null: nullpx

La protesta en Nicaragua se traslada a los centros comerciales en medio de la ilegalización de la rebelión ciudadana

El cierre de los espacios para la protesta pacífica son asfixiados por completo por el gobierno sandinista: ciudadanos ya no pueden manifestarse en las calles ni en las iglesias… y ahora la persecución incluye los centros comerciales, dañando aún más la golpeada economía de este país.
18 Nov 2018 – 11:14 AM EST

MANAGUA, Nicaragua.- La presencia de los policías resultó extrañísima en Galerías Santo Domingo, uno de los principales centro comerciales de Managua. Los oficiales rondaban los pasillos del Mall, en especial el patio de comida rápida. Los clientes miraban atónitos el insólito despliegue policial adentro del establecimiento, donde la única presencia armada usual es la de los guardias de seguridad privada.

Sin embargo, desde el domingo 11 de noviembre el gobierno de Daniel Ortega ordenó militarizar los centros comerciales de la capital nicaragüense para arrestar a opositores, quienes exigen la “liberación de los presos políticos”, justicia por los asesinados y la salida del poder del binomio presidencial Ortega-Murillo. Las fotografías y los videos de los oficiales coparon las redes sociales.

Tres días después del despliegue en los ‘Mall’, la Policía accionó su actuar represivo al capturar con violencia a dos personas en Galerías Santo Domingo. “Viva Nicaragua libre”, gritó Leónidas Luque Gonzáles al ver a los oficiales en el área de comidas rápidas, según los testigos. De inmediato, el ciudadano fue apresado. Las fotos y videos de la detención volvieron a copar las redes sociales.

Leónidas Luque Gonzales será acusado por el delito de “obstrucción de Funciones”, informó su abogada María José Rodríguez a Univision Noticias. Le otorgaron la medida de casa por cárcel. Para este 26 de noviembre fue programada su audiencia inicial de juicio.


“El muchacho opuso resistencia y los policías lo golpearon dentro de una tienda (...) cuando vimos lo llevaron sin camisa a la patrulla”, describió a Univision Noticias uno de los empleados de las tiendas de Galerías Santo Domingo, quien pidió anonimato.

Los oficiales se apostaron en las afueras del centro de compras desde antes del mediodía de este miércoles. Ingresaron al sector de comidas rápidas a la hora de almuerzo. “Simulaban que andaban comprando algo, pero que va… se llevaron a punta de golpes a esa persona”, relató un empleado de otro establecimiento.

Los despliegues policiales en Galerías Santo Domingo, Metrocentro y otros centros de compra de Managua surgieron como respuesta a las protestas que ciudadanos han realizado en los Mall contra el gobierno de Daniel Ortega desde hace varias semanas.


Ante la ilegalización de las protestas en las calles en septiembre y el cierre de los espacios para manifestarse debido a la feroz persecución policial, los ciudadanos optaron por sonar matracas, cantar el himno nacional y gritar consignas en los centros comerciales.

Los “piquetes de protestas” fueron llamados “relámpagos” porque no duran más de dos minutos. Las breves intervenciones suelen realizarlas en las áreas de comida rápida, donde hay más concurrencia de personas. Han tenido gran impacto en las redes sociales y medios de comunicación nacionales. Estas manifestaciones pronto fueron detectadas por el radar policial que enfrenta cualquier atisbo de protesta contra el gobierno Ortega-Murillo.


El gobierno sandinista mantiene una actitud de cero tolerancia frente a la protesta pacífica. Ha logrado desarticular la rebelión cívica en las calles, que inició el pasado 18 de abril. La represión oficial ha causado más de 356 muertos, miles de heridos, más de 400 presos políticos y la salida masiva de aproximadamente 40,000 nicaragüenses a Costa Rica.

Para mantener neutralizada la protesta ciudadana, la Policía ha militarizado todas las ciudades del país. Hay vigilancia permanente en las principales avenidas, barrios, mercados y puntos de concentración, incluidas las iglesias. La dirigencia de la Iglesia Católica pidió a las personas no protestar en la Catedral de Managua, que durante el periodo álgido de las protestas abrió sus puertas a la rebelión ciudadana. Actualmente, el gobierno de Ortega mantiene una campaña de desprestigio y ataques contra la institución religiosa y en específico contra el obispo Silvio Báez.

Policía justifica militarización en ‘Mall’

El 12 de noviembre la Policía emitió un comunicado anunciando el “Plan Especial Nicaragua en Paz, Armonía y Buena Voluntad”, que justifica la militarización de los centros comerciales. “Conlleva el fortalecimiento de acciones policiales preventivas, vigilancia y patrullaje en barrios, paradas, terminales de buses, parques, mercados, centros comerciales y destinos turísticos”, detalló la cuestionada institución.

La administración de Galerías Santo Domingo también publicó un comunicado aclarando que no solicitaron la presencia de la fuerza pública. “Han causado preocupación y temor a nuestros inquilinos, visitantes y colaboradores, por lo que estas acciones no se han realizado con el consentimiento de los propietarios y administradores de este centro comercial”, afirmaron.

Ciudadanos instaron a través de las redes sociales a los dueños de los centro comerciales cerrar las puertas a los oficiales. Alberto Novoa, abogado y exprocurador de Nicaragua, dijo a Univision Noticias que no existe ley alguna que prohíba el ingreso de la Policía a un centro comercial.

Según el jurista, se trata de un “ámbito difícil”: “Son propiedad privada pero son espacios públicos. No hay ninguna norma que diga ‘nos reservamos el derecho de admisión’. No hay restricción para la entrada de nadie”, explicó.

El exprocurador aseguró que lo “cuestionable” del actuar policial son las requisas y las detenciones ilegales en los centros comerciales, pero ese “es un método que ejercen en todo el país”, aclaró.

Sector comercio resiente represión

Los empresarios privados han alertado que estas prácticas, lejos de abonar a la resquebrajada economía de Nicaragua provocada por la crisis sociopolítica, solo contribuyen a desanimar el sector comercio, uno de los más golpeados junto al sector turismo y construcción.


La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) detalla en su más reciente informe que 417,000 trabajadores han perdido su empleo desde el mes de abril. Además, pronostica que la economía se contraerá entre un 5.2% y 8.7% en 2019.


“Desde el sector privado consideramos que la presencia policial en los centros comerciales no está abonando a recuperar la confianza de los inversionistas ni tampoco está contribuyendo a generar un clima de paz y reconciliación efectiva”, señaló el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep). “Urgimos a que cese cualquier muestra de represión en contra la ciudadanía y en contra el sector privado y que se comience a buscar soluciones para salir de la crisis sociopolítica de una forma pacífica”, agregó este sector gremial.

Después de la parte más cruda de la represión, Nicaragua se encamina poco a poco a una “normalidad” vendida por el gobierno, pero que en realidad está signada por la persecución policial selectiva. Eso ha impactado notablemente en la afluencia de personas a los centros comerciales, y otras actividades económicas.

Navidad deprimida para el comercio

En las vísperas del llamado Viernes Negro y Navidad, los centros comerciales de Managua (donde están los más grandes de Nicaragua) lucen deprimidos, en comparación a años anteriores. Se trata de la época de mayor bonanza para los comerciantes pero el panorama actual es desalentador. En Galerías Santo Domingo la mayoría de restaurantes en el Food Court han sido cerrados.

En cambio, desde el gobierno la directriz es aplacar con fuerza cualquier intento de protesta. En las calles de Managua, la alcaldía de la capital coloca el rimbombante ornato navideño diseñado por la vicepresidenta Rosario Murillo. La estructura más grande la colocan sobre el memorial que los ciudadanos levantaron en homenaje a las víctimas de la represión. Las flores, las banderas azul y blanca, y las cruces con los nombres de las más de 350 asesinados por policías y paramilitares han sido arrasadas por la maquinaria que trabaja a prisa colocando luces de colores en un país de luto.

📷 Masaya, una ciudad tomada por paramilitares del gobierno de Ortega en Nicaragua

Loading
Cargando galería
Publicidad
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.