horizon City, Texas. ‘Jaguar’ ordenó el rapto de la víctima para que respondiera por la pérdida de una carga de marihuana de 670 libras que incautó la Patrulla Fronteriza el 5 de agosto de 2009, según la acusación.

“Después del secuestro, la víctima fue llevada a Juárez, donde Torres Marrufo la interrogó y ordenó que la mataran. El 8 de septiembre de 2009, el cuerpo mutilado de la víctima fue descubierto en Juárez”, señala el Departamento de Justicia (DOJ).

El segundo asesinato sucedió el 7 de mayo de 2010. Entonces, Torres Marrufo hizo que una persona en El Paso viajara a una boda en Juárez para confirmar la identidad de alguien en su mirilla, el novio, un estadounidense que vivía en Columbus, Nueva México. En plena ceremonia, el novio, su hermano y su tío fueron secuestrados por el cartel y posteriormente los torturaron y mataron.

“Sus cuerpos fueron descubiertos por la Policía de Juárez unos días después en la caja de una camioneta abandonada. Además, una cuarta persona fue asesinada durante el secuestro en la ceremonia de la boda”, menciona la Fiscalía.

La investigación de este caso dio como resultado la incautación de cientos de kilos de cocaína y marihuana en varias ciudades de EEUU. Además de que confiscaron varios millones de dólares en efectivo, así como múltiples armas de fuego y municiones.

Túneles, latas de chiles y pistolas con diamantes: 22 fotografías que probaron los crímenes de ‘El Chapo' y lo enviaron a la cárcel de por vida

Loading
Cargando galería
Publicidad