null: nullpx

Trump le pide a Corte Suprema que revierta el fallo que niega asilos en Arizona y California

La Corte de Apelaciones falló a favor de los demandantes pero solo en la jurisdicción del 9º Circuito. Ahora el gobierno quiere que la Corte Suprema cambie esa decisión para ampliar la prohibición, que forma parte de la política de ‘tolerancia cero’.
27 Ago 2019 – 11:15 AM EDT

Una semana después de la implementación de un fallo de la Corte de Apelaciones del 9º Circuito que le permitió al gobierno de Donald Trump negar asilos excepto en Arizona y California, el Departamento de Justicia le pidió a la Corte Suprema que levante las restricciones.

La Corte de Apelaciones había dictado que el gobierno podía aplicar la política denominada Regla Final Interina (IFR) anunciada a mediados de julio, que exige que los migrantes que buscan obtener condición de refugiado tengan que hacerlo en el primer país al que ingresan, al que se denomina ‘tercer país seguro’.

A finales de julio el juez de distrito Jon Tigar, de la corte del distrito norte de California, dictaminó que la política de Trump de limitar el asilo podría exponer a los migrantes a la violencia y el abuso, negar su derecho, reconocido internacionalmente, de pedir asilo, y devolverlos a los países de los que huían.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y otras organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes demandaron al gobierno de Trump.

La Corte de Apelaciones falló a favor de los demandantes, pero sólo en la jurisdicción del 9º Circuito. Ahora el gobierno quiere que la Corte Suprema cambie el fallo para ampliar la prohibición, que forma parte de la política de ‘tolerancia cero’.


Los argumentos

En la petición, los abogados del Departamento de Justicia instaron a los magistrados a emitir una suspensión administrativa sobre un fallo del juez Tigar.

El gobierno ya había solicitado a la Corte de Apelaciones del 9º Circuito que lo hiciera, pero el tribunal mantuvo la prohibición en los estados de Arizona y California.

En los estados de Nuevo México y Texas, sin embargo, la IFR se puede seguir aplicando.

El gobierno alega que la política "sirve para importantes propósitos públicos", y también "alivia una carga aplastante en el sistema de asilo de los Estados Unidos al priorizar a los solicitantes de asilo que más lo necesitan en los Estados Unidos".


De qué se trata

La Regla Final Interina (IFR) que el gobierno puso en vigor en la frontera con México el 16 de julio, obliga a los migrantes que huyen de sus naciones a pedir protección primero en un tercer país antes de hacerlo en Estados Unidos. La medida no solo dejó a la deriva a miles de familias que huyen de sus países, sino también a miles de menores centroamericanos no acompañados (UAC) en territorio mexicano.

Desde el primer momento en que fue anunciada, organizaciones advirtieron que regla sería demandada porque violaba la ley vigente y la Constitución.

“Es muy parecida a lo que ya han hecho con otras iniciativas que han sido frenadas por los tribunales de justicia”, dijo a Univision Noticias Matt Adams, director legal del Northwest Immigrant Rights Project en Seattle, Washington. “La administración está buscando cualquier manera de impedir, de bloquear a las personas la capacidad de obtener asilo en Estados Unidos”, indicó.


Política vigente

La semana pasada la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) dijo a Univision s que sus agentes de asilo ya están implementando las restricciones anunciadas a mediados de julio por el gobierno, que exigen que los migrantes que buscan obtener condición de refugiado tengan que hacerlo en el primer país al que ingresan, al que se denomina ‘tercer país seguro’.

Trump ha venido cambiando la política de asilo a golpe de memorandos y órdenes ejecutivas sin el apoyo del Congreso.

El mandatario culpa a los demócratas de ser responsables, en gran parte, de la crisis migratoria que se vive en la frontera, al rechazar los cambios a la ley que ha sugerido en varias oportunidades. Pero en sus críticas no menciona que los republicanos, quienes controlan el Senado, tampoco han aceptado sus recomendaciones.

El presidente batalla para anular la mayoría de programas de asilo y refugiados vigentes por lo menos desde 1980.

En fotos: el hacinamiento e insalubridad que sufren los inmigrantes indocumentados en un centro de CBP en El Paso

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés