Deportaciones

Perdió la billetera, lo llamaron para que fuera a buscarla, lo arrestó un agente de ICE y lo deportaron

El caso del argentino Flavio Musmanno muestra la realidad de la política migratoria de EEUU. Su ingreso sin visado debido a que su país se beneficiaba del Programa Waiver fue lo que finalmente jugó en su contra. Esta es su historia.
9 Oct 2018 – 5:53 PM EDT

“Bueno familia y amigos, tengo dos minutos para poder darles las gracias a todos por todo lo que han hecho. Hoy me deportan para la Argentina, perdí esta batalla”.

Con estas palabras, publicadas esta mañana en su cuenta de la red social Facebook, Flavio Musmanno se despidió de su familia y amistades tras perder su caso de deportación.

El mensaje añade una promesa: “No voy a perder la guerra, los quiero a todos de verdá. Hoy estoy muy triste, pero con el apoyo de mi hermosa familia y amigos lo voy a superar. No puedo ni escribir, los quiero a todos. Y de nuevo muchas gracias”.

El caso de Musmanno muestra la realidad de la política migratoria estadounidense, no solo durante el gobierno de Donald Trump, sino a partir de 1996 cuando el Congreso aprobó severos castigos para los extranjeros que entran con o sin papeles y acumulan tiempo de estadía ilegal.

En algunos casos las sentencias son de 3 años fuera del país, en otros la sanción alcanza los 10 años y en otros muchos, la condena es de por vida, aunque tenga esposa o hijos estadounidenses.



La pesadilla

El trago amargo vivido por Musmanno comenzó el pasado 28 de agosto, en Ohio, adonde había viajado desde Miami por asuntos de trabajo, reportó el periódico Miami New Times en su página digital, cuando extravió su billetera. En ella portaba un par de tarjetas de crédito, una identificación vencida y $40 dólares en efectivo.

El diario cuenta que Musmanno entró al país en el año 2000, cuando Argentina se encontraba en la lista del Programa Waiver, que permite a sus ciudadanos entrar sin visa a Estados Unidos en calidad de turista o en viaje de negocios, con una permanencia máxima de 90 días. Sin embargo Musmanno permaneció ilegalmente en el país más allá de los tres meses permitidos por el programa.

A las pocas horas del extravío y durante ese mismo día, Musmanno recibió una llamada telefónica. Le dijeron que habían encontrado su billetera y que podía recuperarla en una parada de camiones. Cuando llegó al lugar, en vez de encontrar al buen samaritano que lo había llamado, se topó con un agente de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) y fue arrestado.

Premoniciones

La cuenta de Facebook de Musmanno contiene mensajes que tal vez en el momento en que fueron publicados no presagiaban el trago amargo de la deportación.

“Aprendí a no esperar nada de nadie, porque el que vive de ilusiones muere de decepciones”, posteó el 26 de junio.

Ese mismo día un poco antes, compartió una foto de portada de una amiga con el siguiente mensaje: “A veces hay que pasar por caminos difíciles, para llegar a destinos maravillosos”.

ICE no respondió a la solicitud de comentarios enviada por el diario y también por VICE News, que reportó el caso.

Tras la detención, la familia de Musmanno abrió una cuenta en GoFoundMe para cubrir los gastos que conlleva la batalla legal para evitar la deportación.

La esposa del inmigrante argentino contó al diario que, a principios de este año se había convertido en ciudadana estadounidense y que había presentado un formulario I-130 para pedirle a la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) la residencia legal permanente a su marido.

El caso estaba en proceso, según contó la familia. Pero Musmanno fue arrestado.

“Los inmigrantes que entran a Estados Unidos bajo el amparo del Programa Waiver (VWP), entran sin visa. Si usan este beneficio, los ciudadanos de los países autorizados renuncian al derecho de ver a un juez de inmigración y los deportan inmediatamente”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida.

“Ahora bien. Eso no le impide que, estando en Estados Unidos, independiente de haber violado su estatus, si se casa con un ciudadano sí puede ajustar su estado migratorio si tiene una visa de inmigrante inmediata. Ese requisito se cumplía en este caso en particular”, agregó.

Guerrero explicó además que, “el segundo grupo de inmigrantes con Waiver que pueden permanecer más allá del tiempo permitido por el programa, son quienes piden asilo”.

“Pero preste atención”, subraya. “Si la persona no es arrestada y tiene acceso inmediato a una visa de inmigrante, puede ajustar su estado. Pero si lo arrestan, recuerde que él renunció a ver a un juez y entonces lo deportan inmediatamente”.

El abogado también advirtió que “hay que tener siempre en cuenta que el matrimonio debe ser real, verdadero y legítimo. No debe haber fraude de por medio”.

Una tercera vía para regularizar la permanencia es por medio de un hijo ciudadano estadounidense mayor de 21 años de edad.

El programa

El Programa Waiver permite el ingreso de personas sin la necesidad de una visa hasta por un máximo de 90 días. Los extranjeros entran como viajeros en calidad de no inmigrante con un pasaporte válido. Vencido el plazo deben marcharse.

En 2001 Argentina y Uruguay participaban en el programa, pero fueron eliminados después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de ese año y por abusos cometidos a las reglas del sistema, debido a que muchos viajeros se quedaron indocumentados en Estados Unidos más allá del tiempo permitido cuando entraron al país, tal como el caso de Musmanno.

El programa fue creado por el Congreso durante las reformas a la Ley de Inmigración de 1986. Permite que un gran número de extranjeros ingresen a Estados Unidos sin la necesidad de tramitar una visa, pero cumpliendo con una serie de requisitos de seguridad.

Los países que forman parte del programa son elegidos porque cada año envían a un gran número de hombres de negocio en viajes comerciales de corta duración. Al momento de ingresar por uno de los puertos de entrada, el extranjero debe llenar y firmar un Formulario I-94W, documento que prueba el ingreso y el tiempo de estadía. El formulario es devuelto al salir.

Los beneficiarios, al presentarse en un puerto de entrada, renuncian al derecho de reconsideración en caso que el agente de inmigración no les permita el ingreso, a menos que se trate de un solicitante de asilo. El extranjero tampoco puede rebatir una expulsión.

Las limitaciones

Los extranjeros que utilizan el VWP enfrentan dificultades en caso de solicitar otro tipo de visa para permanecer en Estados Unidos.

La USCIS explica que, en caso de querer hacerlo, el viajero deberá salir y presentarse luego en el consulado estadounidense de su país de origen para tramitar una visa de ingreso como no inmigrante.

Los viajeros que ingresan bajo el amparo del programa deben tener en cuenta que no pueden viajar si en el pasado han transgredido la Ley de Inmigración y Naturalización de 1996, tal como haber ingresado ilegalmente o haber permanecido como indocumentado.

Los viajeros pueden llegar a Estados Unidos sólo en naves marítimas o aerolíneas autorizadas que hayan firmado previamente un acuerdo con el gobierno de Estados Unidos. Estas compañías garantizan que transportarán al viajero fuera del país en caso que éste no sea admitido.

La USCIS no concede ampliación del plazo de estadía salvo en situaciones de emergencia. Una de ellas es por razones de enfermedad, pero demanda que la petición sea respaldada por un informe firmado por un médico.

EN FOTOS: Una deportación de ICE, paso a paso

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés