"Un ataque inhumano": las fuertes críticas al plan de Trump que busca limitar la residencia y ciudadanía

Activistas advierten que la nueva arremetida del presidente contra los inmigrantes se debe principalmente al fracaso que ha tenido en el Congreso para que le aprueben su "draconiana" propuesta de ley de reforma migratoria. Además, anuncian una campaña de rechazo nacional.
23 Sep 2018 – 8:48 AM EDT

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes rechazaron la nueva propuesta del gobierno de Donald Trump anunciada el sábado, que pretende cambiar el concepto de ‘carga pública’ con el objetivo de negar la residencia y la ciudadanía a ciertos inmigrantes que utilizan subsidios del gobierno federal para sostenerse.

“Trump acaba de presentar una propuesta de reglamento que eliminaría a los inmigrantes que pagan impuestos del proceso de inmigración simplemente por acceder a las necesidades básicas para alimentar a sus hijos y mantener a sus familias saludables. Nosotros lucharemos”, escribió en su cuenta de Twitter el Centro Nacional de Leyes Migratorias (NILC).



A su vez, la Red Nacional de Inmigración CLINIC, perteneciente a la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), advirtió que el nuevo reglamento sugerido por el gobierno “dificultará mucho más” que los inmigrantes soliciten un estatus migratorio legal en Estados Unidos, medida que además dejaría a miles de extranjeros al borde de la deportación del país.


El nuevo reglamento fue anunciado el sábado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en su página digital. "Bajo una ley federal (de inmigración) de larga data, aquellos que buscan inmigrar deben demostrar que pueden mantenerse económicamente", dijo la jefa de la seguridad nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen.

Agregó que los cambios propuestos "promoverán la autosuficiencia y protección de recursos finitos asegurando que los inmigrantes no se conviertan en una carga para los contribuyentes".


Grito en el cielo

CLINIC indicó que anteriormente, el gobierno negaba a los inmigrantes por razones de ‘carga pública’ si descubría que probablemente dependerían de la asistencia pública en efectivo o que necesitan atención médica a largo plazo a expensas del gobierno.

“Según la nueva regla propuesta, la definición está tan expandida que podría denegar el estatus legal a los inmigrantes si alguno de sus dependientes, incluidos los niños ciudadanos estadounidenses, hubieran utilizado los beneficios establecidos y que existen para ayudar a toda la comunidad”, agregó.

NILC, por su parte, advierte que la nueva regla “evitaría que las familias inmigrantes en camino a la ciudadanía estadounidense puedan obtener un estatus legal permanente de inmigración si utilizan una amplia gama de servicios de asistencia médica, asistencia nutricional u otros programas”.

Señala además que, versiones anteriores de propuestas para cambiar el concepto de ‘carga pública’ “han sido denunciadas por funcionarios de salud pública, alcaldes, líderes religiosos y defensores de los pobres debido a su impresionante alcance y las posibles consecuencias de dicho cambio de política migratoria”.


“Paso cruel”

"Después de la separación traumática de familias en la frontera, el gobierno de Trump ha dado otro paso cruel. Este cambio de reglas propuesto también dará como resultado la separación y es solo el último asalto contra las familias inmigrantes”, dijo Marielena Hincapié, directora ejecutiva de NILC. “Este es un ataque inhumano contra la salud y el bienestar de tantas familias y comunidades en todo el país”, agregó.

"Cómo contribuyes a tu comunidad y no cómo te ves ni el contenido de tu billetera debería ser lo más importante”, añadió la directora. “Esta regla propuesta hace todo lo contrario y deja en claro que el gobierno de Trump continúa priorizando el dinero sobre la unidad familiar, al garantizar que solo los más ricos puedan permitirse construir un futuro en este país”.

En agosto del año pasado, junto a los senadores republicanos David Perdue, de Georgia, y Tom Cotton, de Arkanzas, el presidente anunció su firme respaldo al proyecto de ley S.354 (de reforma migratoria) que, entre otras medidas, recomienda un sistema migratorio basado en mérito que dejaría fuera de toda posibilidad de alcanzar la residencia o la ciudadanía a inmigrantes de bajos recursos que utilicen ayudas públicas legales.

"El gobierno de Trump está usando este enfoque de puerta trasera regulatoria porque intenta promulgar su draconiana agenda para restringir la inmigración legal a través del Congreso y fracasó”, indicó Hincapié. “Este cambio de reglas es radical y extremo, y deja la puerta abierta para posibles abusos. Todos nosotros, independientemente de dónde hayamos nacido, sufrimos cuando los inmigrantes son penalizados por tratar de satisfacer sus necesidades básicas”.


Campaña nacional de rechazo

La red nacional católica de ayuda a los inmigrantes anunció el lanzamiento de una campaña nacional para que la comunidad comente el nuevo reglamento, y con ello fuerce al gobierno a considerar los comentarios con el objetivo de suavizar el reglamento.

“Alentamos al público a enviar tantas sugerencias como sea posible durante el período de comentarios públicos”, dijo CLINIC en un informe debatido la primera semana de septiembre junto con la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), reunión que fue reportada por Univision Noticias.

Pero no solo el nuevo reglamento tiene preocupados a las organizaciones. NILC, CLINIC, AILA y el Centro de Derecho y Política Social (CLASP) tienen vigente una campaña nacional de búsqueda de informes sobre negaciones de visas de inmigrante y no inmigrante basado en cargos de inadmisibilidad por carga pública que el gobierno viene llevando a cabo en los consulados desde hace un tiempo, antes de la entrada en vigor del nuevo reglamento.

“Ha habido un aumento significativo en estas denegaciones últimamente, probablemente debido a un enfoque más restrictivo de las determinaciones de carga pública después de las enmiendas a la Sección de Carga Pública del Manual de Asuntos Exteriores, (9 FAM 302.8-2 (B) (2)) anunciado el 3 de enero de 2018”, indican las organizaciones.

Los informes parecen abarcar varias circunstancias diferentes, entre ellas:


  1. A los inmigrantes que presentan formalmente el formulario I-864 completado por un patrocinador conjunto, se les está negando la solicitud porque el patrocinador conjunto no tiene una relación suficientemente cercana (familiar) con el solicitante.
  2. Un miembro de la familia sufre una discapacidad y, por lo tanto, requerirá la asistencia de beneficios públicos.
  3. Los inmigrantes cuyas solicitudes están respaldadas por una exención de presencia ilegal provisional I-601A aprobada, se les revocarán sus exenciones cuando se determine que es probable que el individuo se convierta en una carga pública, incluso si luego superan la determinación de carga pública a través de la presentación de documentos adicionales.

El grupo dice que si una persona u organización “tiene un cliente que ha experimentado este tipo específico de denegación, envíe el ejemplo de su caso a través de un correo electrónico a reports@aila.org

“Ya sea al desgarrar a las familias, promulgar una prohibición musulmana, poner fin al estado de protección temporal (TPS) o retener cruelmente a los jóvenes inmigrantes con DACA como rehenes de la política, el gobierno de Trump ha demostrado que su apetito por dañar a la comunidad inmigrante es insaciable”, dijo Hincapié.

El DHS dijo que la nueva propuesta “se publicará oficialmente en el Registro Federal en las próximas semanas”. Y agregó que “una vez que la regla propuesta se publique oficialmente, el público podrá hacer comentarios sobre ella”.

El período de comentarios durará 60 días, a partir del día en que la regla propuesta se publique en el Registro Federal (diario oficial estadounidense).

Así quedan en evidencia figuras públicas antiinmigrantes tras las reveladoras historias de sus familiares (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés