null: nullpx
Coronavirus

California enviará cheques de hasta $1,000 dólares a los indocumentados afectados por el coronavirus

La medida anunciada por el gobernador Gavin Newsom otorgará un solo pago en efectivo a cerca de 150,000 indocumentados en el estado. El beneficio estará limitado a $500 por adulto con un tope de $1000 por hogar, recursos que se podrán solicitar “a partir del próximo mes”.
Publicado 15 Abr 2020 – 04:41 PM EDT | Actualizado 17 Abr 2020 – 12:37 PM EDT

Actualización: El gobernador Gavin Newsom aclaró que los inmigrantes indocumentados que reciban el beneficio económico, no deberán pagarlo en ninguna forma cuando termine la pandemia de coronavirus. Indicó además que la lista de organizaciones que repartirán los fondos será publicada en español en la página web Covid19.ca.gov.

El gobernador de California anunció este miércoles que los indocumentados del estado recibirán un cheque de estímulo económico para aliviar los estragos financieros causados por la pandemia de coronavirus, que será similar al que el gobierno federal está entregando a los ciudadanos e inmigrantes con estatus legal en Estados Unidos.

Sin detallar cuándo se comenzarán a repartir los recursos, Gavin Newsom señaló que el estado cuenta con un fondo de 125 millones de dólares para beneficiar a las familias que, debido a su estatus migratorio, no califican para recibir el seguro de desempleo ni el estímulo federal en forma de cheque o reembolso bancario por parte del Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS, por sus siglas en inglés).

La medida sin precedentes otorgará un solo pago en efectivo a cerca de 150,000 indocumentados en California. El beneficio estará limitado a $500 por adulto con un tope de $1000 por hogar, recursos que se podrán solicitar “a partir del próximo mes”.

El estímulo económico anunciado por el gobernador representará un muy necesario alivio para una comunidad que conforma el 10% de la fuerza laboral de California, principalmente en sectores considerados esenciales durante la pandemia de coronavirus como los trabajadores de limpieza, repartidores, jornaleros agrícolas, empleados de supermercados y de restaurantes.

Sin embargo, en regiones como Silicon Valley con condados como Santa Clara, San Francisco, San Mateo y Alameda en los que uno de cada tres residentes es inmigrante, el beneficio único de $1,000 apenas les dará un respiro considerando que el promedio del alquiler ronda los $3,000 para un departamento de dos recámaras.

Además, el fondo para indocumentados, que está conformado por 75 millones de las arcas del estado y 50 millones recaudados a través de donaciones, le llegará apenas al 17 por ciento de los 2.6 millones de indocumentados que viven en California, según datos del Instituto de Políticas Públicas de California.

Newsom adelantó que el dinero se repartirá a través de una red regional de organizaciones sin fines de lucro, que a su vez se lo harán llegar a las familias indocumentadas.

"El Sagrado Corazón está comprometido en seguir apoyando a las familias indocumentadas de nuestra región. Intentaremos tener acceso a cualquier recurso que esté disponible para asegurarnos que las familias indocumentadas puedan prosperar en Silicon Valley", dijo Poncho Guevara, director ejecutivo de la organización.

Aún no está claro a partir de cuando las organizaciones comunitarias comenzarán a tener acceso a los recursos ni cuál será el proceso para que los inmigrantes sin papeles puedan iniciar su solicitud. Tampoco se sabe cómo se manejará -a nivel local y estatal- la casi inevitable saturación de pedidos de ayuda, si se toma en cuenta que más de 2 millones de personas sin estatus legal no alcanzarán el beneficio.

Se espera que en los próximos días se desarrolle ese marco logístico para hacer llegar el dinero a las familias. El estado podría aprender del modelo del gobierno federal o desarrollar uno propio que sea más funcional. Por ejemplo, el gobernador adelanto que a partir de hoy los pagos por desempleo en el estado llegarán en un periodo máximo de 48 horas.

“California es el estado más diverso del país. Todos los californianos, incluidos nuestros vecinos y amigos indocumentados, deben saber que California está aquí para ayudarlos durante esta crisis. Estamos juntos en esto”, señaló Newsom.

La nueva normalidad en California


El gobernador de California detalló su plan para reactivar la economía paralizada por la pandemia de coronavirus y levantar el toque de queda a nivel estatal, el cual comprende seis indicadores que se deberán cumplir de forma rigurosa antes de que los californianos puedan regresar a lo que será “la nueva normalidad”.

Al hacerlo, Newsom enterró sin querer las esperanzas de miles o tal vez millones de residentes que, desde el lunes, cuando se anunció el proyecto conjunto con Oregón y Washington, anticipaban que la “apertura” sería más inmediata, tomando en consideración que las autoridades de salud de todos los niveles coinciden en que la curva de contagios de covid-19 se continúa aplanando.

El gobernador explicó que el proceso para relajar la orden de confinamiento en casa y permitir la operación de nuevos negocios “llevará varias semanas” o “incluso meses”, y todas las decisiones que se tomen estarán basadas “en la ciencia y no en la política”. El plan refleja lo complejo que será reactivar la economía de California, catalogada como la quinta más potente del mundo, y retomar la vida pública como se conocía antes de la pandemia de coronavirus.

“Vemos la luz al final del túnel (…) Ustedes han aplanado la curva (de contagios de coronavirus). El modelo ha cambiado”, dijo el gobernador con un optimismo mesurado durante su mensaje.

Pero el gobernador también dejó en claro que el éxito del plan dependerá en gran medida de los gobiernos locales, quienes serán los que determinen cómo y cuándo se implementarán los cambios que se hagan a nivel estatal.

Aún no se sabe cuándo comenzará la “nueva normalidad” para California, pero ya existe un bosquejo de cómo lucirá y cuáles serán algunos de los principales ajustes que los 40 millones de residentes en el estado tendrán que hacer a sus vidas cotidianas.

Para la California pos-pandemia, el gobierno prevé que los restaurantes y establecimientos para comensales reabran con un menor número de mesas, el uso de mascarillas en público será una práctica común y existirán nuevas oportunidades -tal vez a través de la tecnología- para mitigar la propagación del coronavirus.

En las escuelas, por ejemplo, el próximo ciclo escolar podría tener clases más reducidas para mantener el distanciamiento social, así como periodos de receso escalonados para limitar las aglomeraciones de estudiantes e incluso cambios en las actividades extracurriculares y deportivas que tengan como objetivo controlar el virus.

“En algún momento tendremos que modificar nuestro toque de queda. A medida que contemplamos reabrir algunas partes de nuestro estado, debemos seguir guiados por la ciencia y los datos, y entender las cosas serán distintas de antes”, dijo Newsom.

Si quieres seguir nuestra cobertura sobre la pandemia de coronavirus y tener más recursos al alcance de tu mano, puedes visitar cualquiera de los siguientes enlaces:


Por qué más de 2 millones de indocumentados no alcanzarán el cheque por coronavirus en California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés