null: nullpx

“’El Chapo’ duerme más que muchos servidores públicos”: la queja de Renato Sales

Renato Sales aseguró que se cumplen todas las normas de respeto a los derechos del capo del narcotráfico.
18 Mar 2016 – 9:17 PM EDT


Joaquín Guzmán Loera “duerme mucho más que muchos servidores públicos y la verdad estamos supervisando que se cumpla estrictamente con el protocolo de respeto a sus derechos que se manejan en todos los Centros Federales de Readaptación Social”.

Así lo aseguró Renato Sales Heredia, servidor público a cargo de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), cuestionado por la prensa al terminar su participación en un foro sobre la tortura en una universidad privada en la capital del país.

“Debo insistir –añadió--, estamos plenamente apegados a lo que establece el Artículo 18 Constitucional en su último párrafo, hay medidas especiales de seguridad para ciertos internos y ya lo resolvió el Poder Judicial”.

A Sales también le preguntaron sobre la posibilidad de la extradición del líder del cártel de Sinaloa a Estados Unidos. Aseguró que aunque se cumple con los tiempos que marca la ley para dicho procedimiento, será finalmente la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE, cancillería) quien determine si es o no procedente.

Joaquín “El Chapo” Guzmán fue reaprehendido el pasado 8 de enero en Los Mochis, en la norteña entidad de Sinaloa; esa misma donde nació y en donde asentó el cártel del narcotráfico mexicano más poderoso de todos los tiempos.

A partir de que “El Chapo” fue ingresado nuevamente a la cárcel de máxima seguridad de El Altiplano –la misma de la que se fugó en julio de 2015--, abogados, hermanas y esposa del capo se han quejado de las condiciones de reclusión de Guzmán, particularmente de que no se le permite dormir y eso le hacía sentir “como zombie”.



El rifle de Rápido y Furioso

Los números de serie de las armas del capo fueron comprobados por agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de EEUU; uno de ellos coincidió con una de las armas del controvertido programa. Esas autoridades aún no determinan si más rifles en poder de “El Chapo” procedían también de Estados Unidos.

“Rápido y Furioso” fue un polémico programa que implementaron agentes federales estadounidenses entre 2009 y 2011, dejando a criminales comprar armas de fuego en Arizona para poder rastrearlas a través de la frontera con México para saber en manos de quién terminaban. Sin embargo, los agentes le perdieron la pista a 1,400 de las 2,000 armas involucradas en dicha operación.

México sostiene que EEUU no participó en la captura

También esta semana, Miguel Ángel Osorio Chong, titular de la mexicana Secretaría de Gobernación (SEGOB, ministerio de Interior), afirmó que ningún agente estadounidense participó en la captura de “El Chapo” en territorio mexicano.

"No hubo participación, de ninguna manera. No hubo participación de personal. Quiero reiterarlo: en ninguno de los operativos ha habido personal de ninguna agencia de Estados Unidos para la detención de este delincuente", dijo el funcionario mexicano en una rueda de prensa en Washington en la que también participó su homólogo estadounidense, Jeh Johnson.

"No voy a comentar sobre acciones concretas de las fuerzas del orden, solo diré que nuestra relación es fuerte y cooperativa", zanjó por su parte Johnson.

LEA TAMBIÉN:


Publicidad