Inmigrantes indocumentados

Por qué esta azafata con DACA y casada con un estadounidense pasó más de un mes en una cárcel de ICE por un error de su empresa

El caso de Selene Saavedra Román refleja que con el endurecimiento de la política migratoria de la administración Trump y el limbo legal en el que han quedado los dreamers, cualquier error puede salir muy caro. Cuando su historia se hizo pública, la joven fue liberada casi que de inmediato, pero aún enfrenta la deportación.
24 Mar 2019 – 10:04 AM EDT

Selene Saavedra Román tiene 28 años y llegó a Estados Unidos cuando tenía solo 3, proveniente de Perú. Era tan pequeña que no recuerda otro como su país, sino este donde creció. Aún así siempre fue consciente de su situación migratoria, lo que dejó de preocuparle un poco desde que en 2012 se benefició con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Como dreamer pudo concluir sus estudios en la Universidad Texas A&M y conseguir luego el trabajo de sus sueños: ser azafata. Luego se casó con su novio de la universidad, el estadounidense David Watkins, a través de quien está tratando de legalizarse. Todo parecía ir bien hasta que la empresa de la que es empleada, Mesa Airlines, le pidió que trabajara en un vuelo a México.

Saavedra Román aplicó a un trabajo en una aerolínea regional con la intención de no tener que salir del país y advirtió a sus jefes que era beneficiaria de DACA para que no la programaran en vuelos internacionales. Aún así, el mes pasado lo hicieron.

Ella le expresó nuevamente su preocupación a la empresa acerca de su estatus migratorio después de que se le asignó laborar en un vuelo internacional, pero ellos le aseguraron que no pasaría nada. No fue así: las autoridades migratorias la detuvieron en el aeropuerto al regresar a Houston el 12 de febrero.

"Ahí estuvo detenida más o menos como 24 horas y luego la movieron a una área de detención en Conroe, Texas", explicó al Noticiero Unvision la abogada que la representa, Belinda Arroyo.

Saavedra Román pasó seis semanas en una cárcel del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), de la que salió el viernes pasado, después de que su esposo y su representante legal llevaran más de un mes intentando negociar con las autoridades migratorias para que la dejaran en libertad, pero coincidencialmente solo un día después de que su caso cobró notoriedad nacional y hasta Hillary Clinton se pronunció al respecto.

¿Cuáles fueron los errores?

El primero fue no contactar a un abogado de inmigración para consultarle sobre su viaje, aunque quienes insistieron en que todo estaría bien fueron los de la aerolínea para la que esta dreamer trabaja. Sin embargo, ellos también tendrían que haber investigado con un experto en el tema, según su abogada.

En un comunicado conjunto con la Asociación de Ayudantes de Vuelo, el director general de la aerolínea, Jonathan Ornstein, se disculpó con Saavedra Román y pidió a las autoridades estadounidenses liberarla, argumentando que era injusto detener a alguien "por algo que no es más que un error administrativo y un malentendido".

"Nunca le debieron aconsejar que podía viajar", dijo Arroyo. "Fue un gran error".

Estando bajo custodia de ICE, empezó la pesadilla. Su esposo y su abogada la visitaban con frecuencia para decidir qué pasos seguir, pero las cosas se empezaron a complicar.

"Recibimos información del oficial de ICE de que la razón por la que todavía no la habían dejado ir es porque estaban verificando a ver si le podían revocar DACA por haber salido del país sin permiso", explicó a Univision Noticias la representante legal.

La abogada reconoció que su cliente cometió un segundo error por no haber solicitado antes un permiso para viajar al extranjero ( advance parole) del gobierno para volver a entrar, pero aclaró que de todas maneras se lo hubieran negado debido el litigio legal en el que se encuentra DACA en las cortes. Tras el intento de cancelación de DACA por parte de Donald Trump esa opción se eliminó.

"Ellos (los dreamers) están perdidos en un limbo legal y se está volviendo un tanto ridículo. Este caso es básicamente el símbolo de lo que pasa cuando dejas a la gente en el limbo legal", expresó Arroyo.

Las razones de ICE

ICE indicó que estaba examinando su estatus en ese momento y por eso no la dejaba en libertad, con el argumento de que revisan cada caso individualmente.

Previamente, la agencia había dicho que Saavedra Román no tenía un documento válido para entrar al país y estaba detenida mientras pasaba por los procedimientos de las cortes migratorias. Aún así, esto no explicaba por qué debía permanecer en el centro de detención y no podía esperar en libertad ese proceso.

De acuerdo con sus procedimientos, la agencia migratoria no ha comentado sobre el caso en particular, pero ha recalcado sobre el tema que quienes salen al extranjero sin un documento especial que les permita hacerlo dejan de estar protegidos por el programa DACA. Sin embargo, ICE confirmó que ya no emite ese documento a los dreamers que deseen viajar (ni por razones humanitarias).

La presión de la opinión pública

Saavedra Román y su esposo empezaron a temer que los días iban a seguir pasando en ese limbo legal por las complicaciones de su caso. La joven empezó a sufrir de ansiedad y depresión. Estaba desesperada y a eso se sumaba que a su esposo solo le permitían ir a visitarla una vez a la semana y pero aún, no podía ni abrazarlo: siempre estaban separados por un grueso cristal.

Fue cuando decidieron exigir publicamente su liberación. La abogada y la Asociación de Ayudantes de Vuelo encendieron las alarmas para que la comunidad supiera lo que estaba pasando y los apoyara.

"Selene Saavedra Román es una dreamer con protección de estatus, no tiene historial criminal y simplemente estaba haciendo su trabajo como una azafata certificada de EEUU. Pero fue detenida por ICE y ha sido retenida por más de un mes sin un final a la vista", escribió el jueves en Twitter Sara Nelson, la presidenta de la Asociación de Ayudantes de Vuelo-CWA.

En ese mismo tuit puso una petición para que los que apoyaran el caso de esta dreamer firmaran exigiendo su liberación. La respuesta fue inmediata y más de 20,000 personas se unieron al pedido. En las siguientes horas el caso empezó a dar la vuelta al país en redes sociales y los titulares de medios, a través de organizaciones, abogados y activistas.

"Esta es una historia terrible", respondió Hillary Clinton al tuit de Nelson y pidió que firmaran la petición.

"Historias dolorosas como la de Selene subrayan la crueldad de la agenda migratoria de Trump. Los cientos de miles de dreamers, cuyo futuro está en peligro por esta administración, merecen algo mejor", advirtió a través de la misma red social el candidato presidencial demócrata Julián Castro.

Pasó solo un día y Saavedra Román llamó a su esposo para decirle que saldría libre. "Estaba llorando y dijo ‘Por favor, ven por mí’", contó su esposo David Watkins a reporteros, quien asegura que estas han sido las semanas más difíciles de sus vidas.

"Lloré y abracé a mi esposo y no lo quería soltar nunca", expresó ella en un comunicado tras ser liberada. "Estoy agradecida por las personas maravillosas que vinieron a luchar por mí, eso llena mi corazón. Gracias a todos los que me han apoyado. Estoy tan feliz de tener de nuevo mi libertad".

En peligro de deportación

La joven recuperó su libertad el viernes, pero su batalla aún no termina. El propio senador y pre candidato presidencial demócrata Bernie Sanders así lo recordó en el tuit donde celebró que Saavedra salió del centro de detención, advirtiendo que aún hay trabajo por hacer.

"Selene fue liberada, ¡pero la batalla no se ha terminado! Ella estará luchando contra su deportación en los próximos meses. No tiene sentido deportar a dreamers como Selene del único país que conocen como su hogar", escribió Sanders.

Saavedra Román tiene programado comparecer ante un juez migratorio en abril, donde tendrá que buscar que no la deporten del país.

Su esposo dice que seguirán luchando juntos. "Le dije ‘incluso si te deportan a Perú, simplemente me iré contigo’", contó. "Pase lo que pase en el futuro, no me daré por vencido. Seguiré luchando".

Watkins sigue sorprendido de todo lo que han vivido, pues asegura que en un principio no estaba preocupado por el viaje porque ya habían obtenido aprobación de ICE para que ella solicitara su residencia como esposa de un estadounidense. Además, resaltó el hecho de que ella no tiene antecedentes penales y paga impuestos desde hace mucho tiempo.

Aún así fue detenida y es un caso que refleja –de nuevo– cómo las políticas migratorias de 'toleracia cero' de esta administración no perdonan a nadie, ya no se enfoca solo en criminales. Los abogados advierten que cualquier indocumentado puede quedar en la mira de ICE si no se sabe asesorar bien y si no toma los pasos adecuados puede enfrentarse a una situación como esta aunque lleve casi toda su vida viviendo en el país, tenga DACA o hijos/esposo(a) estadounidense.

Ahora le dan "prioridad a la deportación de todo inmigrante, sin importar si es o no una persona que contribuye positivamente a este país", afirma Jorge Mario Cabrera, vocero de la Coalición para los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA).

En un comunicado, el sindicato que representa a Saavedra Román y a sus colegas indicó que lo sucedido "resalta la urgencia de una reforma migratoria con sentido común y una solución para los niños estadounidenses que forman parte de DACA".


Cinco dreamers, cinco historias de superación (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés