null: nullpx

De “cruel” e “inhumano tildan ampliación del programa que regresa a México a solicitantes de asilo

El gobierno de Donald Trump amplió un polémico programa que regresa a los solicitantes de asilo y obligará a estos a desplazarse más de 500 kilómetros para asistir a sus audiencias ante un juez de inmigración.
3 Ene 2020 – 03:03 PM EST
Comparte
Cargando Video...

Activistas y abogados catalogaron de “cruel” e “inhumana” la ampliación al puerto de entrada de Nogales, Arizona, del programa Protocolo de Protección de Migrantes (MPP), que regresa a México a solicitantes de asilo en Estados Unidos a esperar que los jueces de inmigración resuelvan sus casos.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció el jueves que los migrantes que piden asilo en el puerto de entrada de Nogales, sur de Tucson, Arizona, “serán regresados a México bajo el MPP”.

El ministerio agregó que “esto eleva a siete el número total de puertos de entrada” donde opera el programa, activado el 20 de enero y que a finales de diciembre había retornado a más de 56,000 migrantes, la mayoría de ellos originarios de Centroamérica.

“Cualquier migrante que realice una entrada ilegal o inadmisible en la frontera sudoeste, independientemente de la ubicación de entrada, puede ser devuelto a México a través de una de estas ubicaciones para esperar sus procedimientos judiciales de inmigración”, agrego el DHS.

Día en corte

A la pregunta respecto al procedimiento que utilizará para atender estos casos de asilo, el DHS dijo a Univision Noticias que quienes se presenten en el puerto de entrada de Nogales “serán procesados dentro del sector de Tucson y devueltos a México a esperar sus audiencias”, las que se llevarán a cabo “en El Paso, Texas”.

En cuanto al transporte o la manera en que los solicitantes de asilo asistan a sus audiencias, el DHS dijo que “los candidatos de asilo bajo el MPP deben proporcionar su propio transporte a sus audiencias judiciales a través de los cruces legales apropiados y designados”.

Nogales se encuentra a una distancia de 342 millas de El Paso (550 kilómetros). El gobierno no aclaró cómo llegarán las Notificaciones de Comparecencia (NTA) a los peticionarios de asilo, ni si les dará el tiempo necesario para acudir a sus audiencias.

Cabe recordar que, si un inmigrante no se presenta a su audiencia ante un juez de inmigración en el día y hora citado, pierde automáticamente su caso y el tribunal emite una orden de deportación en ausencia.

Sistema “descompuesto”

La ampliación del MPP no causó sorpresas entre activistas y abogados en ambos lados de la frontera. Pero sí aumentó las preocupaciones.

Me pregunto cómo harán las personas que buscan asilo en Nogales y sean devueltos a México, para presentarse a sus audiencias en El Paso, Texas”, dice Lilia Velásquez, profesora adjunta de la facultad de leyes de la Universidad de California, en San Diego.

“Cómo van a conseguir un transporte para cruzar a Estados Unidos y defender sus casos. Tengo muchas dudas al respecto. Es una situación bastante complicada y dudo mucho que estos migrantes tengan los fondos necesarios para ubicar y pagar un transporte”, agregó.

Tras una pausa, Velásquez dice: “ otra vez, otro cambio, de nuevo un abuso que comete el gobierno de Estados Unidos. Esto es una falla al debido proceso de las personas que no tienen acceso a recursos. Esto cada día se descompone más”.

“Medida cruel”

Para Soraya Vásquez, directora de la organización Families Belong Together, en Tijuana, Baja California, la ampliación del MPP a Nogales “es una situación terrible” que quitará oportunidades a cientos, quizás miles de familias pedir asilo en Estados Unidos.

“Algo similar vivimos aquí en Baja California. Los retornados por Calexico tienen sus citas ante los jueces en las cortes de San Diego. Son dos horas en camión (bus). Somos nosotros, la sociedad civil, quien les ayuda a estas personas, porque el gobierno de México no los está asistiendo, a pesar de que aceptó la implantación del MPP”.

Vásquez dijo además que “se trata de una política cruel para desincentivar a que las personas continúen con sus procesos de asilo. Es poco probable con esta nueva traba que las personas lleguen a sus audiencias”.

Families Belong Together dijo que está en contacto con organizaciones en Nogales para acudir en ayuda de las personas retornadas bajo el MPP desde el jueves. “Haremos todo lo posible por superar los obstáculos que nos pone el gobierno de Trump y las personas puedan continuar con sus procesos de asilo. Nos estamos organizando, pero quisiera recalcar que para poder transportar a las personas debería hacer algo el Gobierno de México”, reiteró Vásquez.

“Táctica baja”

De “táctica baja” calificó la medida el abogado Jaime Barrón, en Dallas, Texas. “Desgraciadamente el gobierno sigue con este tipo de procedimientos para desincentivar a los individuos que piden asilo”.

“A menos que lo detenga una corte federal, que fuerce al gobierno a recular la medida, el migrante tendrá que adaptarse a estos cambios si quiere ganar su caso de asilo”, apuntó.

Barrón dijo confiar en que los tribunales de justicia actuarán, “ pero mientras se demanda la medida, el tribunal la revisa y toma una decisión, se causará mucho daño a muchas personas que huyen de sus países para salvar sus vidas y piden asilo en Estados Unidos”.

En los mismos términos se expresó Velásquez. “Se pone una demanda, pero de aquí a que se escuchen los argumento y se produzca una decisión, el daño estará hecho y será irreparable”, precisó.

Los activistas y abogados advirtieron, además, que las cortes de inmigración tienen más de 1.1 millones de casos acumulados y algonos procesos de asilo pueden demorar meses, incluso años.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés