null: nullpx
Logo image
Cartel de Sinaloa

EEUU vs Genaro García Luna: el juicio que amenaza con exponer 12 años de corrupción en el gobierno de México

Quien una vez fue considerado el zar antidrogas más influyente de México en los últimos años está acusado de haber amasado una fortuna gracias a los sobornos que le entregaron capos del Cartel de Sinaloa y del clan de los hermanos Beltrán Leyva. Enfrenta una condena a cadena perpetua.
Publicado 23 Ene 2023 – 05:29 AM EST | Actualizado 23 Ene 2023 – 09:01 PM EST
Comparte
Cargando Video...

El futuro de Genaro García Luna, el hombre que hace unos años encabezó la guerra contra el narcotráfico en México, está a partir de este lunes en las manos de 12 residentes de Nueva York, quienes determinarán como jurado si hay evidencia suficiente para condenarlo por aceptar sobornos millonarios a cambio de ayudar al poderoso Cartel de Sinaloa.

Se anticipa que este juicio en una corte federal de Brooklyn exponga la corrupción en dos períodos de gobierno en México: el de Vicente Fox (de 2000 a 2006), cuando García Luna estuvo al frente de la extinta Agencia Federal de Investigaciones (AFI), y el de Felipe Calderón (de 2006 a 2012), tiempo en que dirigió la influyente Secretaría de Seguridad Pública. Por eso le decían 'El superpolicía'.

Los argumentos iniciales a cargo de los fiscales y los abogados defensores se escucharán tres años después de que agentes de la DEA lo detuvieron en Dallas, Texas, el 9 de diciembre de 2019. Unos meses atrás, el narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán había sido trasladado a la prisión de máxima seguridad ADX Florence, en Colorado, para purgar su condena a cadena perpetua. En ese caso se ventiló que García Luna había estado en la nómina del cartel.

El gobierno de EEUU afirma tener evidencia “voluminosa” para condenar a García Luna, incluyendo más de un millón de páginas, cientos de grabaciones, videos, documentos financieros, memorias de computadoras y de teléfonos celulares, así como los testimonios de varios capos de la droga.

En una orden emitida el jueves pasado por el juez Brian Cogan, se destaparon los nombres de seis testigos potenciales, entre los que destacan Sergio Villarreal Barragán, alias ‘El Grande y ex lugarteniente del clan de los hermanos Beltrán Leyva; Miguel Ángel Arriola Márquez, líder de un grupo criminal que movía toneladas de droga hacia EEUU; Alex Cifuentes Villa, un capo colombiano que fue cercano de ‘El Chapo’; Édgar Veytia, quien fue fiscal del estado de Nayarit; y Jesús ‘El Rey’ Zambada García, hermano del líder del Cartel de Sinaloa Ismael ‘El Mayo’ Zambada.

Otros cooperantes que se barajan son Édgar Valdez Villarreal, alias ‘La Barbie’ y exjefe del clan de los Beltrán Leyva; Vicente Zambada Niebla, hijo mayor de ‘El Mayo’; y Dámaso López Núñez, apodado ‘El Licenciado’ y exoperador financiero del Cartel de Sinaloa.

La acusación sometida en el Distrito Este de Nueva York asegura que el exfuncionario federal conspiraba con otros para enviar droga a Estados Unidos desde enero de 2001, además de que mintió a un agente federal de inmigración durante su proceso de naturalización.

El Departamento de Justicia alega que el exfuncionario recibió “decenas de millones de dólares” a cambio de proteger cargamentos de droga del cartel, proporcionar información confidencial sobre investigaciones, liberar a narcos y revelar datos de rivales. Gracias a eso, ‘El Chapo’ y los Zambada enviaron múltiples toneladas de cocaína a Nueva York y otros lugares de EEUU, señala la acusación.


Fue ‘El Rey’ Zambada quien declaró en el juicio de ‘El Chapo’ que le entregó en 2005 o 2006 tres millones de dólares en una maleta a García Luna, en nombre del Cartel de Sinaloa. En una segunda reunión en 2007 le dio otra maleta con entre 3 y 5 millones de dólares, aseguró el capo.

De acuerdo con ‘El Rey’ Zambada, García Luna también tenía “un compromiso en firme” con la organización de los hermanos Beltrán Leyva, que terminó operando de manera independiente. El testigo aseguró que para proteger a esa célula del cartel le dieron al funcionario 50 millones de dólares. El soborno se lo entregaron Valdez Villarreal y José Álvarez, apodado ‘El Indio’.

A finales de 2012, Valdez Villarreal acusó a través de una carta a García Luna de recibir dinero por parte del crimen organizado, por lo cual legisladores mexicanos pidieron una investigación. Pero nada pasó.

Su fortuna y propiedades en Miami

Al término de la administración de Calderón Hinojosa, García Luna se mudó a Florida y ya "había amasado a una fortuna personal de millones de dólares", señala el Departamento de Justicia.

En Miami fundó la compañía GL and Associates Consulting. Su consultora ofrecía servicios de perfiles de seguridad y análisis a clientes en EEUU y México. Viajaba constantemente entre ambos países.

Univision Investiga descubrió que vivió en Florida entre 2012 y 2018, primero en una residencia en Golden Beach valuada en 3.3 millones de dólares y luego en un lujoso penthouse en el norte de Miami.

Para ocultar una fortuna de casi cuatro millones de dólares, él operó un esquema de corporaciones fantasmas y prestanombres en Florida, según documentos judiciales de la fiscalía de Nueva York.

La residencia de Golden Beach tiene piscina, embarcadero propio, salida al mar, cuatro cuartos y cuatro baños. Fue adquirida utilizando "compañías fantasmas y compradores falsos". El gobierno aseguró que el modus operandi para esa compra es el mismo que este usó para esconder otras propiedades. La logística consistía, según los fiscales, en que una empresa de EEUU se hacía de una propiedad al tiempo que otra, fuera del país, la pagaba en efectivo y en ninguna de estas compañías aparecía el nombre del exfuncionario, pero en realidad eran suyas.

A decir de los fiscales, hasta antes del 9 de diciembre de 2019, cuando García Luna fue detenido por agentes de la DEA en Dallas, él seguía recibiendo dinero del crimen organizado. Luego de su arresto, a través del Departamento del Tesoro le confiscaron propiedades, dinero en efectivo y le congelaron cuentas bancarias.

‘Los siete jinetes del Apocalipsis’

En el sexenio de Vicente Fox (2000-2006), García Luna fue titular de la ahora desaparecida Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

En 2006, ya en el período de Calderón Hinojosa, fue nombrado secretario de Seguridad Pública y pronto se convirtió en la principal figura operativa en la llamada “guerra contra el narcotráfico”. Entonces había recibido varios premios internacionales por su trabajo policiaco, que lo posicionaron como el zar antidrogas más destacado de México en los últimos años.

De hecho, una de las estrategias de su defensa legal fue solicitarle al juez Brian Cogan, el mismo que enjuicio al ‘El Chapo’, admitir como pruebas las estrechas relaciones de su cliente con altos funcionarios del gobierno de EEUU, incluyendo congresistas, gobernadores, secretarios de Estado y expresidentes.

"García Luna era un socio confiable”, dice una carta firmada por César de Castro, el principal abogado de García Luna, quien propuso presentar fotos y la transcripción de las conversaciones que su defendido sostuvo con el expresidente Barack Obama y Hillary Clinton, exsecretaria de Estado.


En otro momento, De Castro le pidió al juez Cogan prohibir que la Fiscalía presentara como evidencia, documentos e información relacionadas con la fortuna que este acumuló fuera de su cargo.

“El gobierno no puede establecer una conexión entre los presuntos sobornos que recibió García Luna cuando era funcionario del gobierno de México antes de 2012 y el exponer la acumulación de riqueza o lujos después de 2012, cuando él formaba parte de un negocio privado”, escribió el litigante.

Este jueves, a través de una orden, el juez Cogan prohibió a los fiscales que se indique que ese lujo haya sido “financiado con dinero del cartel”, tras dejar el gabinete de seguridad de México en 2012, “cuando no hay evidencia de que sea el caso”.

Referente a las fotos con exfuncionarios de EEUU, el magistrado permitió que la defensa use, en argumentos iniciales y finales, esas imágenes en las que aparece el acusado, “para mostrar evidencia relacionada con su historial”.

Cuando se establecían las limitantes del proceso, los fiscales solicitaron prohibir a la defensa de García Luna presentar argumentos referentes al caso del general Salvador Cienfuegos Zepeda, extitular de la Secretaría de la Defensa Nacional, que fue acusado de narcotráfico y más tarde exonerado por el Departamento de Justicia, durante el gobierno de Donald Trump, en medio de un conflicto diplomático con México.

“En noviembre de 2020, el procurador general de Justicia de Estados Unidos (William Barr) solicitó la anulación de los cargos contra Cienfuegos, lo cual es irrelevante a este caso para que el gobierno estadunidense deseche los delitos en contra de otro funcionario mexicano (García Luna), ya que es un caso diferente”, indicaron los fiscales.

En otro memorando, el Departamento de Justicia señala que entre 2008 y 2013 el exfuncionario mexicano “sometió a un periodista a una campaña de acoso y amenazas de varios años como resultado de la investigación del periodista sobre el acusado”.

Además, indicó, en 2009 o 2010 gastó parte de los sobornos que recibió del narco pagándole a “una organización de noticias” para evitar que “publicaran noticias negativas sobre él”. No se reveló el nombre de la empresa, ni cuánto dinero le habría dado.

“La evidencia de los esfuerzos del acusado por silenciar a periodistas ayuda a explicar cómo pudo ayudar corruptamente al Cartel de Sinaloa durante años sin ser detectado ni arrestado”, indican los fiscales.

Hace unos meses, el gobierno de México mostró la supuesta estructura criminal que operaba García Luna, integrada por un grupo de funcionarios policiales autodenominados ‘Los doce apóstoles’, que al ocupar cargos en la Secretaría de Seguridad Pública se hicieron llamar ‘Los siete jinetes del Apocalipsis’. Varios de ellos fueron acusados de recibir sobornos del Cartel de Sinaloa.

En su país, García Luna tiene carpetas de investigación por enriquecimiento ilícito, tráfico de armas y ejercicio indebido de atribuciones por contratos que habría hecho en prisiones federales.

El plan para matar a dos testigos

Detenido en una prisión de Nueva York, García Luna siguió moviendo los hilos para evitar a la justicia, según la Fiscalía.

Sucedió a finales de 2020, cuando planeó con otro reo cómo evitar que dos testigos cooperaran con el gobierno en su caso. Quería que asesinaran a ‘El Rey’ Zambada y Luis Cárdenas Palomino, quien era su mano derecha en la AFI, ahora es uno de los coacusados, fue arrestado en México en julio de 2021 y espera su extradición.

El plan de García Luna era que quien él creía era un miembro de la mafia rusa, pero en realidad era un agente encubierto, asesinara a Zambada, a Cárdenas Palomino y a sus familias, para que no se presentaran a su juicio en una corte federal de Brooklyn, según un documento presentado este miércoles por la Fiscalía federal.

El gobierno detectó el complot porque el reo con el que conversó sobre este tema, a quien identifican como ‘Individuo 1’, lo delató y agentes federales le pidieron que grabara las pláticas y le dieron el número telefónico de un oficial encubierto que se hizo pasar por integrante de la mafia rusa.

En la conversación grabada, según la Fiscalía, García Luna se refiere específicamente sobre Cárdenas Palomino.

- García Luna: Luis, Luis.
- Preso: Asesinar a los testigos, asesinar a…
- García Luna: Su familia.
- Preso: La familia.

“El gobierno busca presentar prueba de que, luego de su arresto en este caso, el acusado sostuvo conversaciones con otra persona (‘Individuo 1’), varias de las cuales fueron grabadas por las autoridades policiales, en las que el acusado discutió amenazas de violencia y manipulación de testigos en su contra, y se refirió al menos a un testigo por su nombre”, señala la Fiscalía.

“Las conversaciones posteriores a los arrestos del acusado sobre la manipulación de testigos y sus esfuerzos por comunicarse con el agente encubierto son evidencia directa de su culpabilidad”, concluye.

Cárdenas Palominos se encuentra en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México. Mientras que Zambada García ya no está bajo custodia del Buró de Prisiones de EEUU (BOP), lo sacaron de la lista negra del Departamento del Tesoro y se cree ahora es un testigo protegido.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés