Muertes

Niña de 7 años muere por deshidratación bajo custodia de la Patrulla Fronteriza tras cruzar el desierto

La pequeña migrante de Guatemala estaba junto con su padre y un grupo de más de 150 indocumentados cuando cruzaron el desierto de Nuevo México y se entregaron a las autoridades. Horas después, en el centro de detención para inmigrantes empezó a convulsionar y aunque fue trasladada en helicóptero a un hospital, allí murió por un choque séptico, fiebre y deshidratación.
14 Dic 2018 – 9:21 PM EST

Una niña guatemalteca de 7 años murió la semana pasada por deshidratación y agotamiento tras ser puesta bajo custodia de la Patrulla Fronteriza (CBP) luego de cruzar por el desierto de Nuevo México junto a su padre y un grupo grande de indocumentados, según informó este jueves la agencia citada por el diario The Washington Post.

De acuerdo con la agencia, la menor y su padre quedaron bajo custodia de las autoridades alrededor de las 10:00 de la noche el pasado 6 de diciembre al sur de Lordsburg, Nuevo México, como parte de un grupo de 163 personas que se entregaron a agentes fronterizos tras cruzar el desierto.

La menor fue identificada este viernes por una funcionaria de la cancillería guatemalteca como Jackeline Caal.

Aunque el incidente sucedió hace ya una semana, CBP no había reportado lo sucedido con la niña, quien ocho horas después del arresto empezó a convulsionar (a eso de las 6:25 am). De acuerdo con la agencia migratoria, cuando tomaron la temperatura de su cuerpo tenía 105.7 grados Fahrenheit y por eso llamaron a primeros auxilios.

Sin embargo, Jacob Soboroff, periodista de MSNBC, indicó que una fuente en la Patrulla Fronteriza le confirmó que el padre de la menor notificó a los agentes fronterizos que transportaron a la menor que ella estaba vomitando a las 5:00 AM. En ese caso, la niña estuvo sin tratar una hora y media, hasta que el autobús llegó a la estación de la Patrulla Fronteriza.

Según el comunicado oficial, la menor no había comido ni consumido agua por varios días. Fue entonces cuando la transportaron en un helicóptero a un hospital en El Paso, pero la niña sufrió un paro cardíaco y aunque fue revivida, no se recuperó y murió menos de 24 horas después de llegar al centro médico.

CBP no reveló el nombre de la niña ni de su padre, quien continúa en El Paso esperando reunirse con el Consulado de Guatemala mientras la agencia migratoria investiga el incidente para verificar que se hubieran tomado las medidas adecuadas en este caso.

Aunque los agentes fronterizos ofrecen agua y comida a los migrantes que ponen bajo custodia luego de que se entregan tras cruzar el desierto, no es claro si fue lo que sucedió con estas personas y si la pequeña fue examinada por un paramédico la noche antes de que empezara a convulsionar.

"Nuestras sinceras condolencias para la familia de la niña", dijo Andrew Meehan, vocero de CBP, en un comunicado enviado al diario que reportó el fallecimiento. "Los agentes fronterizos tomaron cada paso posible para salvar la vida de la menor bajo las circunstancias más difíciles".

"Como padres y madres, hermanos y hermanas, sentímos empatía con la pérdida de cualquier niño", agregó el portavoz.

La agencia señaló que está a la espera de la autopsia de la menor, pero los resultados podrían tardar varias semanas en conocerse. Sin embargo, el diagnóstico inicial de los médicos del hospital donde fue atentida asegura que la causa de la muerte fue por un choque séptico, fiebre y deshidratación.

La crisis de las familias en la frontera

Aunque la atención mediática ha estado concentrada en los últimos meses en la llegada de la caravana de centroamericanos a Tijuana para pedir asilo en la garita de San Ysidro y entrar por San Diego, cientos de detenciones son realizadas a lo largo de la frontera de Arizona, Texas y Nuevo México. Justo esta semana fueron publicadas las estadísticas del número de indocumentados que llegan por la frontera sur –tanto por los puertos de entrada como los que cruzan ilegalmente– y presentan la entrevista del 'miedo creíble', una cifra que creció drásticamente 67% en el año fiscal 2018.

De hecho, en Arizona son tantos los casos que las autoridades migratorias no se dan abasto en sus centros de detención y han tenido que liberar a familias enteras en iglesias. Algunos han tenido que pasar las noches en estaciones de autobuses, por lo que organizaciones proinmigrantes han rentado hasta cuartos de hoteles para albergarlos mientras pueden viajar a sus destinos finales.

Los arrestos de familias en la frontera se han multiplicado este año y funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional han dicho que las leyes que prohíben la detención de familias por un período largo de tiempo obligan a que estas tengan que ser liberadas. Según el gobierno, esta práctica motiva a los migrantes a traer a sus niños para protegerse de la detención y la deportación.

La Patrulla Fronteriza realizó 25,172 arrestos a personas que ingresaron al territorio como familias durante noviembre, una cifra casi cuatro veces la cifra registrada durante el mismo periodo del año pasado. Además, hubo 5,283 detenciones de niños que viajaron sin compañía de un adulto, un incremento de 33% en comparación con el año anterior.

Los migrantes que viajan como parte de un grupo familiar representaron el 58% de los detenidos el mes pasado por agentes fronterizos.

Kevin McAleenan, funcionario de CBP, dijo esta semana que el aumento en las solicitudes de asilo está disminuyendo drásticamente los recursos de la agencia y esta era la nueva realidad en la frontera, donde miles de personas se están entregando a las autoridades para pedir asilo.

McAleenan advirtió que el gobierno federal no está equipado para manejar tantos casos, la razón por la que solo pueden tomar cierto número de migrantes al día. Además, resaltó que las celdas de detención para migrantes son actualmente "incompatibles" con la nueva realidad de padres que vienen con sus hijos por la frontera en masa.

"Nuestras estaciones de la Patrulla Fronteriza fueron construidas hace décadas para manejar sobre todo hombres adultos bajo custodia, no familias ni niños", explicó ante un comité judicial del Senado.

La estación donde murió la niña guatemalteca recibió un grupo de 227 migrantes este jueves, de acuerdo con CBP. luego de la llegada de otro de 123 indocumentados el día anterior. Estos números son descomunales para este centro de dentención, que tiene una capacidad limitada, según la agencia.


En fotos: Un recorrido por la frontera de Arizona donde se ha incrementado en un 120% el arresto de padres con niños

Loading
Cargando galería
Publicidad