null: nullpx
Control de Inmigración y Aduanas (ICE)

Otro migrante muere bajo custodia de ICE: ya van ocho fallecidos en lo que va del año

El inmigrante perdió la vida debido a una hemorragia cerebral que sufrió mientras dormía en una celda en el centro de detención Otay Mesa, en el sur de California. Activistas han señalado a esa cárcel privada por “problemas con la atención médica y de salud mental” y otras fallas. La empresa que la administra recibe un pago de más de 2.7 millones de dólares mensuales por albergar personas bajo resguardo de ICE.
3 Oct 2019 – 3:12 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) ha confirmado que un inmigrante africano de 37 años falleció esta semana mientras se encontraba bajo su custodia en el sur de California. Este hombre perdió la vida el 1 de octubre en un hospital de San Diego por una hemorragia cerebral.

En lo que va de 2019, al menos ocho personas murieron estando detenidas por esta agencia federal. El 10 de septiembre, el mexicano Roberto Rodríguez Espinoza, de 37 años, falleció en una clínica en el estado de Illinois también debido a una hemorragia cerebral.

ICE informó que Nebane Abienwi, originario de Camerún, se encontraba en tratamiento desde el 26 de septiembre, cuando fue llevado de urgencia al Centro Médico Sharp´s Chula Vista Sharp después de experimentar un incidente hipertensivo en medio de la noche.

El migrante llegó paralizado del lado izquierdo de su cuerpo y permaneció hospitalizado hasta que falleció este martes. Sus familiares y el Consulado General de Camerún ya fueron notificados sobre lo ocurrido, asegura el gobierno estadounidense.

“El personal médico identificó la causa de deceso como muerte cerebral secundaria a hemorragia de los ganglios basales”, explicó la dependencia en un comunicado.


La muerte del africano es la primera en los registros de ICE en lo que va de este año fiscal, el cual comenzó el martes. Otros siete migrantes detenidos han perdido la vida desde enero.

Abienwi se presentó el 5 de septiembre en la garita de San Ysidro, en la frontera entre California y México, solicitando ingresar al país. Según los registros del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), no portaba “documentos de entrada adecuados” y fue puesto bajo resguardo de ICE el 19 de ese mes.

La agencia federal subrayó que el camerunés recibió atención médica adecuada desde que ingresó al centro de detención Otay Mesa, en el sur del condado de San Diego.

“ICE está firmemente comprometido con la salud y el bienestar de todos los que están bajo su custodia y está llevando a cabo una revisión exhaustiva de este incidente en toda la agencia, como lo hace en todos los casos”, comentó en un comunicado.

“Las muertes bajo custodia de ICE, estadísticamente, son extremadamente raras y ocurren en una pequeña fracción de la tasa de la población total detenida en Estados Unidos”, aclaró.

Pero la Fiscalía general de California advirtió en un reporte publicado en febrero que el centro de detención Otay Mesa, el cual administra la empresa CoreCivic, ha sido señalado por organizaciones comunitarias desde su apertura en 2015 por “problemas con la atención médica y de salud mental, el proceso de revisión por las muertes de detenidos, y denuncias de agresión sexual, negligencia y acoso”.

También cita una demanda colectiva presentada en mayo de 2017 alegando violaciones laborales derivadas del bajo salario recibido por los detenidos que trabajan en la instalación. Por otro lado, en abril de 2018 se presentó una queja por la falta de personal en esa cárcel migratoria.

El informa de la Fiscalía estatal revela que ICE le paga a CoreCivic una tarifa mensual de 2.7 millones de dólares por un mínimo garantizado de 600 camas y otra de 138 dólares por cada cama adicional en el penal de Otay Mesa.

Si bien su capacidad máxima establecida es de 896 detenidos, ICE informó que en el año fiscal 2017 la población diaria promedio en esas instalaciones fue de 1,028 personas.

En los últimos cuatro años, Otay Mesa ha albergado a más de 22,200 detenidos, de los cuales el 42.7% eran mexicanos, 5% guatemaltecos y 4.4% chinos. Los originarios de Camerún representaron el 1.17% de la población general en ese período.

En promedio, los detenidos se quedan 41 días en Otay Mesa, aunque un migrante estuvo casi tres años.


En fotos: La vida en el centro de detención de inmigrantes más grande de California

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés