null: nullpx

Una jueza falla a favor de dos inmigrantes adolescentes indocumentadas que quieren abortar

La jueza argumentó sobre la necesidad de "preservar el derecho de (los adolescentes) a decidir si llevar o no sus embarazos a término". Los casos son similares a los de otra menor (con nombre ficticio de 'Jane Doe') que logró abortar tras una batalla judicial en octubre pasado mientras se encontraba bajo custodia de autoridades migratorias.
19 Dic 2017 – 12:09 AM EST

Una jueza ordenó este lunes al gobierno de Donald Trump que permita abortar a dos inmigrantes adolescentes indocumentadas embarazadas que están bajo custodia federal.

La jueza de distrito, Tanya Chutkan, dijo en su argumento que el gobierno no debe impedir que las jóvenes de 17 años ejerzan su derecho a interrumpir su embarazo.

Los casos se asemejan a los de otra adolescente, que fue conocida con el nombre ficticio de Jane Doe, que logró interrumpir su embarazo en octubre pasado estando bajo custodia de las autoridades migratorias y luego de una ardua batalla judicial.


La actual controversia se debe a que el gobierno de Trump ha intentado frenar el aborto. Desde la Oficina del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés) que supervisa los albergues en donde se aloja a los indocumentados bajo custodia, controlan cualquier movimiento que facilite los abortos sin su aprobación directa.

Scott Lloyd, el director de esa oficina conocido por ser un férreo antiabortista, dijo en un correo electrónico a la agencia AP que los albergues no deben apoyar la interrupción del embarazo, sino ofrecer “orientación sobre alternativas a favor de la vida”.

La jueza Chutkan dio al gobierno 24 horas para que convenza a una corte superior de que bloquee la orden. El gobierno apeló tanto ante la corte federal de Washington como ante la Corte Suprema.



Estos dos nuevos casos son de adolescentes que llegaron a EEUU sin compañía de un adulto. Se encuentran detenidas en albergues federales, aunque se desconoce dónde. Tampoco se reveló la nacionalidad de las jóvenes. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) llevó a tribunales el caso de ambas adolescentes, igual que el de la otra joven.

Jane Doe, quien ganó su caso judicial, estaba en Texas donde las menores necesitan el consentimiento de sus padres o la aprobación de un juez para interrumpir su embarazo. En el caso de estas dos adolescentes, señaló ACLU, están en sitios en donde no se exige ese requisito.

Una de las adolescentes tiene un embarazo de 10 semanas y la otra de unas 22 semanas, declaró la jueza.

En octubre pasado, la misma corte federal se inclinó a favor de Jane Doe y el aborto se llevó a cabo sin que el gobierno solicitara la intervención de la Corte Suprema.

En aquel momento, la menor indocumentada sostuvo una batalla legal de aproximadamente un mes para poder cumplir su objetivo. La menor, de 17 años y que se encontraba en un albergue en Texas, llegó sin acompañantes a Estados Unidos proveniente de Centroamérica.

Tras conocerse que había abortado, la joven publicó una emotiva nota en la que contaba su experiencia.

"Soy una chica de 17 años que vino a este país para construirme una vida mejor. Mi camino no ha sido fácil, pero vine aquí con la esperanza en mi corazón de construir una vida de la que pueda sentirme orgullosa", dijo la inmigrante en un comunicado, publicado por su guardián.

"Sueño con poder estudiar, convertirme en una enfermera y, algún día, poder trabajar con personas mayores", indicó.

Este caso tuvo una gran relevancia nacional y puso sobre la mesa los derechos reproductivos de las mujeres así como lo que se consideró un ataque por parte del gobierno al derecho del aborto.

También ha puso el foco en el derecho de las inmigrantes indocumentadas, ya que la interrupción voluntaria del embarazo está garantizada por las leyes estadounidenses, independientemente del estatus legal de la mujer.


En fotos: los 6 países de América Latina que prohíben el aborto sin excepciones

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés