“Cruel” y “hostil”, así tildan la regla de ‘carga pública’ propuesta por el gobierno de Trump

La nueva guía expande la definición para denegar el estatus legal a los inmigrantes si alguno de sus dependientes, incluidos los niños ciudadanos estadounidenses, hubieran utilizado los beneficios legalmente establecidos para ayudar a toda la comunidad.
27 Sep 2018 – 2:40 PM EDT

Una de las principales redes de ayuda a inmigrantes de bajos recursos a nivel nacional reiteró sus criticas a una propuesta hecha por el gobierno de Donald Trump que para aprobar u na nueva regla sobre ‘carga púbica’.

"El gobierno se ha hundido en un nuevo nivel de crueldad con esta propuesta de castigar a los inmigrantes que usan la ayuda del gobierno para alimentar, proporcionar atención médica y albergar a sus familias", dijo Jeanne Atkinson, directora ejecutiva de Catholic Legal Immigration Network, Inc (CLINIC).

La red de asistencia advierte que la propuesta, hecha el sábado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), “tiene como objetivo cambiar la política sobre quiénes pueden calificar para convertirse en residentes legales permanentes, anteponiendo los intereses de los ricos a las necesidades de las familias más pobres que esperaron años para reunirse”.

Si bien la propuesta deja fuera de la nueva clasificación de carga pública a varios grupos de inmigrantes, entre ellos asilados, refugiados, beneficiados de visas U y T, inmigrantes amparados bajo la Ley de Ajuste Cubano y amparados bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS), abogados temen que de entrar en vigor la regla niegue visas y residencias (green card) a miles de inmigrantes, muchos de ellos con familias establecidas en Estados Unidos.


“Táctica cínica”

CLINIC dice que el nuevo reglamento “se trata de una táctica cínica destinada a fomentar la hostilidad antiinmigrante antes de las elecciones de noviembre, y se basa en supuestos inexactos”.

"Los objetivos de la propuesta son familias inmigrantes que no son más propensas a utilizar servicios financiados con fondos públicos que los estadounidenses nativos", añade. “Sin embargo, obligaría a las personas a elegir entre obtener tarjetas de residencia o la ayuda necesaria a la que sus familias están legalmente autorizadas”.

"Obligar que las familias decidan entre el estatus migratorio permanente o asegurar que sus familias tengan lo suficiente para comer, es un ataque increíblemente cínico y sin corazón contra las familias por razones políticas", dijo Atkinson.

El martes 6 de noviembre los estadounidenses saldrán a las urnas para elegir una nueva Cámara de Representantes (controlada por los republicanos) y un tercio del Senado, comicios en los que el tema migratorio, azuzado por Trump y su política de tolerancia cero, juega un papel clave.


El siguiente paso

La red católica de ayuda a inmigrantes pobres junto con la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), señalaron que tras el a nuncio del borrador de la regla que propone el gobierno, el siguiente paso “es la urgencia de prepararse” para enviar comentarios una vez se publique en el Registro Federal (diario oficial estadounidense).

Por ley, el gobierno debe abrir a comentario del público el reglamento durante un plazo de 60 días. Concluido ese tiempo, el DHS deberá tener en cuenta los comentarios e incluirlos en la redacción de la regla final.

“Indicaremos en esos comentarios cómo debe cambiarse la regla antes de que sea definitiva”, dice la red. Y señala que en este esfuerzo “se unirán muchos de nuestros socios en la comunidad de fe, en círculos legales y sectores de servicios sociales para oponerse a este cambio de regulación”.

La regla actual de carga pública prohíbe otorgar beneficios a inmigrantes por motivos de carga pública si se descubre que probablemente esa persona dependería de la asistencia pública en efectivo o que necesitara atención médica a largo plazo en una institución a expensas del gobierno. La nueva regla propuesta expande la definición para denegar el estatus legal a los inmigrantes si alguno de sus dependientes, incluidos los niños ciudadanos estadounidenses, hubieran utilizado los beneficios legalmente establecidos para ayudar a toda la comunidad, explica CLINIC.

La organización previene además que “esta propuesta de reglamento dañará y separará a las familias”, y que “como personas de fe, estamos llamados a estar con las familias, por el bien común de todos y para defender a las personas vulnerables por medio de políticas injustas”.


Argumentos oficiales

El DHS dijo el sábado en un comunicado, cuando anunció la propuesta, que la nueva regla le permityirtá al gobierno “definir claramente las leyes vigentes para garantizar que aquellos que deseen ingresar y permanecer en Estados Unidos de manera temporal o permanente puedan mantenerse económicamente y no dependerán en beneficios públicos”.

“Aquellos que buscan inmigrar a Estados Unidos deben demostrar que pueden mantenerse económicamente", dijo Kirstjen Nielsen, decretaria del DHS. “El Departamento se toma en serio su responsabilidad de ser transparente en sus reglamentaciones y está dando la bienvenida al comentario público sobre la regla propuesta”, agregó.

Dijo además que “esta regla propuesta implementará una ley aprobada por el Congreso con la intención de promover la autosuficiencia de los inmigrantes y proteger los recursos limitados garantizando que no es probable que se conviertan en una carga para los contribuyentes estadounidenses".

El DHS señala que la inadmisibilidad basada en la carga pública se determina al observar los factores obligatorios establecidos en la sección 212(a)(4) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA), y al determinar la probabilidad del solicitante de convertirse en una carga pública en cualquier momento en el futuro.

Así quedan en evidencia figuras públicas antiinmigrantes tras las reveladoras historias de sus familiares (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés