null: nullpx
Redadas

"Nadie quiere abrir la puerta": el miedo se apodera de una comunidad visitada por ICE en Houston

Los vecinos de un complejo de apartamentos ni siquiera quisieron abrirle la puerta a la empleada de la gerencia que quiso entregarles un boletín con sus derechos como inmigrantes. Las puertas de este lugar permanecieron cerradas y fueron pocos los que accedieron a contar lo que se vivió la mañana del lunes, cuando aseguran que llegó un grupo de agentes de ICE en busca de inmigrantes sin papeles.
15 Jul 2019 – 6:43 PM EDT

HOUSTON, Texas.- "Estimados residentes, para su seguridad les avisamos que si les tocan la puerta miren por su ventana antes de abrir. No tienen que abrir si no conocen a la persona que les está tocando". Ese mensaje de advertencia está impreso en un panfleto que la gerencia del condominio El Paraíso, al suroeste de Houston, intentó repartir este lunes poco después de que, aseguran, agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) llegaran buscando a inmigrantes indocumentados. Pero la empleada de la gerencia se devolvió con muchos de esos papeles en la mano, pues los vecinos no quisieron abrirle la puerta.

"Yo les toqué y les dije: '¡Oficina!', y nada, no me abren. Tampoco los culpo, tienen miedo", dice la mujer.

Desde las 8:00am de este lunes esta comunidad entró en alerta atemorizados por la amenaza del presidente Donald Trump sobre el inicio de redadas masivas para detener a inmigrantes con órdenes finales de deportación. No pensaron que estarían tan pronto en la lista de operativos de ICE, pero esta mañana comenzó a correr el rumor por Whatsapp y mensajes de texto, y todos cerraron sus puertas.

Aunque los vecinos y organizaciones aseguran que se trataba de agentes de ICE, Univision Noticias no pudo constatar de forma independiente la información. Un correo fue enviado al Servicio de Inmigraci´on para obtener datos sobre la operaci´on, pero no hubo una respuesta.

Obdilia Leija, gerente del condominio, dice que desde temprano recibió la llamada de uno de los vecinos para alertarle: "Están tocando mi puerta", le dijo al teléfono mientras los funcionarios de ICE esperaban por él fuera de su casa. Cuando ella llegó a su oficina ya todo había pasado pero aun así tomó medidas.

"No pienso que podemos decirle a ICE que se tienen que ir, pero aunque sea vamos a ayudar a los vecinos a sentirse más seguros", señala. Así que la orden que dio es que todos los portones de acceso al conjunto residencial estén cerrados con llave. Fue por una de las puertas del estacionamiento, que estaba abierta, que ella cree que los funcionarios entraron en varios vehículos.

Desde entonces se instauró una especie de toque de queda en El Paraíso.

Los activistas en algunas de las 10 ciudades en las que Trump prometió detener a cientos de personas ya han advertido que aunque no se han visto grandes redadas con numerosas detenciones al mismo tiempo, la estrategia del presidente sí ha sido efectiva para "sembrar el terror". Hasta ahora se ha conocido de operaciones similares a la de este lunes en Houston: el 13 de julio en San Diego, California, las autoridades informaron que en cinco días habían detenido a unas 20 personas, 85% con condenas o cargos por delitos relacionados con drogas, armas, robo, violencia doméstica o fraude. Y en ambas lo común es el miedo que siente la gente.


Aunque nadie pudo dar cifras exactas sobre el número de personas detenidas este lunes por ICE en Houston, la organizaci´on proinmigrante FIEL calculó que fueron entre una y seis. Las contó sobre la base de los testimonios de varios vecinos con los que conversaron. La agencia federal no confirmó tampoco esta cifra.


Entrar y encerrarse

Entre los vecinos de El Paraíso comenzó a circular esta mañana un video y entonces se dieron cuenta de que no habían sido los únicos afectados.

"Aquí todo el mundo se estaba avisando por mensajes", cuenta Jorge Torres, un joven de 24 años, estadounidense pero de familia hondureña y que vive desde hace ocho meses en esa urbanizaci´on. "La información que sepa se la voy a pasar a mis amigos", agrega.

En su teléfono tenía el video. Se veía a los agentes federales bajándose de un vehículo negro y en otra foto llevaban a un detenido. Las imágenes eran en el conjunto contiguo, el Waterfall Park, quienes también recibieron la visita de ICE. Desde la puerta de su casa, él identifica el lugar preciso en el que fueron grabadas las imágenes.

"Es la primera vez que veo esto", dice Torres y señala que el miedo ha dejado sola la calle, pese a que los colegios están en plenas vacaciones. "Aquí lo normal es ver a los niños jugando o a la gente limpiando sus carros. Ahora no hay nadie. Todos tienen miedo y si les tocas la puerta seguro que no te van a abrir", agrega.

Y fue así, no abrieron la puerta y quienes eran hallados de camino a sus casas y accedieron a hablar, no dieron sus nombres. Algunos solo respondían "vengo llegando, no sé nada", y seguían su camino.

Y otros, como la mexicana indocumentada María Guadalupe, de 34 años, aseguró que ni siquiera se atreve a salir de su casa. Mientras lavaba la ropa en la zona común del vecindario El Paraíso, vigilaba a cada minuto la puerta asegurándose de que nadie extraño viniera. "Yo no tengo mal récord y nunca me ha agarrado inmigración, pero igual me da miedo, no he salido. Escucho el noticiero y por lo que está pasando prefiero no salir".

Y en Waterfall Park, Delmy Beltrán, una salvadoreña que pidió asilo, dice que aunque tiene permiso de trabajo no deja de temer: "Uno no deja de pensar que lo que tengo es un permiso de trabajo, no algo seguro". Así que ella es de las que también solo sale de casa para ir a trabajar y de regreso se encierra con llave.

En fotos: Así recomiendan actuar a los inmigrantes en caso de ser detenidos por ICE o la policía

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés