null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Una tarjeta de $400 se vuelve un alivio para cientos de vendedores indocumentados en medio de la pandemia

Organizaciones comunitarias crearon una iniciativa que, hasta la fecha, ha entregado 387 tarjetas de débito con 400 dólares a comerciantes callejeros en Los Ángeles, California. A través de donativos han recolectado más de 250,000 dólares y esperan ampliar ese fondo para ayudar a más familias.
4 May 2020 – 05:10 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- En otra circunstancias, Lucas Tax estaría preparando los arreglos florales para ofrecerlos este fin de semana en el que se festeja el Día de las Madres. El coronavirus, sin embargo, tiene a este vendedor ambulante encerrado en su casa sin ganar un centavo. Por su estatus migratorio no recibirá el cheque de 1,200 dólares que entrega el gobierno federal, ni el subsidio por desempleo.

Cuando sus ahorros estaban a punto de acabarse recibió una llamada telefónica que le alegró el día. Le pidieron que se inscribiera en un fondo de ayuda económica para comerciantes irregulares en Los Ángeles. Unos días después recibió una tarjeta de débito con 400 dólares y dos tarjetas de 150 dólares para comprar comida. Ese dinero le ha permitido poner comida en su mesa en los últimos días.

“Nos ha ayudado bastante porque no podemos salir a la calle. Tengo necesidad, pero no salgo porque esta enfermedad es seria y no quiero exponer a mi familia. Aunque el dinero es necesario, creo que la salud es primordial”, dijo Lucas, de 47 años y originario de Guatemala, a Univision Noticias.

Lucas se volvió comerciante callejero en 2008, cuando perdió su empleo como costurero de pantalones de mezclilla. Fue culpa de la recesión. Comenzó vendiendo pelotas pequeñas con tiras de papel (que él llama "cometas") y con el tiempo fue cambiando el producto de acuerdo con la temporada. Cuando llueve ofrece sombrillas y trajes de hule; en el verano, sombreros, gorras y lentes oscuros y los fines de semana prepara hot dogs para alimentar a los visitantes de un museo en el sur de Los Ángeles.

El 14 de febrero fue el último día que trabajó, porque los festivales comenzaron a cancelarse y cerró el museo que frecuenta. Luego se impuso la orden de quedarse en casa y decidió acatarla. “Puedo salir, pero tengo familia y no quiero exponerlos. Lo haremos hasta que miremos que están bien las cosas”, mencionó.

Ya se gastó la ayuda de 400 dólares y solo le quedan las tarjetas para alimentos. “No más tengo eso y lo demás lo fui usando despacio, porque no sé cómo va a estar esto, si nos dejarán vender pronto o no”, comentó.

El dinero que recibió Lucas es parte de una iniciativa para ayudar a estos migrantes durante la cuarentena y que fue creada por las organizaciones Inclusive Action for the City, East Los Angeles Community Corporation y Public Counsel. A la fecha han colectado más de 250,000 dólares a través de donaciones de United Way, Roy y Patricia Disney Family Foundation y una página de GoFundMe que ha reunido más de 83,000 dólares.

En las últimas cuatro semanas han entregado 387 tarjetas de 400 dólares a vendedores informales que fueron seleccionados por los comités en los que están organizados. Cada semana reparten unas 100 tarjetas en un día preseleccionado y los beneficiados acuden por cita, para evitar aglomeraciones y robos. La idea es ayudar a más comerciantes que no han recibido ningún tipo de alivio económico.


“Queremos ayudar a todos”

“Cuando les entregamos las tarjetas se ponen muy felices, nos dan las gracias. Sabemos que no es nada, porque la comida está muy cara. Mucha gente nos pide si les damos el dinero en efectivo para pagar la renta, porque no quieren quedarse en la calle”, describe preocupado Rudy Espinoza, dirigente del grupo Inclusive Action for the City, en una entrevista con este medio.

A la fecha, los creadores de este programa han recibido más de 1,000 solicitudes, por eso continúa su esfuerzo para colectar más donaciones. Esta iniciativa está siendo administrada por un comité de 3 líderes de comerciantes y un representante de Inclusive Action for the City. “Queremos ayudar a todos”, dijo Espinoza.

Otros apoyos económicos destinados para los indocumentados prácticamente se han evaporado al instante. En solo tres días, el gobierno de Los Ángeles recibió más de 454,000 solicitudes para recibir hasta 1,500 dólares por cada familia sin documentos, excediendo el límite de gastos.

Muchos siguen esperando ser elegidos para obtener un cheque de hasta 1,000 dólares que ofreció el gobernador de California, Gavin Newsom, para apoyar a los desempleados indocumentados. Ese fondo de 125 millones de dólares espera beneficiar a unos 150,000 adultos sin papeles. Se trata de una fracción de los más de dos millones de migrantes sin documentos en el estado. Por si fuera poco, dicha iniciativa está en vilo porque dos hispanos simpatizantes del presidente Trump demandaron para eliminarla.


“Vemos que el gobierno federal, estatal y la ciudad están ayudando a las personas con recursos y con asistencia de dinero en efectivo. Desafortunadamente, para las personas sin papeles es muy difícil obtener ese tipo de asistencia, no recibirán el cheque de estímulo económico”, lamentó Espinoza.

Lo peor es que los vendedores ambulantes que siguen trabajando han sido blanco de una ola de agresiones físicas y robos en Los Ángeles. Algunos incidentes quedaron registrados en videos. “Me da mucha tristeza ver eso. Esos vendedores no se sienten protegidos por nuestro gobierno. Es otro ejemplo de la situación por la que están pasando los vendedores ambulantes”, lamentó Espinoza.

El guatemalteco Lucas Tax dice que no regresará a trabajar inmediatamente después de que se relajen las restricciones de la cuarentena. Señala que esperará unos días para asegurarse de que es seguro salir de casa. “No queremos arriesgarnos”, dice.

Se estima que son indocumentados la mayoría de los 50,000 vendedores hispanos que integran la economía informal en esta metrópoli.

Vendedores ambulantes quieren legalizar la venta en la calle

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés