null: nullpx
Coronavirus

Para esta madre soltera, la ayuda por coronavirus para indocumentados sería su único ingreso en dos meses

Isabel es una madre soltera de San José, tiene 3 hijos menores de edad y una nieta que dependen de ella. Al igual que miles en el Área de la Bahía, se quedó sin empleo cuando comenzó la pandemia de coronavirus y desde entonces las deudas no han parado de acumularse.
19 May 2020 – 07:22 PM EDT

SAN JOSÉ, California. - Llamar a la línea de ayuda para solicitar la ayuda por coronavirus para familias indocumentadas fue lo primero que Isabel Lozano hizo la mañana del lunes. Una llamada que repitió decenas de veces hasta perder la cuenta, pero jamás recibió respuesta.

Esos 500 dólares, parte del Fondo de Asistencia por Desastres para Inmigrantes (DRAI, por sus siglas en inglés), serían los únicos ingresos que Isabel conseguiría en dos meses, desde que perdió su trabajo.

Isabel es una madre soltera de San José, tiene 3 hijos menores de edad que dependen completamente de ella, pero al igual que miles de personas en el Área de la Bahía, se quedó sin su empleo de limpieza en un hotel cuando comenzó la pandemia de coronavirus y desde entonces las deudas no han parado de acumularse.

Por si fuera poco, también se convirtió en abuela justo cuando inició la crisis del covid-19. Su hija, de 15 años, acaba de tener a una bebé, la cual ahora también mantiene Isabel.

“Me toca comprar pañales, leche, y comida para la bebé. De por sí hemos vivido al día, cheque tras cheque para comer. Digo yo, el coronavirus vino a poner todo de cabeza. Ha sido bien difícil porque pues no tengo a alguien que me ayude. Si no hay trabajo, no hay dinero”, cuenta Isabel, quien actualmente se encuentra buscando trabajo no ha tenido suerte.

Su hija, Montserrat, dice que quisiera poder hacer más para ayudar, pero está cursando el décimo grado y aparte de cuidar a su bebé de dos meses, también debe cumplir con los estudios.

“Es la tarea o el trabajo, es estresante, yo de verdad quisiera hacer más pero no se puede. Mi mamá se estresa más de que no tiene dinero y de que no puede comprar lo que ocupa, nada más lo que tiene lo ahorra para la renta”, señala la menor mientras carga a su recién nacida en brazos.

Entre los gastos que esta familia no sabe cómo cubrir está la renta de $1,650 que pagan por su apartamento de una recámara, que los obliga a vivir en el hacinamiento: Isabel, sus 3 hijos y su nieta recién nacida duermen en la misma habitación. Es por eso que los $500 que se repartirán a través de una red de organizaciones le ofrecerían un respiro.

“Yo estaba contenta, dije yo, pues vamos a recibir ayuda para pagar la renta. Pero ahorita pues frustrada y triste, porque digo, no me van a ayudar”, cuenta Isabel, y agrega que por la frustración no sabe si seguirá intentando comunicarse a la línea directa de ayuda, a pesar de que las organizaciones aseguran que los fondos continúan disponibles.

Esta madre de familia asegura que fue tanta su desesperación que fue personalmente a las oficinas de Caridades Católicas en el condado de Santa Clara, donde se encontró con muchas personas pidiendo información. A todos les respondieron que la única forma de solicitar la ayuda es através de la línea directa.

Armarse de paciencia


El programa de ayuda económica para indocumentados afectados por el coronavirus en California arrancó este lunes en medio de fallas técnicas y la frustración de cientos de miles de inmigrantes que no pudieron comunicarse con las organizaciones encargadas de repartir la ayuda.

Y es que la extrema necesidad de un alivio económico hizo que el volumen de llamadas simplemente rebasara las capacidades de las organizaciones elegidas como intermediarias, las cuales recurrieron a sus redes sociales para calmar la ansiedad de los solicitantes y asegurarles que la mejor herramienta en estos momentos es “armarse de paciencia”.

“Hemos resuelto las dificultades técnicas con nuestra línea telefónica DRAI y agradecemos sus llamadas. Estamos experimentando una demanda muy alta y es posible que deba volver a llamar para solicitar asistencia (…) Le damos las gracias por su paciencia y comprensión”, escribió Caridades Católicas en su página de Facebook, quienes están encargados de recibir solicitudes en la Bahía de San Francisco.

Las organizaciones sin fines de lucro están trabajando a marchas forzadas desde que arrancó el programa y aseguran que los fondos para los indocumentados continúan disponibles, además de que la entrega de ayuda estará vigente hasta el 30 de junio. Sin embargo, el número de solicitudes que se podrán procesar cada día es limitado.

El Instituto de Políticas Públicas de California estima que unos 2.6 millones de indocumentados viven en el estado, por lo que apenas el 6% de los inmigrantes sin papeles en el estado podrán acceder al alivio económico por coronavirus.

El fondo de 75 millones de dólares se repartirá entre 150,000 inmigirantes sin papeles y estará vigente hasta el 30 de junio o hasta que los recursos se agoten. Sin embargo, las organizaciones participantes aseguraron que esto no ocurrirá de manera inmediata debido al limitado número de personas que pueden atender en un día.

Sigue nuestra cobertura sobre la pandemia y encuentra los recursos que ofrecen las autoridades y las organizaciones no lucrativas para sobrevivir a la crisis del coronavirus:

Por qué más de 2 millones de indocumentados no alcanzarán el cheque por coronavirus en California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés