Sin garantías, demócratas y republicanos arrancan nueva fase de negociaciones sobre el Dream Act

Líderes del Congreso y la Casa Blanca se reunieron a puertas cerradas para discutir el presupuesto en el que, según la Casa Blanca no estará el tema de DACA.

El Dream Act vuelve a estar sobre la mesa en el Congreso de Estados Unidos. Este miércoles, demócratas, republicanos y la Casa Blanca iniciaron conversaciones, a puertas cerradas, para encontrar un punto de acuerdo que les permita debatir y aprobar una ley que legalice la permanencia de miles de jóvenes indocumentados conocidos como dreamers.

Las conversaciones, sin embargo, han arrancan en un “punto bajo”, reconoció a Univision Noticias una fuente demócrata del Senado conocedora de las conversaciones.

El diálogo entre ambas bancadas y el ejecutivo se centra en el presupuesto para el funcionamiento del gobierno, que incluye la seguridad nacional, que debe ser aprobado a más tardar el 19 de enero, a menos que vuelva a ser prorrogado.

La fecha fue determinada por ambas cámaras en diciembre, cuando aprobaron una ley que otorga fondos provisionales al gobierno de Trump y con ello evitar el cierre de la administración.

En la rueda de prensa diaria, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee, indicó que "el objetivo principal hoy es el presupuesto" y añadió que cualquier acuerdo sobre los dreamers debe incluir el muro fronterizo, seguridad en el interior del país, la eliminación de la lotería de visas y la inmigración familiar.

Por su parte, los líderes demócratas Nancy Pelosi y Chuck Schumer emitieron un comunicado calificando la reunión como "positiva y productiva" e indicaron que han acordado "continuar evaluando una fórmula para resolver rápidamente los problemas que enfrentamos".


Mantienen el optimismo

“Estamos ante una nueva línea de tiempo”, dice Juan Escalante, director de Comunicaciones de America’s Voice, en Washington DC. “Desde que el Congreso aprobó tres semanas para manejar el presupuesto, se abrió otra oportunidad para negociar el Dream Act y llevarlo al pleno”.

Escalante señala que el futuro de los dreamers “todavía no ha sido resuelto”, y que mientras haya tiempo para debatir habrá “posibilidades de éxito” en las negociaciones.

Sin embargo, el activista cuestionó la postura del presidente Donald Trump sobre el tema, y de algunos altos funcionarios de su gobierno quienes, al referirse al tema, “desconocen lo que hemos acordaron en los últimos meses tanto con demócratas como republicanos”.


El tuit de Trump

El martes, Trump acusó a los demócratas del Congreso de no estar haciendo nada respecto a DACA, y presumió a través de la red social Twitter que los dreamers terminarán por “enamorarse” de él.

Este miércoles, Kellyanne Conway, consejera principal del presidente, dijo a la cadena de noticias Fox que un eventual acuerdo para los dreamers pasa por la inclusión de una serie de medidas para controlar inmigración ilegal, regular la inmigración legal y asegurar la frontera con la contratación de nuevos agentes, además de la construcción del muro en la frontera con México.

La postura de la Casa Blanca fue definida por Trump el 10 de agosto del año pasado cuando delineó su plan migratorio basado en el proyecto de ley S.534 de los senadores republicanos David Perdue (Georgia) y Tom Cotton (Arkansas).

La reforma Perdue-Cotton

El proyecto Perdue-Cotton, entre otras medidas:


  • Cancela la Lotería de Visas
  • Limita el programa de refugiados
  • Ordena revisar la política de asilo
  • Cambia y reduce el sistema de reunificación familiar
  • Endurece los requisitos para obtener visas
  • Limita los perdones por causa de inadmisibilidad
  • Endurece los requisitos para una visa de trabajo
  • Limita los años que pueden permanecer los no inmigrantes que entran con visa
  • Exige que los familiares extranjeros de ciudadanos que entren al país tengan un seguro médico que cubra todos los costes sanitarios sin que la persona tenga que pagar.

Los dreamers y los demócratas rechazan que en el debate del presupuesto el Dream Act incluya algunos de los puntos del plan migratorio Perdue-Cotton.

Cambio de postura

En el comienzo de las discusiones, a principios de septiembre cuando el fiscal general, Jeff Sessions, canceló DACA, fue el propio Trump quien le pidió al Congreso que apruebe una ley para legalizar a los casi 800,000 jóvenes amparados de la deportación por el programa.

Días más tarde, el liderazgo demócrata se reunió con el mandatario a puertas cerradas y, al término del encuentro, la lider de la minoría demócrata en Representantes Nancy Pelosi (California) y su equivalente en el Senado Charles Schumer (Nueva York), anunciaron un acuerdo con Trump para legalizar a los dreamers, pero el mandatario negó cualquier entendimiento con la oposición.

Inmediatamente después, el presidente condicionó la aprobación del Dream Act a la aprobación de fondos por parte del Congreso para construir el muro, contratar nuevos agentes fronterizos, aumentar los arrestos de indocumentados y acelerar las deportaciones.

Los dreamers exigieron no ser utilizados “como moneda de cambio” y advirtieron que no apoyaban los planes del presidente, política que colocaba a sus padres y familiares al borde de la deportación de Estados Unidos.

Futuro incierto

“No sabemos, por ahora, si el ejecutivo insistirá en su postura. Eso se sabrá esta tarde (miércoles) a las 4 PM cuando se reunan los liderazgos de ambas cámaras con dos funcionarios de la Casa Blanca, para hablar sobre el presupuesto”, dijo otra fuente legislativa que pidió mantener su nombre en reserva.

Agregó que “una de las principales preocupacioners es que la Casa Blanca cambia de opinión en cualquier nmomento”, y no “existe ningún tipo de ganartía” respecto a qué tipo de proyecto de ley estaría dispuesto a firmar el presidente.

Sin embargo, agregó que, por ahora, “es difícil definir si habrá un acuerdo y sobre qué bases. Recién estamos regresando al trabajo tras el receso de Navidad y Año Nuevo”.

Bajo la manga

Advirtió que “las negociaciones continúan en varios frentes”, y que uno de ellos, comandado por los senadores Richard Durbin (demócrata por Illinois) y Jeff Flake (republicano por Arizona), “tiene avanzado un plan bipartidista” que pudiera reunir los votos suficientes para ser prersentado al pleno antes del 19 de enero.

“No conozco los detalles. Pero al final del día, dependerá del Paul Ryan (Wisconsin) y Mitchell McConnell (Kentuchy), líderes de la Cámara de Representantes y del Senado respectivamente, llevar el Dream Act al pleno para que sea votado.

“Por eso le digo que no hay ninguna garantía en estos momentos. Estamos a merced de ellos”, añadió.

La oficina del representante Mike Coffman (republicano por Colorado), dijo que “es difícil decir algo por ahora antes de que todos regresen del receso de fin de año”, y que una respuesta podría conocerse “la proxima semana”.

Un portavoz del Caucus Congresional Hispano dijo a Univision Noticias que seguirá enfocado “en proteger a los dreamers” y que insistirá en una “cooperación bipartidista” para pasar el Dream Act en ambas cámaras del Congreso lo antes posible.

"Aquí para quedarnos": las mejores imágenes de la lucha de los inmigrantes en 2017

Loading
Cargando galería