null: nullpx
Autos

Tesla supera a General Motors como el fabricante de vehículos más valioso de EEUU

Las promesas de un futuro donde el transporte sea limpio y libre de combustibles fósiles inclinan la balanza a favor del joven fabricante de autos eléctricos.
17 Abr 2017 – 6:37 PM EDT

Abril de 2017 pasará a la historia como el momento en que Tesla superó a General Motors para convertirse en el más valioso entre los fabricantes de automóviles estadounidenses.

Tal valoración está basada en el precio de las acciones de ambas compañías en los mercados de valores y no en un balance de sus activos y pasivos. Esto explica como una compañía que vendió un estimado de 76,230 autos en 2016 puede ser considerada como ‘más valiosa’ que una conglomerado multinacional que vendió un total de 3,042,775 automóviles en el mismo periodo. En 2016 General Motors ganó 6,300 millones de dólares, mientras que Tesla después de 8 años de operaciones aún no ha hecho su primer centavo.

Aún así, el New York Times reportó que al cierre del pasado 10 de abril las acciones de Tesla ganaron un 3%, alcanzando una capitalización de 50,900 millones de dólares superando los 49,960 millones de dólares de General Motors. Los motivos para un resultado tan contra intuitivo e histórico son variados pero pueden resumirse en una frase simple: General Motors representa el pasado mientras que Tesla representa el futuro. A los mercados les gusta apostar al futuro.

El anterior diagnóstico es brutal y algo simplista.

General Motors es hoy una compañía mucho más moderna y preparada para afrontar los retos del futuro, que la compañía que recibió ayuda financiera gubernamental de cerca de 50,000 millones de dólares y tuvo que declarar una deshonrosa bancarrota hace 8 años. Pero los inversionistas aún no olvidan el trauma de las pérdidas sufridas durante la crisis de la gran recesión y ven los actuales éxitos de General Motors muy ligados a los bajos precios del combustible. En contraste Tesla luce lista para enfrentar los retos implícitos en la inevitable subida de los precios de la energía y en las necesidad de limpiar el medio ambiente.


Junto a su vasto arsenal de poderosos Camaros y enormes camionetas SUVs y pickups también produce excelentes autos híbridos y eléctricos como sus los Chevrolet Volt y Bolt EV que pasan desapercibidos para el público en general. El desmantelamiento de las metas de consumo promedio corporativo establecidas por el gobierno de Barack Obama por la administración de Donald Trump puede aliviar la situación a corto plazo en detrimento del medio ambiente, pero no resuelve el dilema de imagen. Irónicamente Tesla, a la que aún le faltan varios meses para poner a la venta el Model 3, su primer vehículo eléctrico asequible, es percibida como la absoluta ganadora en una batalla que apenas comienza a liberarse.

Por ahora las promesas de un futuro donde el transporte sea limpio y libre de combustibles fósiles, al menos a nivel del consumidor, inclinan la balanza a favor del joven fabricante de autos eléctricos a la vez que envían un fuerte mensaje que el resto de la industria haría bien en escuchar.

Lea también:


RELACIONADOS:AutosPlanetaTeslaContaminación

Más contenido de tu interés