publicidad

Trump se muestra dispuesto a dar una solución a los dreamers, pero solo si se mantienen sus duras condiciones migratorias

Trump se muestra dispuesto a dar una solución a los dreamers, pero solo si se mantienen sus duras condiciones migratorias

El presidente, quien sigue insistiendo en que cualquier solución para los soñadores debe estar ligada a una mayor seguridad fronteriza y restricciones migratorias, se abrió también a la posibilidad de una reforma migratoria integral en una segunda fase.

Video: Trump reconoce que no es necesario un muro en toda la frontera Univision

El presidente Donald Trump afirmó este martes en una reunión con legisladores que está dispuesto a darle una solución a los dreamers, pero inmediatamente añadió que siempre que se cumplan sus estrictas condiciones migratorias, como la construcción de un muro con México, si bien consideró que no es necesario que cubra toda la frontera.

"No necesitamos un muro de 2,000 millas. No necesitamos un muro donde hay ríos y montañas", sostuvo el presidente, quien insistió en que desea una solución bipartidista para los soñadores, aunque siempre la ligó al aumento de la seguridad. El pasado viernes, el mandatario pidió 18,000 millones al congreso para su construcción.

publicidad

La reunión, con unos 25 representantes y senadores de ambos partidos que fue públicamente difundida, se realizó cinco días después del fracaso del primer intento la semana pasada para que los legisladores y la Casa Blanca encuentren una solución legislativa para los cerca de 800,000 jóvenes indocumentados que estaban protegidos por DACA.

Dos fases

El presidente aseguró que en los próximos días recibirá un "proyecto lleno de amor" que reemplazará el programa que protegía a los dreamers y que contiene el refuerzo en la frontera sur del país. Una vez que se solucione este asunto, el presidente sostuvo que podría iniciarse el debate para legalizar al resto de indocumentados.

"La (reforma migratoria) integral será la fase dos. Aprobaremos esto y después nos metemos con la (reforma) integral al día siguiente", indicó Trump.

Durante la campaña electoral Trump, sin embargo, prometió deportar a los 11 millones de extranjeros sin papeles en un plazo de 18 meses y para ello se apoyaría en una nueva fuerza nacional de deportación.

Congresistas, hijos de inmigrantes, piden a Trump una reforma migratoria integral Univision

El mandatario puntualizó que cualquier avance en las negociaciones debería comenzar con el debate de un plan en la Cámara de Representantes. Además, reiteró su firme apoyo a una iniciativa de ley republicana que pretende reducir la inmigración legal en un plazo de 10 años.

El presidente recordó su postura basada en el proyecto de ley de los legisladores republicanos Tom Cotton y David Perdue, quienes promueven la eliminación de la lotería de visas, la cancelación de las ciudades santuario, la restricción de la reunificación familiar y el aumento de la seguridad en frontera, entre otras medidas.

Las mismas condiciones

En todo caso, el presidente sostuvo que firmará "cualquier ley que me envíen" siempre que se respeten estas condiciones. "Creo que mis posiciones van a ser lo que la gente de esta sala presentará", dijo Trump.

El senador demócrata Richard Durbin, por Illinois, afirmó durante la reunión que para alcanzar un acuerdo bipartidista de inmigración ambos partidos "deben ceder posiciones". El legislador reclamó un compromiso para antes del 19 de enero, fecha en la que, si no se llega a un acuerdo presupuestario, el gobierno se verá obligado a cerrar, y los dreamers quedarán más desprotegidos de ser expulsados del país.

El presidente subrayó de manera continuada que las discusiones para una solución a DACA deberían comenzar en la Cámara de Representantes, donde los republicanos tienen una holgada mayoría y no necesitan el apoyo de los demócratas para aprobar un plan presupuestario, en el que se incluya este programa migratorio. En el Senado, sin embargo, los republicanos están obligados a conseguir el apoyo de la oposición dada su mínima mayoría.

De esta manera, si el plan de Trump consigue ser aprobado en la cámara baja, pero no en la cámara alta, el presidente podrá culpar a los demócratas por no haber apoyado el proyecto.

Delegados de ambos partidos resaltaron la importancia de solucionar no solo el programa de DACA, sino la totalidad de los problemas migratorios que enfrentan tanto la Casa Blanca como el Congreso, como la situación del resto de inmigrantes indocumentados que viven en el país.

El presidente también abordó el tema de una posible candidatura de Oprah Winfrey para las elecciones del 2020. Ante la posibilidad de que los dos acabaran enfrentándose, Trump afirmó que, aunque cree que la estrella televisiva y empresaria finalmente no dará el salto a la política, él sería el vencedor.

"Aquí para quedarnos": las mejores imágenes de la lucha de los inmigrantes en 2017
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad