null: nullpx

En una entrevista inédita, Daniel Ortega vende una realidad paralela de la crisis en Nicaragua

El presidente negó controlar a los paramilitares, grupos armados afines al gobierno que actúan conjuntamente con la policía, y dijo que en realidad están financiados por la oposición y por el narcotráfico. Además, descartó el adelanto de elecciones porque generarían "inestabilidad" y pidió respeto a EEUU. Se trata de una de las pocas entrevistas que Ortega ha ofrecido en los 11 años que lleva en el poder.
24 Jul 2018 – 9:57 PM EDT

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, concedió este lunes una entrevista a la cadena estadounidense Fox News que sorprendió casi tanto por lo poco común que es verlo conversar con un periodista como por el lugar que eligió para hacerlo: un medio conservador estadounidense y el canal de cabecera del presidente Donald Trump.

En los pocos más de 10 minutos que habló con el corresponsal político Bret Baier por teleconferencia y con la mediación de un traductor, el mandatario mostró su propia visión de lo que sucede en Nicaragua que difiere considerablemente de lo que han reportado grupos de derechos humanos, organismos internacionales y medios independientes sobre la crisis política que vive ese país. Esas organizaciones aseguran que la represión a las protestas ciudadanas ha dejado más de 300 muertos en tres meses, la mayoría a manos de la policía y paramilitares afines al gobierno.

Sin embargo, Ortega negó controlar a los paramilitares y dijo que en realidad están organizados por la oposición y financiados por narcotraficantes y otros grupos.

"Son fuerzas que responden a organizaciones políticas, algunas están en la Asamblea Nacional. Son miembros del Partido Liberal y de otros que se han negado a participar en las elecciones", aseguró el presidente, quien calificó a los manifestantes de "terroristas", los identificó con los paramilitares y los acusó de atacar "instituciones del estado, de la policía y a familias que se identifican como sandinistas" y de estar detrás de los bloqueos en el país y del arresto de ciudadanos.


En las últimas semanas, en las calles de Nicaragua comenzaron a verse grupos de paramilitares que trabajan conjuntamente con la policía para desarticular las barricadas que habían levantado los ciudadanos en protesta al gobierno de Ortega.

Frente a la versión que presentó Ortega en Fox News, las organizaciones de derechos humanos acusan al gobierno de estar tras esos grupos que han cargado contra los ciudadanos que estaban tras los tranques y han secuestrado a algunos de los que estaban tras ellos para después encarcelarlos. Esos hombres armados y que cubren sus rostros con pasamontañas también han tomado el control de ciudades como Masaya donde ahora los vecinos tienen que hacer su vida cotidiana vigilados por ellos.

📷 Masaya, una ciudad tomada por paramilitares del gobierno de Ortega en Nicaragua

Loading
Cargando galería


Ortega también dijo que desde hace una semana ya no hay "disturbios" en Nicaragua. "Lo que hay es una normalización del país y luego algunas actividades de manifestaciones tanto en contra como a favor del gobierno", sostuvo el presidente.

No obstante, el pasado martes, una operación conjunta para desarticular las barricadas que habían levantado los ciudadanos que se rebelan al gobierno de Daniel Ortega en Masaya dejó al menos cinco muertos, mientras que decenas de manifestantes se vieron forzados a huir escapando de lo que las organizaciones de derechos humanos denominan "caza de brujas" de los paramilitares contra las personas que estaban tras los tranques.

Un día antes de ese ataque, en Managua enterraban a Gerald Vázquez López, un estudiante que murió el fin de semana anterior de un balazo en la cabeza en la iglesia Divina Misericordia, donde se refugiaba junto con otros compañeros de la Universidad Nacional de Nicaragua (UNAN-Managua). Esa muerte también contradice lo que el presidente nicaragüense contó en la entrevista con Baier en la que aseguró que "ningún nicaragüense murió en ninguna iglesia".

"Ninguna de las manifestaciones pacíficas ha sido atacada", aseveró el presidente quien también afirmó que "no hay persecuciones a la iglesia católica".

"Adelantar elecciones crearía inestabilidad"

El corresponsal político de Fox News también le preguntó al presidente de Nicaragua por la posibilidad de adelantar elecciones a marzo de 2019, como le han pedido algunos organismos internacionales, pero Ortega aseguró que eso "empeoraría las cosas".


"Es algo que he escuchado, pero no he dicho que vayamos a adelantar elecciones. Más bien adelantarlas crearía inestabilidad, peor aún en estas condiciones", apuntó.

Ortega, que en 1979 fue uno de los líderes al frente de la revolución popular de izquierda contra Anastasio Somoza, también descartó que su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo y él piensen en crear una dinastía y rechazó la comparación que hacen los manifestantes de él con el dictador al que derrocó ese movimiento. "Yo fui elegido por votos. Hay periodos electorales y el mío acaba en 2021", dijo.

Preguntado por Baier por qué mensaje le mandaría a Donald Trump, Ortega recordó que las relaciones bilaterales entre Nicaragua y Estados Unidos han sido "muy dolorosas" y que no quiere que la historia se repita.

"Somos un país pequeño, pero merecemos respeto como cualquier estado de EEUU sin importar lo pequeño que sea", dijo Ortega y pidió que el Congreso piense cuidadosamente antes de incrementar las sanciones a su gobierno. "Ha sido una campaña de mentiras, de terribles mentiras, para tratar de dañar la imagen de Nicaragua", añadió.

La crisis en Nicaragua estalló cuando el presidente decretó una reforma del sistema de seguridad social que redujo los beneficios y aumentó los impuestos, pero la fuerte represión a las promeras protestas se transformó en un levantamiento popular que exige el fin de su gobierno.

Una vida en fotos: Daniel Ortega, de revolucionario marxista a autoritario corporativo

Loading
Cargando galería
Publicidad