null: nullpx

"Inconcebible": Trump viaja a Texas para supervisar tramo del muro

Organizaciones y defensores de los derechos de los inmigrantes fustigan el viaje del mandatario, a quien señalan como responsable de la división que vive el país y la violencia registrada la semana pasada.
12 Ene 2021 – 11:46 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Faltando ocho días para que Donald Trump abandone la Casa Blanca y entregue el poder al presidente electo, el demócrata Joe Biden, el mandatario visitará este martes un tramo del muro que divide la frontera entre Texas y México.

La gira se registra en momentos que el país se encuentra dividido y azotado por un clima de violencia avivado por el mandatario luego que perdiera las elecciones del 3 de noviembre y se negara a aceptar la derrota argumentando fraude, alegatos que fueron desestimados por los tribunales de justicia, el Colegio Electoral y el Congreso.

La semana pasada, el mismo día y hora en que ambas cámaras del Congreso se reunían para certificar la elección y la victoria de Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris, Trump se reunió con miles de sus seguidores en las afueras de la Casa Blanca para insistir en sus alegaciones de fraude y conminar a sus partidarios a marchar hacia el Congreso para detener el triunfo de su oponente.

El asalto azuzado por Trump provocó una violenta irrupción en el Capitolio que dejó un saldo de cinco muertos, cuantiosos daños materiales, decenas de heridos y detenidos, y un país conmocionado por un hecho de violencia nunca antes visto en la historia democrática del país.

“Viene para seguir incitando”

Bajo este escenario se registra la visita del magnate a la ciudad de Álamo (Texas). “Viene para seguir incitando a sus simpatizantes de que fue él quien ganó la elección”, dice Teodoro Aguiluz, director ejecutivo del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) en Houston (Texas). “El persiste en su plan. Y viene a esta área, donde sabemos que todavía tiene muchos simpatizantes”.

“Creemos que no para su deseo de seguir incitando a sus seguidores para esta violencia que está viviendo el país. Lamentamos que esto esté sucediendo en estos días previos a la toma de posesión del nuevo presidente”, agregó.

El activista dijo además que “hemos tenido una historia de paz en nuestro país. Pero estamos viendo que (el presidente) Trump ha roto esta confianza que hemos vivido durante tantos años”.

A qué va

Trump viaja a la frontera para supervisar la construcción de un tramo de al menos siete millas del muro fronterizo, una de sus principales promesas de campaña que no pudo cumplir en su totalidad.

El proyecto, al que el mandatario hizo referencia frecuentemente en sus cuatro años en la Casa Blanca le costó a los contribuyentes miles de millones de dólares (la cifra total no ha sido divulgada aún) y se convirtió en un emblema de la severa política migratoria de su gobierno, junto con severas restricciones al asilo y separaciones forzadas de familias en la frontera para que desistieran de su peregrinaje en busca de refugio en Estados Unidos.

Jim Darling, alcalde de McAllen, vecino a la ciudad de Álamo, dijo el lunes en su cuenta de la red social Twitter que la visita del presidente se daba en el marco de un escenario complejo.

“Entiendo que las emociones están agitadas en ambos bandos, a favor o en contra del presidente, y espero que si hay manifestaciones a favor o en contra, sean pacíficas con respecto a nuestras fuerzas de seguridad», escribió.

Visita inapropiada

Para la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), organización que desde un comienzo ha cuestionado la construcción del muro en la frontera con México, la visita de Trump a Álamo es “inconcebible”.

“La Administración Trump ha causado estragos en las comunidades fronterizas y la capacidad de las personas para buscar refugio durante los últimos cuatro años”, dijo Astrid Domínguez, directora del Centro de Derechos Fronterizos de la ACÑU en Texas. “Trump detuvo nuestro sistema de asilo, separó a los niños de sus padres, destruyó tierras protegidas para promover la construcción del muro fronterizo y animó a los agentes de la CBP (Patrulla Fronteriza) a operar con impunidad”.

Domínguez dijo además que “Ahora, en medio de una pandemia y poco después de que sus partidarios atacaran el Capitolio en Washington DC, es inconcebible que viaje a las mismas comunidades que han sido devastadas por sus acciones, incluida su respuesta fallida a la pandemia de COVID-19”.

A su vez, Jonathan Blazer, director de estrategias fronterizas de la ACLU, dijo que “la visita de Trump a la frontera no es un final sorprendente para un presidente que comenzó su carrera política deshumanizando a los inmigrantes. Desafortunadamente, aunque su presidencia terminará la semana que viene, las implacables políticas fronterizas y de inmigración que promulgó amenazan con convertirse en su legado perdurable”.

Blazer dijo además que, el grupo de derechos civiles aguarda que el nuevo gobierno encabezado por Biden y Harris “tracen un rumbo diferente, incluida la restauración inmediata del asilo para las personas que buscan protección”.

La partida de Wolf

En la víspera del viaje de Trump a la frontera, el secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Chad Wolf, un aliado de Trump para el desarrollo de su política migratoria, presento su renuncia.

El funcionario, cuestionado por su respuesta antes y durante el asalto al Capitolio el 6 de enero, anunció su salida a través de su cuenta de Twitter donde publicó una carta dirigida a los empleados bajo su mando.

La renuncia del funcionario se produce, además, a escasos días de la toma de posesión de Biden y cuando aumentan las preocupaciones sobre la seguridad en la capital estadounidense, que permanece bajo estado de emergencia debido a violencia desatada la semana pasada y la advertencia lanzada por el FBI de actos similares antes y durante la toma de posesión en los 50 estados.

«Me entristece dar este paso, ya que era mi intención servir al Departamento hasta el final de esta administración», dijo Wolf en la carta.

Wolf indicó además que el administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) será el secretario interino.

El renunciado funcionario ocupó el cargo durante 14 meses. Su mandato fue desafiado en los tribunales de justicia por ilegítimo, argumento que varios jueces dictaminado que no se hizo de acuerdo con el acta de sucesión del DHS.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés