null: nullpx
México

Flujo migratorio de 2019 en México rompe récord y supera en más de 200% la cifra registrada en 2018

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración, de los 460,000 migrantes que han ingresado a México un total de 71,110 han sido devueltos a su país de origen, lo que según estimaciones significa que al menos 360,000 indocumentados permanecen en territorio mexicano o estadounidense.
1 Jul 2019 – 4:03 PM EDT

CIUDAD DE MÉXICO.– En lo que va de 2019, el flujo de personas migrantes incrementó en 232% con respecto a lo registrado en todo el 2018, pues en los primeros seis meses del año se contabilizaron 460,000, que superan a los 138,612 migrantes indocumentados que pasaron por territorio mexicano en 2018. Se trata de la cifra más alta jamás registrada en la historia del país en ese periodo de tiempo.

El anuncio de números se da justo en el momento en el que México se encuentra a prueba para cumplir con las exigencias que Estados Unidos le impuso en materia migratoria y así evitar que el gobierno de Donald Trump aplicara aranceles a todos los productos mexicanos. El gobierno mexicano se comprometió a que, en 45 das, lograría contener y disminuir el flujo de migrantes centroamericanos que cruza su frontera.

De acuerdo con cifras dadas a conocer por el Instituto Nacional de Migración, de los 460,000 migrantes que han ingresado a México, se presentaron ante esa instancia 99,203 y han sido devueltos a su país de origen 71,110. Eso significa que al menos 360,000 indocumentados se encuentran aún en territorio mexicano o estadounidense.

En 2017, el número de personas presentadas por tener una situación irregular apenas fue de 93,846. Un año después, la Secretaría de Gobernación, a través del Instituto Nacional de Migración, registró 138,612 personas no documentadas, de las cuales 112,367 tuvieron una deportación o un retorno asistido a sus países de origen.


Además, otros datos del Instituto Nacional de Migración señalan que el número de extranjeros presentados se triplicó en los últimos seis meses, lo mismo que en el caso de las devoluciones a sus países de origen.

En enero se presentó a 8,248 migrantes en situación irregular; en febrero 10,039; en marzo 12,756; en abril la cifra se disparó a los 20,564; en mayo 23,679 y durante junio, hasta este pasado 24, se presentó a 23,917 migrantes.

El incremento de estas cifras en el último mes coinciden con la orden que dio el gobierno mexicano sobre desplegar en la frontera sur de 6,500 elementos de la llamada Guardia Nacional junto con Policía Federal y militares, y el anuncio posterior sobre la entrada en operación de 15,000 elementos en la frontera norte.

La medida fue anunciada a inicios de junio por el canciller mexicano Marcelo Ebrard, quien señaló que se trata de una de las acciones con las que el gobierno planea cumplir con las exigencias fijadas por el presidente Donald Trump para reducir el flujo migratorio en un plazo de 45 días y así evitar tarifas arancelarias del 5% a todos los productos mexicanos.

Las autoridades han señalado que el objetivo del despliegue de militares y policías es registrar a todos los migrantes, ofrecerles las distintas opciones de regularización que tienen y devolver a su país al que no quiera hacerlo.

Sin embargo, el pasado lunes, el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, aseguró que la tarea de estos miles de policías y militares es detener a los migrantes, verificar que no tienen su documentación en regla y entregarlos al Instituto Nacional de Migración.

"Nada más los detenemos, los ponemos a disposición de las autoridades para que hagan su trámite normal que debe de hacerse. Las autoridades ya determinaran lo que se desarrolle en adelante para estos migrantes", dijo Sandoval.

Pero el despliegue de fuerzas comenzó en enero, cuando soldados, marinos y policías federales fueron enviados a la frontera sur para apoyar las labores de los agentes migratorios o participar directamente en redadas, solo que ahora esos efectivos comienzan a llevar brazaletes que les identifican como Guardia Nacional.

En cuanto a extranjeros devueltos también creció el número, particularmente luego de la reunión entre autoridades de ambos países el 7 de junio.

En enero se deportó a 5,884 extranjeros; en febrero a 7,373; en marzo a 9,113. Luego de las reuniones de autoridades de Gobernación mexicanas y de Seguridad Interna de Estados Unidos, se dispararon las devoluciones de centroamericanos al llegar a abril a los 14,970; en mayo a 16,507 y hasta el 24 de junio la cifra era de 17,263.

En fotos: Migrantes centroamericanos piden asilo en México para evitar las políticas de Donald Trump

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés