Congresista republicano Mike Coffman presenta proyecto para darle la residencia a inmigrantes que perdieron el TPS

La iniciativa de ley permitiría que unos 430,000 indocumentados beneficiados o que perdieron el TPS, se conviertan en residentes legales permanentes a cambio de la cancelación de la lotería de visas.

El congresista republicano Mike Coffman presentó este miércoles un proyecto de ley H.R.4750 que tiene como objetivo otorgarle la residencia legal permanente (green card o tarjeta verde) a unos 436,000 inmigrantes indocumentados provenientes de 13 países que tienen o perdieron el Estatus de Protección Temporal (TPS).

El plan, dado a conocer anoche en exclusiva por Univision Noticias, no agrega residencias a la cuota anual de 480,000 tarjetas verdes que el gobierno otorga cada año autorizadas por el Congreso, sino que por el contrario, recomienda redestinar las 50,000 green cards que cada año sortea la lotería de visas, programa que el presidente Donald Trump ha pedido su cancelación.

"Esta legislación ayudará a aquellos que han estado viviendo y trabajando en Estados Unidos bajo el TPS durante muchos años, a que tengan un estatus legal que les dé un camino hacia la residencia legal permanente", dijo Coffman. "Y eliminen el temor de la deportación", agregó.

El representante por Colorado dijo además que "se suponía que los inmigrantes protegidos con el TPS regresarían a sus países cuando las condiciones mejoraran, pero el gobierno federal nunca les exigió regresar". Por tanto, agregó, "quienes han estado aquí tanto tiempo se han convertido en parte de nuestras comunidades, no solo con niños nacidos en los Estados Unidos, sino a veces incluso con nietos".

"Necesitamos ayudar a estas personas con ayuda humanitaria donde están en lugar de hacer que vengan a Estados Unidos. El TPS fue una muy mala idea desde el principio y es completamente irreal al pensar que, una vez aquí, estarían dispuestos a regresar a sus países de origen donde las condiciones pueden haber mejorado, pero todavía no están cerca de las condiciones de vida aquí en los Estados Unidos", añadió el legislador.

La iniciativa surgió durante la reunión que el mandatario sostuvo este martes en la Casa Blanca con un grupo bipartidista de legisladores para hablar del presupuesto e inmigración.

En espera de detalles

No está claro si el proyecto de ley de Coffman formará parte de las negociaciones sobre el Dream Act, que busca legalizar la permanencia de unos 800,000 jóvenes protegidos por DACA.

La iniciativa tampoco menciona si los beneficiarios, en caso el plan sea aprobado por el Congreso, podrán acceder a la ciudadanía estadounidense cinco años después de recibir la residencia legal permanente.

Para aprobar una ley en la Cámara se necesitan 218 votos y 60 en el Senado. Los republicanos controlan ambas cámaras, pero en la cámara alta requieren respaldo bipartidista.

El proyecto de Coffman señala que, al no recibir todos los beneficiarios del TPS simutáneamente la residencia, se extenderá por tres años el programa para dar tiempo a que, por lo menos, los primeros 150,000 reciban la green card de la cuota asignada a la lotería de visas.

El resto hasta completar los poco más de 400,000 deberán esperar hasta que exista un cupo disponible.


Plan en el banquillo

La lotería de visas fue creada en 1990 y cada año concede 50,000 cuyos de residencia a ciudadanos de todo el mundo que viven en países que el gobierno califica de baja admisión, es decir que han recibido menos de 50,000 visas de inmigrante en los últimos cinco años del sorteo.

El programa se encuentra en la mira tanto de republicanos como demócratas, quienes lo utilizan como moneda de cambio en los debates sobre algún tipo de beneficio migratorio.

Algunos republicanos barajan la tesis de que la lotería de visas ha permitido la entrada de terroristas al país.

La propuesta asomó un día después que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) cancelara el TPS de El Salvador, dejando al borde de la deportación a unos 195,000 indocumentados de ese país centroamericano, quienes tienen hasta el 9 de septiembre de 2019 para irse de Estados Unidos o legalizar sus permanencias por cualquier otra vía legal posible.

Cancelación de programas

El 6 de noviembre el DHS también canceló el TPS de Nicaragua y retrasó la salida de los 2,500 beneficiarios del programa humanitario hasta el 5 de enero de 2019.

Dos semanas más tarde, el ministerio anunció la cancelación del TPS de Haití, dándole a los cerca de 57,000 beneficiarios un plazo final de salida hasta el 22 de julio de 2019 si no encuentran por otra vía legal la legalización de su permanencia.


Del TPS de Haití, el DHS aplazó seis meses la última prórroga, hasta el 5 de julio de 2018. Sesenta días antes de ese plazo, el 5 de mayo, el gobierno de Trump deberá anunciar si lo cancela o lo prorroga.

La Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) dijo que hay 13 países con TPS en estos momentos, y tres de ellos han sido cancelados, Haití, Nicaragua y El Salvador. Los otros 10 son: Guinea, Honduras, Nepal, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Siria y Yemen.

RELACIONADOS:IndocumentadosGreen Card