null: nullpx

La barrera del idioma: urgen al gobierno respetar los derechos civiles de los migrantes en la frontera

El Centro para el Cambio Americano (CAP) recomienda garantizar que los agentes que hablen español u otra lengua tengan suficiente habilidad para interactuar de manera efectiva y con ello eviten muertes, como ocurrió en diciembre con dos inmigrantes guatemaltecos que llegaron en busca de asilo.
20 Feb 2019 – 7:11 AM EST

El gobierno de Donald Trump debe destinar “los recursos que sean necesarios” para garantizar el respeto a los derechos civiles de los migrantes y con ello evitar más muertes de indocumentados en manos de agencias federales, concluye un estudio titulado 'El acceso al idioma tiene consecuencias de vida o muerte para los migrantes', elaborado por el Center for American Progress (Centro para el Progreso Americano, CAP) y que fue publicado este miércoles.

El informe fue elaborado en respuesta a las muertes de los inmigrantes guatemaltecos Jakelin Amei Rosmery Caal Maquin (7) y Felipe Gómez Alonzo (8), cuyas familias hablan idiomas indígenas, barrera lingüística que jugó un papel determinante en la toma de decisiones por parte de las autoridades federales estadounidenses cuando activaron servicios médicos para atender sus padecimientos.

La Oficina de Derechos y Libertades Civiles del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) debe desempeñar un papel más importante en "la determinación de los recursos necesarios en las actividades de los organismos de primera línea", tales como la unidad de operaciones de campo de la Patrulla Fronteriza (CBP) y la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), señalan los autores del estudio los investigadores, Tom Jawetz y Scott Shuchart, ambos del CAP.


Las muertes

La niña Caal Maquin, originaria de Guatemala, entró al país junto con su padre de manera indocumentada y murió el 8 de diciembre del año pasado, mientras se encontraba bajo la custodia del CBP.

El DHS explicó en un comunicado que la menor falleció luego de pasar un día de viaje peligroso a través de terrenos remotos y áridos. El departamento indicó que su padre les dijo que la niña “ no había podido tomar agua o alimentos durante días, comenzó a vomitar, entró en choque séptico y murió después de recibir tratamiento de emergencia".

El menor Gómez Alonso también falleció estando bajo custodia del CBP con amenas dos semanas de diferencia. La agencia explicó que el menor y su padre fueron detenidos el 18 de diciembre en El Paso, Texas, por haber entrado Estados Unidos sin autorización.

En ambos casos se trató de inmigrantes que huyeron de sus países a causa de la pobreza y la violencia, y viajaron a Estados Unidos en busca de asilo.

Tras confirmar ambas muertes, el CBP dijo que, “de acuerdo con la legislación existente, estos individuos son trasladados a instalaciones federales donde quedan pendientes de su expulsión o de su liberación en el interior del país a la espera de un proceso judicial. Durante el período de detención, son sometidos a revisiones médicas y reciben tratamiento cuando es necesario", agregó.


Cambios necesarios

Tanto Jawetz como Shuchart indican que las recomendaciones contenidas en el estudio garantizarán que la Patrulla Fronteriza pueda servir mejor a esas personas, con o sin dominio del idioma inglés o el español de una manera más efectiva.

Entre las recomendaciones destacan:


  • Una evaluación proactiva de las necesidades lingüísticas de cada migrante a su llegada y cuando queda bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza.
  • Identificar los obstáculos de acceso a la lengua indígena.
  • Evaluaciones médicas proactivas a la llegada de los migrantes en custodia de la Patrulla Fronteriza en lugar de depender de su capacidad para identificar o comunicar sus propias necesidades médicas.
  • Crear una unidad dedicada a la interpretación de idiomas indígenas.
  • Garantizar que los agentes que hablen español con los migrantes tengan suficiente habilidad en el idioma para interactuar de manera efectiva.
  • Aumentar el uso del video.
  • Que la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia garantice que el DHS satisfaga sus necesidades de acceso a idiomas.

Demasiado tarde

Los autores señalan, además, que los esfuerzos del DHS para expandir el acceso a idiomas “han sido demasiado recientes y demasiado tarde para abordar la escala de necesidades en todas las operaciones" del DHS.

Añade que “los escasos recursos y la planificación dedicados a este esfuerzo han resultado ser particularmente inadecuados para abordar la cambiante composición demográfica de los migrantes que son detenidos y procesados por la Patrulla Fronteriza en la frontera sur”.

Se trata, advierten, de elementos suficientes “para determinar la necesidad de asistencia lingüística a las personas” parta evitar que se repitan tragedias similares a las registradas con los casos de los menores Caal Maquin y Gómez Alonso.


Cambio demográfico

En cuanto al número o proporción de hablantes de idiomas extranjeros durante la última década, Estados Unidos ha visto una marcada disminución en las detenciones de hombres de habla hispana, en su mayoría mexicanos, y un aumento en las detenciones de familias y niños particularmente de países del Triángulo del Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) que no hablan español, sino idiomas indígenas.

“Muchas de estas personas han viajado largas distancias en circunstancias peligrosas y frecuentemente buscan protección humanitaria”, detalla el estudio. “Y la mayoría se trata de mujeres y niños”, añade.

En el año fiscal 2017, se lee en el reporte, la Patrulla Fronteriza arrestó a 164,718 inmigrantes provenientes del Triángulo Norte, equivalente al 53% de todas las aprehensiones en la frontera sur. En el 2016 fueron 200,666 detenciones, el 48% de todos los arrestos.


“Las recomendaciones presentadas en este informe representan un plan de sentido común (y, lo que es más importante, alcanzable) para garantizar que todos los migrantes bajo la custodia del CBP puedan recibir la atención médica necesaria y que ningún otro niño muera debido a una atención inadecuada”, concluyen Jawetz y Shuchart.

La accidentada geografía que hace que el muro de Trump cueste 5,700 millones de dólares (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés