null: nullpx

Quién es Kevin McAleenan, el nuevo director interino del DHS nombrado por Trump para sustituir a Nielsen

El presidente Donald Trump anunció su nombramiento el domingo a través de su cuenta de Twitter, donde también informó de la salida de Kirstjen Nielsen, quien renunció al cargo como jefa de la seguridad nacional de Estados Unidos.
8 Abr 2019 – 10:00 AM EDT

El nuevo director interino del Departamento de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, es un veterano de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) de 47 años nacido en Hawaii. El presidente Donald Trump anunció su nombramiento el domingo a través de su cuenta en la red social Twitter, donde también anunció la salida de Kirstjen Nielsen, quien renunció al cargo.

“La Secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen dejará su puesto y me gustaría agradecerle por su servicio”, dijo el mandatario en un primer mensaje. “Me complace anunciar que Kevin McAleenan, el actual Comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza se convertirá en Secretario Interino de @DHSgov. ¡Tengo confianza en que Kevin hará un gran trabajo!”, agregó en un segundo texto.



La 'tolerancia cero'

Una de las primeras referencias de McAleenan fue su defensa, a finales de noviembre, del uso de gas lacrimógeno en la frontera para detener a un grupo de migrantes centroamericanos que trató de ingresar en grupo por el paso de San Ysidro para pedir asilo en Estados Unidos.

El entonces comisionado del CBP dijo que el uso de gas pimienta fue necesario para prevenir que “una situación peligrosa de tornara peor”.

El fallido intento de ingresar al país se produjo por la desesperación de cientos de indocumentados que marcharon desde el Triángulo Norte (El Salvador, Guatemala y Honduras) tras huir de la violencia y la pobreza extrema, y se toparon con la política de 'tolerancia cero' de Trump en la frontera, que los obliga a pedir un número y esperar en territorio mexicano hasta ser llamado para una entrevista, algo que puede demorar semanas.

Y que una vez logran ser recibidos e interrogados por agentes migratorios estadounidenses, muchos de aquellos que pasan una entrevista de miedo creíble son regresados nuevamente a México a esperar que un juez de inmigración decida si aprueba o rechaza sus peticiones de asilo, algo que puede demorar años.

El resto es impedido de entrar al país y es regresado a territorio mexicano.


Quién es McAleenan

McAleenan nació en Hawaii en 1971 y tras la renuncia de Nielsen, confirmada el domingo por Trump, es la primera opción para dirigir el departamento (ministerio) que encabeza la fuerza nacional de deportaciones que Trump prometió durante su campaña.

El mandatario aseguró en aquel tiempo que deportaría a la totalidad de los 10.4 millones de indocumentados, pero una vez llegado a la Casa Blanca descubrió que su política antinmigrante choca con leyes y acuerdos judiciales vigentes y que tienen el propósito de salvaguardar los derechos de los inmigrantes, sobre todo los
menores de edad.

Desde 2017 se desempeñaba como comisionado de la CBP. Si bien en un comienzo fungió provisoriamente, en marzo del año pasado fue juramentado en el puesto.

McAleenan es una de las voces más activas en defender la política y el discurso de Trump, quien ha vuelto a colocar el tema de los indocumentados y la construcción del muro en la frontera con México como ejes de su campaña de reelección 2020.


“Punto crítico”

El pasado 27 de marzo McAleenan dio una conferencia de prensa en un tramo de la frontera entre Texas y México donde pidió al gobierno federal ayuda para responder, dijo, a una “crisis humanitaria sin precedentes”.

El funcionario denunció que se había llegado a un "punto crítico" después de que los agentes fronterizos apresaran a unos 12,000 migrantes en apenas dos días.

"Vamos camino de las 100,000 aprehensiones y encuentros con migrantes, de los cuales el 90 % –unos 90,000– han cruzado la frontera ilegalmente entre los puertos de entrada. Marzo presentará las cifras más altas en más de una década", dijo McAleenan.

"4,000 es un número alto (...) 6,000 es un nivel crítico. 13,000 no tiene precedentes", aseguró el entonces comisionado del CBP.

McAleenan también señaló que "la única forma de fundamentalmente resolver este flujo es que el Congreso actúe y que se restituya la integridad de nuestro sistema migratorio".

Mientras esto no se lleve a cabo "tomaremos todas las acciones que estén en nuestro poder" para atender la crisis en la frontera, añadió. "Necesitamos asistencia y recursos adicionales para atender este flujo", aseguró al pedir a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) agilizar los procesos para recibir a las familias y a los niños no acompañados en sus centros, también afectados por la crisis que ha llevado a una escasez de camas para recibirlos.


El reto

Los retos que deberá enfrentar McAleenan son los mismos que no logró sortear Nielsen y que incomodan a Trump. La ley de inmigración cuenta con mecanismos que protegen y resguardan los derechos de los inmigrantes para evitar abusos por parte del gobierno federal, y que se respete el cumplimiento de convenios internacionales, como el derecho al asilo.

Estas protecciones, que Trump se ha referido a ellas como “vacíos” o “lagunas legales” son:


  • Acuerdo judicial Flores de 1997. Prohíbe al gobierno federal privar de libertad a menores de edad en prisiones federales. Pero el gobierno de Trump considera que la vigencia de este beneficio entorpece sus planes de deportar al mayor número de indocumentados en el menor tiempo posible.
  • Ley TVPRA de 2008 sobre la prevención del tráfico humano. Prohíbe la deportación inmediata de menores indocumentados que no sean de países fronterizos (Canadá o México) y exige que sus futuros sean decididos por un juez de inmigración.
  • Acuerdo Zadvydas de 1997. ICE no tiene derecho a mantener a un no ciudadano bajo custodia al que no ha podido deportar por más de seis meses a menos de que presenten claras señales de ser un riesgo para la seguridad nacional.

“Las lagunas legales obstaculizan significativamente la capacidad del DHS para detener apropiadamente y eliminar rápidamente las unidades familiares que no tienen base legal para permanecer en el país", dijo en seoptiembre del año pasado Nielsen.
Dos meses antes de aquella declaración y tras un recurso presentado en un tribunal federal de California por el entonces procurador general, Jeff Sessions, la jueza Doly Gee rechazó el pedido y describió la solicitud como un intento “cínico” de deshacer un añejo acuerdo judicial que protege a menores de abusos por parte del gobierno.

El tribunal que preside Gee es el encargado de velar por el cumplimiento del Acuerdo Flores.

“La mayor redada en los últimos 10 años”: imágenes del arresto de más de 280 inmigrantes en Texas

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés