null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Empresario de flores indocumentado se salva de la deportación gracias al apoyo de su comunidad

El dueño de un pujante negocio que distribuye flores a más de 150 supermercados en tres estados logró lo que parecía imposible: que cancelaran su orden de deportación. El "milagro" fue posible por su exitosa carrera de emprendedor, el apoyo de políticos locales y las contribuciones que ha hecho a lo largo de los años a su comunidad.
28 Feb 2019 – 5:04 PM EST

LOS ÁNGELES, California.– El empresario mexicano Gualterio Santos pasó varios meses cuidándose la espalda, temiendo que en cualquier momento agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) llegarían a su casa o a sus negocios en el sur de California para arrestarlo y deportarlo.

"Desde que supe que tenía una orden de deportación en mi contra, cada vez que despertaba no abría la puerta, sino que me asomaba por la ventana buscando coches sospechosos; porque en las noticias he visto que Migración llega en las noches y madrugadas", cuenta Santos a Univision Noticias. "Sufrí de mucha angustia".

Esa preocupación se acabó el viernes, cuando su abogada, Mónica Crooms, lo llamó para darle la mejor noticia que ha recibido en los últimos años: "Me dijo: ‘siéntate, porque acabo de recibir una carta de Migración diciendo que se ha cancelado la orden de deportación. Quédate tranquilo".

Gualterio y su esposa Sebastiana, ambos originarios de Oaxaca, estaban en una tienda enviándole dinero a sus padres. "Ahí nos abrazamos, lloramos de alegría; escuchar eso fue muy bonito", recuerda.

Desde el pasado 19 de octubre, ICE intentaba sacarlo del país: lo arrestó, lo envió a un centro de detención y hasta estuvo en una camioneta de la agencia federal que lo transportó a la frontera con México, pero allá lo bajaron porque –de último momento– pusieron una pausa a su expulsión.

Según su testimonio, al salir de un centro de detención de ICE el pasado 23 de octubre un supervisor le advirtió que tenía 90 días para deshacerse de sus bienes y regresar voluntariamente a su país.

Al parecer, a la agencia migratoria no le importaba que tenía bajo custodia a un exitoso negociante que ha aportado a la economía local durante años. De ser vendedor ambulante tras su llegada a EEUU, él ahora distribuye flores a más de 150 supermercados en tres estados y factura más de 5 millones de dólares al año. Con eso ya ha pagado por completo las hipotecas de sus cuatro casas. En Santa Ana, donde está la sede de sus empresas, le dicen 'El rey de las flores'.

Quedarse en este país se debe –según él– a que Dios escuchó sus oraciones: "sucedió un milagro".

Sin el anzuelo de ICE

Este migrante y su abogada creen que un juez de inmigración falló a su favor por distintas razones: por su pujante negocio que da empleo a más de 20 personas, el fuerte apoyo que recibió de políticos, sus contribuciones a organizaciones caritativas, porque ha cumplido con sus obligaciones fiscales, porque ha echado raíces en este país, no tiene un historial criminal y por el respaldo de su comunidad.

"El juez se enfocó en el hecho de que el señor Santos es alguien que es muy dedicado a la comunidad", mencionó su abogada, quien cree que este caso da esperanzas a otros que están en la mira de ICE bajo circunstancias similares.

"Cuando la gente escucha resultados que no son favorables entre amigos y familiares, eso no quiere decir que para ellos no hay posibilidad de que se puedan abrir sus casos", explicó Crooms.

La carta en la cual le notifica que ICE ya lo sacó de su lista negra, también menciona que este mexicano ha donado anualmente alrededor de 12,000 dólares a universidades, iglesias, la ciudad de Santa Ana y a diversas organizaciones caritativas.

Gualterio, de 48 años y padre de siete hijos, todos estadounidenses, dice que incluyó los recibos de esas contribuciones en su expediente, sin imaginar que los tomarían en cuenta. "Lo hice de corazón, sin saber que iban a ayudarme mucho en mi caso migratorio", celebró.

Varias personas se manifestaron en Santa Ana a principios de noviembre pidiendo que el empresario se quedara en EEUU. Otros, por su parte, redactaron cartas hablando bien de él. "Influyó mucho que la comunidad y líderes políticos estaban conmigo", reconoce.

"Hay que luchar hasta el último minuto"

Este oaxaqueño emigró a EEUU en 1991. Sus problemas migratorios comenzaron en el año 2000, cuando compró un auto en Illinois y se lo llevó a un pariente a Nueva York. Se extravió y sin darse cuenta cruzó la frontera entre Michigan y Canadá. Dice que los oficiales aduanales le permitieron reingresar a EEUU, pero le advirtieron que tendría que presentarse en una corte migratoria en Detroit.

Pero esta citación nunca le llegó, según dice y 17 años después se enteró que por no haber acudido a ese tribunal un juez ordenó su expulsión del país.

Él cree que la notificación de aquella cita en la corte le llegó cuando ya se había mudado a California.

Ya siendo un empresario de las flores, decidió regularizar su situación migratoria y contrató a un abogado, el cual nunca verificó sus antecedentes. Esa falla lo hundió. Solo supo que había una orden de deportación en su contra hasta que se lo notificó en agosto de 2017 el juez que revisó su caso.

Para evitar su expulsión inmediata acudió a citas periódicas con oficiales migratorios en Santa Ana. Al presentarse por cuarta vez, el 19 de octubre de 2018, quedó bajo custodia de ICE.

En medio de la incertidumbre, una cadena de florerías se le acercó para ofrecerle 5 millones de dólares por sus tiendas. En un momento pensó tomarlos y retornar a México. Temía lo peor porque varios abogados rechazaron tomar su proceso, advirtiéndole "tu caso ya está perdido" y "no llegará a nada".

Aún así Gualterio no desistió: "Tuve confianza en Dios, de que todo iba a salir bien".

Ahora cree que tomó las decisiones acertadas, no solo por su familia, sino por sus empleados, quienes lo abrazaron apenas supieron que ya no iban a deportarlo. "La buena noticia es también para ellos, porque estaban preocupados. Me preguntaban: ¿Qué va a hacer? ¿Va a cerrar la florería?".

Lejos de tenerle rencor al gobierno federal por intentar devolverlo a México, él agradece por esta nueva oportunidad que le dieron. "Yo vine a trabajar, a vivir bien en este país, al que le debo mucho", señala.

Su siguiente paso será abrir otro caso migratorio y buscar la residencia permanente a través de sus hijos, sus negocios y el tremendo respaldo comunitario. "Me gustaría que la gente supiera que no se debe dar por vencida, que sí se puede lograr", expresó. "Hay que luchar hasta el último minuto".

"Aquí para quedarnos": las mejores imágenes de la lucha de los inmigrantes en 2017

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés