null: nullpx
Honduras

"Corrupción desenfrenada": proyecto de ley busca sancionar al presidente hondureño

Senadores demócratas presentan proyecto de ley para imponer sanciones al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, por narcotráfico. (Read this article in English)
23 Feb 2021 – 04:26 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Un grupo de ocho senadores demócratas presentó el martes un proyecto de ley que pide al gobierno de Joe Biden imponer sanciones al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, por "actos de corrupción significativa y violaciones de derechos humanos", así como por evidencia de su implicación en el tráfico de drogas.

La 'Ley sobre los Derechos Humanos y Anti-Corrupción del 2021' prohibiría a Hernández ingresar a los Estados Unidos y también suspendería la ayuda estadounidense a la policía y las fuerzas armadas de ese país.

La legislación coloca a Hernández en una categoría poco común de jefes de estado en América Latina, comparable solo con el gobierno de los hermanos Castro en Cuba y de Nicolás Maduro en Venezuela.

El proyecto de ley, copatrocinada por los senadores Jeff Merkley, Bernie Sanders, Patrick Leahy, Ed Markey, Elizabeth Warren, Dick Durbin, Sheldon Whitehouse y Chris Van Hollen, establece que Hernández debe ser investigado bajo la llamada 'Ley Kingpin' para determinar si merece recibir la designación oficial de narcotraficante, un estatus criminal normalmente reservado para los jefes de la droga como Joaquín 'El Chapo' Guzmán.

El proyecto de ley también pide al gobierno de Honduras que “inicie inmediatamente conversaciones con Naciones Unidas para negociar el mandato de un nuevo mecanismo independiente para combatir la corrupción y la impunidad”, similar a un organismo anterior, la MACCIH (Misión de Apoyo contra la Corrupción e Impunidad en Honduras) que fue disuelta por Hernández en 2020 después de descubrir un patrón de corrupción política sistémico por parte de miembros del gobernante Partido Nacional en el Congreso.

Si se aprueba, el proyecto de ley le da al presidente 180 días para imponer las sanciones. Las sanciones solo se levantarían si "existen pruebas creíbles" de que Hernández no participó en la actividad por la que fueron impuestas, si es procesado por esos delitos o realiza un "cambio significativo de comportamiento".

"Co-conspirador"

Hernández, quien ha sido presidente desde 2014, ha sido identificado como "co-conspirador" en varios casos de tráfico de drogas presentados por los fiscales de Nueva York. Hernández no ha sido acusado formalmente de ningún delito hasta el momento, y niega con vehemencia todas las acusaciones en su contra.

El gobierno hondureño no respondió al anuncio del proyecto de ley. Hernández siempre ha insistido que es víctima de una caza de brujas basada en mentiras de delincuentes confesos que buscan venganza o reducir su condena.

Su nombre surgió más recientemente en el caso del narcotraficante hondureño Geovanny Fuentes, quien será juzgado el próximo mes en Nueva York.

Fue nombrado también en el juicio por narcotráfico de su hermano, Juan Antonio 'Tony' Hernández, quien será sentenciado en Nueva York el 23 de marzo después de que fuera declarado culpable en 2019.

“Existe evidencia sustancial de que el presidente de Honduras Juan Orlando Hernández se ha involucrado en un patrón de actividad criminal y uso del aparato estatal para proteger y facilitar el narcotráfico, como lo ejemplifican tres casos de corrupción y narcotráfico de alto perfil ... en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York, en el que el presidente de Honduras fue designado como co-conspirador”, según el texto de la legislación, copia de la cual fue obtenida por Univision.


Los fiscales estadounidenses han acusado a Hernández en la corte de utilizar a oficiales militares y policiales hondureños para proteger a los narcotraficantes como parte de un plan para "utilizar el tráfico de drogas para ayudar a afirmar el poder y el control en Honduras".

Aliado de Trump

El presidente hondureño se desempeñó como un aliado clave del expresidente Donald Trump en su esfuerzo por detener el flujo de migrantes. De hecho, Los críticos acusaron a Trump de pasar por alto los supuestos vínculos de Hernández con el narcotráfico para satisfacer los objetivos de Estados Unidos.

El gobierno de Biden ha adoptado una estrategia radicalmente diferente, haciendo de la lucha contra la corrupción una prioridad clave, además de anunciar un plan para invertir 4,000 millones de dólares en Centroamérica, incluido Honduras, para abordar la pobreza y otras causas de la emigración.

“Estados Unidos no puede permanecer en silencio ante la corrupción profundamente alarmante y los abusos contra los derechos humanos que se están cometiendo en los niveles más altos del gobierno hondureño”, dijo el Markey, el senador de Massachusetts. “El hecho de no responsabilizar al presidente hondureño Juan Orlando Hernández, a los funcionarios nacionales y a los miembros de la policía y el ejército por estos delitos alimentará la pobreza y la violencia generalizadas y obligará a más familias a huir de sus comunidades en busca de seguridad”, agregó.

“Este proyecto de ley destaca los problemas evidentes que con demasiada frecuencia han sido excusados por la administración estadounidense. La corrupción desenfrenada y las violaciones de los derechos humanos que impiden que el pueblo de Honduras construya un país seguro y próspero ”, dijo Leahy, el senador de Vermont.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés