null: nullpx

Uno de cada seis inmigrantes detenidos es enjuiciado por circuito cerrado de televisión

Abogados advierten que los juicios televisados, programa activado en mayo del año pasado, deja pocos chances a los inmigrantes detenidos de ganar sus casos de asilo y los pone en mayor peligro de deportación.
30 Ene 2020 – 02:05 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Abogados temen que los juicios de inmigrantes por circuito cerrado de televisión aumenten y advierten que este sistema, acelerado bajo el gobierno de Donald Trump, deje a los solicitantes de asilo o de cualquier otro beneficio y se encuentren privados de libertad, con menos oportunidades de ganar sus casos y ser deportados de manera acelerada de Estados Unidos.

Un informe del Centro de Información y Acceso de Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Syracuse reveló esta semana que durante el primer trimestre del año fiscal 2020 (octubre a diciembre de 2019), “una de cada seis (17%) de las 57,182 audiencias finales en los tribunales de inmigración que concluyeron el caso de un inmigrante, se llevo a cabo por circuito cerrado de televisión”.

El informe agrega que los registros de la corte “indican que las audiencias en video eran mucho más probables si el inmigrante fue detenido” y que tres de cada cuatro (77%) de las audiencias calendarizadas, los jueces llegaron a una decisión por este sistema.

Juicios “incómodos”

Para algunos abogados, el incremento de los juicios televisados, una manera de acelerar los procesos y descongestionar los tribunales, que a finales de diciembre tenían acumulados casi 1,100,000 expedientes, se trata de una política que deja pocos “chances” a los migrantes de ganar sus reclamos.

“Muchos inconvenientes, muy incómodos y difícil para el inmigrante que está detenido y es procesado a través de una cámara”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California.

“Yo tengo casos donde los juicios se hacen por circuito cerrado. El problema es que bajo este sistema la humanidad no se traslada por la tele, tampoco las emociones, ni del inmigrante, ni la del juez, ni la de los fiscales y tampoco la del abogado”, añade.

“En todo caso de asilo las emociones, la tristeza, el miedo empujan a un juez para determinar que un inmigrante está diciendo la verdad. ¿Cómo entonces deciden si no están viendo a través de un monitor?”, se pregunta.

Gálvez dice que este sistema está convirtiendo los juicios en “algo imposible de ganar”, y que en la medida que aumente este sistema de procesamiento judicial “los inmigrantes verán un aumento en el número de casos perdidos”.

Proceso limitado

Para el abogado de inmigración Ezequiel Hernández, quien ejerce en Phoenix, Arizona, y colabora frecuentemente con la redacción de Univision Noticias, “los juicios televisados también afectan las audiencias de fianza”.

“Este sistema de circuito cerrado de televisión quita mucho al debido proceso. Si el abogado, por ejemplo, tiene nueva evidencia que presentar, no lo puede hacer. Pero si el gobierno la tiene, los fiscales que están al lado del juez si pueden”, denunció.

Hernández explicó que, durante el juicio, el inmigrante es llevado a una sala especialmente habilitada en el centro de detención donde se encuentra. Frente a él hay una cámara y un monitor, por donde se ve al juez “i rara vez a los fiscales”.

“El problema es que los jueces pierden la habilidad de sentir al cliente, apreciar los argumentos del abogado. Hay mas riesgo de perder un caso por circuito cerrado de TV que en vivo. No existe la conexión humana en este sistema de juicios empujado por el gobierno”, indicó.

Entrevistas de miedo creíble

El TRAC reporta que el sistema televisado también se utilizó en las entrevistas de ‘miedo creíble, donde el 44% se llego a una decisión final.

En cuanto a las fianzas, el 34 por ciento (una de cada tres) se llevaron a cabo bajo este programa, implementado por el Departamento de Justicia el 1 de mayo del año pasado.

James R. McHenry, director de la Oficina de Revisión de Casos de Inmigración (EOIR), dijo en esa oportunidad que el propósito de este sistema es descongestionar las cortes de inmigración, que a finales de marzo del año pasado ya acumulaban más de 850,000 expedientes “y en algunos casos las audiencias están programadas para dentro de dos o tres años”.

Los abogados consultados por Univision Noticias indicaron que el plan de McHenry, en vez de estar enfocado en preservar el debido proceso y garantizar el cumplimiento del debido proceso para que los inmigrantes reciban justicia y no un aumento en las órdenes de deportación.

Récord de juicios

El TRAC precisó además que el Centro de Procesamiento de Servicios de Houston encabezó la lista con el mayor número de juicios por circuito cerrado de TV durante el primer trimestre del año fiscal 2020.

“Prácticamente todas sus 818 audiencias fueron por video”, agregó. “La segunda mayor cantidad de audiencias se realizó en el Centro de Detención del Condado de Polk, en Texas. La tercera mayor cantidad registrada de audiencias en video se realizó con inmigrantes detenidos en el Tribunal de Chicago”, indicó.

En cuanto a las ubicaciones de audiencia bajo el programa Protocolo de Protección del Migrante (MPP), que entre enero y diciembre ha regresado a México a cerca de 60,000 solicitantes de asilo en Estados Unidos, el reporte señala que este tipo de proceso no se encuentra en los primeros lugares de la lista de mayor número de juicios celebrados por circuito cerrado de TV.

Además de la implantación de juicios televisados, el gobierno de Trump impuso una cuota de 700 casos al año para cada juez bajo la advertencia de que, si no cumplen la cuota, serán evaluados de manera negativa.

“Esta asombrosa medida la hemos definido como una ‘sentencia de muerte de la independencia judicial’ y significa que los jueces se verán obligados a apresurarse en estos casos, a menudo, de vida o muerte”, advirtió en octubre de 2018 la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA).

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés