null: nullpx

El drama de Daniel Ramírez y la maldición del supuesto 'tatuaje de pandilla': otra vez bajo amenaza de deportación

Las autoridades migratorias le comunicaron la reanudación del proceso para revocar el estatus de este mexicano que llegó a EEUU cuando tenía 7 años. Un juez programó para el 1 de mayo el alegato oral, tres días antes de que expire el beneficio por Acción Diferida.
18 Abr 2018 – 05:30 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

El caso de Daniel Ramírez Medina, un mexicano de 25 años que llegó a Estados Unidos cuando tenía apenas 7, cobró notoriedad en 2017 cuando fue detenido y sometido a un proceso de deportación tras una acusación de pertenencia a una pandilla tras una supuesta auto inculpación y un tatuaje en su antebrazo.

Después de que su caso pasó por varias instancias judiciales, Ramírez fue puesto en libertad en marzo del año pasado luego de permanecer seis semanas bajo custodia de las autoridades migratorias de Seatlle.

Pero ahora, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés) intenta nuevamente revocar el estatus migratorio de Ramírez, quien es beneficiario del programa DACA, que protege de la deportación a indocumentados que entraron ilegalmente al país siendo menores.

La agencia, que ya le notificó la reanudación de su proceso, aduce la misma razón que utilizó para detenerlo anteriormente: que había admitido tener vínculos con pandillas. Sus abogados dijeron que el gobierno inventó esa afirmación y un juez de inmigración la ha descrito como infundada.

“Es un enfoque increíblemente cruel hacia este caso”, señaló Ethan Dettmer, uno de los abogados de Ramírez, citado por la AP. “Lo que es ilegal en esto es que han tenido por más de un año la oportunidad de probar su acusación de que Daniel (Ramírez) es miembro de una pandilla. No lo han hecho”.


Ramírez es padre de un niño que es ciudadano estadounidense, y no tiene antecedentes criminales, aunque una vez fue citado por posesión de una pequeña cantidad de marihuana en Oregon. En dos ocasiones pasó las revisiones de antecedentes para ser beneficiario del DACA y proporcionó al gobierno datos biométricos y otro tipo de información personal a cambio de que le permitieran quedarse y trabajar en Estados Unidos.

El 10 de febrero de 2017 fue detenido cuando unos agentes de inmigración se presentaron en su apartamento ubicado en los suburbios de la ciudad de Seattle. Los agentes habían ido a arrestar a su padre, un criminal previamente deportado, pero también detuvieron a Ramírez.

Los agentes de inmigración dijeron que Ramírez reconoció tener vínculos con una pandilla y que tenía un “tatuaje de pandilla” en el antebrazo.

Los abogados explicaron que el tatuaje de Ramírez, una estrella de cinco puntas bajo la cual aparece la inscripción “La Paz BCS”, es un mero tributo a la ciudad de La Paz, en el estado mexicano de Baja California Sur, donde nació.

La semana pasada, los abogados de Ramírez pidieron al juez de distrito Ricardo S. Martinez que acelerara su caso, dado que solo tenía un mes para responder al intento más reciente del gobierno de revocar su inscripción en el DACA. El juez dijo el lunes que no sería necesario y programó el alegato oral para el 1 de mayo. El estatus del DACA por dos años de Ramírez expira el 4 de mayo.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés