null: nullpx

Gobierno aclara que beneficiarios de TPS siguen siendo indocumentados si salen y vuelven a entrar a EEUU

El servicio de inmigración aclaró que si un indocumentado protegido por un Estatus de Protección Temporal sale con permiso y vuelve a ingresar al país, esa entrada legal no puede ser utilizada con fines de obtener luego la green card.
1 Sep 2020 – 12:19 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Los inmigrantes indocumentados protegidos por un Estatus de Protección Temporal (TPS) que obtienen un permiso de viaje al exterior y luego regresan a Estados Unidos seguirán siendo indocumentados y no podrán utilizar la entrada legal al país para ajustar sus estados de permanencia.

Así lo clarificó este lunes el servicio de inmigración al dar a conocer la decisión tomada por la Oficina de Apelaciones Administrativas (AAO), tras revisar el caso conocido por las siglas Z‑R‑Z‑C.

En algunos casos, inmigrantes amparados por el TPS les otorgaban un permiso o documento de viaje ( advance parole) y, al reingresar nuevamente al país, “era tomado como una entrada legal” y procedían a solicitar un ajuste de estatus, explicaron abogados a Univision Noticias.

Sin embargo, la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) dijo que, tras la decisión tomada por la AAO, se procedió a hacer un cambio en el manual de políticas de la agencia donde se indica que “los beneficiarios de TPS retienen el mismo estatus migratorio después de viajar al extranjero” con la autorización correspondiente.

Pero la regla no afectará a todas las personas protegidos por un TPS.

“Habrá excepciones, sobre todo en la jurisdicción de la Corte de Apelaciones del 9º Circuito”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles (California).

Qué dijo la OOA

“La decisión de la AAO enfatiza que la regla aplica a todos aquellos inmigrantes con TPS que viajen al extranjero con un permiso expedido por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) bajo la sección 244(f)(3) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA)”, explicó Gálvez.

“Si un inmigrante con TPS consigue un advance parole, sale y luego regresa, “esa entrada no será considerada como requisito de admisión para propósitos de residencia ya sea por medio de un cónyuge o un hijo estadounidense mayor de 21 años. En pocas palabras, la entrada legal no será considerada para propósitos de la green card” (tarjeta verde)”, agregó.


“Este viaje no satisface el requisito de elegibilidad de inspeccionado y admitido o con permiso de permanencia temporal para obtener ajuste de estatus al de residente permanente legal”, apuntó la agencia. “Esto es consistente con la aclaración previa de que un viaje autorizado de un beneficiario de TPS no ejecuta una orden final de remoción”, añadió.

El cambio de política no altera los fallos judiciales de 2017 de las cortes de apelaciones del 6º y 9º circuito, “cuyos dictámenes permiten a beneficiarios de TPS que residen en esas jurisdicciones ajustar sus estatus migratorios sin tener que salir y volver a entrar al país para registrar una entrada legal”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami (Florida).


En agosto de 2019 la Corte de Apelaciones de Inmigración (BIA) avaló los dictámenes del 6º y 9º circuito de apelaciones, sentencias que indican que una concesión de TPS proporciona la admisión necesaria para fines de ajuste.

El 9º Circuito lo integran los estados y territorios de Alaska, Hawai, Guam, California, Oregon, Washington, Montana, Idaho, Nevada, Arizona y las Islas Marianas del Norte. El 6º Circuito, por su parte, lo integran los estados de Missouri, Wisconsin, Indiana, Illinois, Kentucky y Tennessee.

Gálvez dijo, además, que los beneficiarios del TPS deben recordar que, “una entrada legal a Estados Unidos es el 50% de la residencia permanente (green card o tarjeta verde)”, y quienes tienen este privilegio “no tienen que salir del país para ajustar su estado migratorio”.

“Lo único que necesita para completar el otro 50% es un cónyugue ciudadano o hijo ciudadano de más de 21 años, y carecer de cualquier problema que lo declare inadmisible en Estados Unidos”, añadió.

No salga sin permiso

Los abogados consultados por Univision Noticias también recomendaron a los inmigrantes protegidos por un TPS que no salgan del país sin antes gestionar un advance parole (permiso o autorización de viaje) al DHS.

“Si tiene TPS y tiene una orden de deportación y no pidió permiso para salir de Estados Unidos, la persona se autodeporta”, advierte Guerrero. “Y si no tiene orden de deportación y sale sin el advance parole, se activa inmediatamente la Ley del castigo o de los 10 años”, añade.


La denominada Ley del Castigo sanciona con 3 años fuera de Estados Unidos si la permanencia indocumentada supera los 180 días, y con 10 años si la permanencia no autorizada supera los 365 días.

Una vez finalizada la sanción, el extranjero debe iniciar un proceso consular para conseguir un perdón y una visa para regresar a Estados Unidos. Ambos procesos son discrecionales y la decisión que tome el consulado o la embajada estadounidense en muchos casos es inapelable.

El TPS es un amparo humanitario de deportación renovable que concede además una autorización de empleo. Los permisos de viaje que otorga el DHS son discrecionales.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés