null: nullpx

El presidente Michel Temer será investigado por negociar supuestos sobornos con Odebrecht

La corte suprema de Brasil autorizó que el presidente sea investigado en el marco de la Operación Lava Jato por el supuesto traspaso de 3.5 millones de dólares de la constructora Odebrecht al partido del mandatario, el PMBD.
2 Mar 2018 – 1:46 PM EST

SAO PAOLO, Brasil.- Su nombre se había escuchado en más de una ocasión pero hasta el momento no le habían investigado formalmente en la Operación Lava Jato. Sin embargo este viernes el juez del Tribunal Supremo Federal (STF), Edson Fachin, autorizó incluir al presidente Michel Temer en la denuncia donde se investigan supuestos sobornos de la constructora Odebrecht al partido del mandatario, el Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

El juez Fachin ha otorgado sesenta días más a la Policía Federal para continuar con las investigaciones. La denuncia investiga una cena realizada en mayo de 2014 en el Palacio de Jaburu —residencia del entonces vicepresidente Temer— con el empresario Marcelo Odebrecht donde supuestamente se habría discutido una transferencia ilícita de tres millones y medio de dólares para el PMDB.

No sólo el máximo representante del Ejecutivo del país está siendo investigado, también dos de sus ministros: Eliseu Padilha a cargo de la Casa Civil, y Wellington Moreira Franco, en la Secretaría General de la República son objeto de la denuncia.

La investigación se abrió el pasado mes de marzo gracias a las delaciones de dos ejecutivos de la constructora que confirmaron supuestos sobornos de Odebrecht pagados a la Secretaría de Aviación Civil que entre 2013-2015 dirigían Padilha y Moreira Franco. Esta semana la fiscal general, Raquel Dodge, solicitó la inclusión de Temer en la investigación tras escuchar el testimonio de Claudio Melo Filho, exdirector de Odebrecht.

En su declaración Melo Filho aseguró que el presidente brasileño participó de la cena en la que se discutieron los valores a ser transferidos al partido y según relató Dodge, también habría confirmado que “Eliseu Padilha era el encargado de hacer los tratos con agentes privados y descentralizar las recaudaciones financieras de Odebrecht, además de haber dejado claro en nombre de su vicepresidente —entonces Michel Temer— que usaría su peso político para conseguir lo que solicitaran”.

Investigado, a pesar de la inmunidad presidencial

Cuando se inició esta investigación, en marzo de 2017, el entonces fiscal general, Rodrigo Janot, decidió no incluir al mandatario brasileño en la denuncia ya que se referían a supuestos crímenes anteriores a su mandato. La Constitución brasileña dice que durante el mandato presidencial, el jefe del Ejecutivo no puede ser responsabilizado por actos extraños a su ejercicio en funciones.

Sin embargo, la nueva fiscal, Raquel Dodge, alegó esta semana ante el juez Fachin que independientemente de no poder responsabilizarlo, el mandatario debía ser investigado para “evitar que se pierdan pruebas”.

El juez del Tribunal Supremo Federal encargado de la Operación Lava Jato concordó con la interpretación de Dodge: “La inmunidad temporal que vemos en el texto constitucional se refiere a impedir la responsabilidad por actos extraños a sus funciones; pero incluso en esa hipótesis (la de actos extraños al ejercicio en funciones) cabría proceder con la investigación, para evitar que se disipen pruebas, valiendo la protección constitucional apenas en lo relativo a la responsabilidad, y no de cara a la investigación criminal en sí”, señaló el juez Fachin.

En el último año Michel Temer ha sido investigado en dos ocasiones por la Fiscalía General de la República por otras dos denuncias relacionadas con la operación Lava Jato. En ambas oportunidades la Cámara de los Diputados votó a su favor y le salvó de ser denunciado e investigado formalmente por el Tribunal Supremo Federal (STF).

Actualmente el líder del Ejecutivo también es investigado en otra denuncia que tramita el Supremo por supuestas irregularidades en un decreto sobre el área portuaria que el mandatario firmó en mayo de 2017 y que benefició a la empresa Rodrimar. Hasta el momento el Palacio de Planalto no ha querido dar declaraciones sobre la nueva investigación en marcha.

Publicidad