null: nullpx
Cargando Video...

Rubí Capítulo 9

Univision1 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

[música]

héctor: ¿qué ocurre?

rubí: mi hermana encontró

a mi mamá tirada en el piso.

se la llevaron a urgencias.

héctor: y ¿cómo está?

rubí: no saben todavía.

héctor: tu mamá

es una mujer fuerte.

rubí: tengo que ir a méxico.

héctor: ¿para qué?

¿tú eres médico?

no vas a ser de mucha ayuda.

rubí: es mi mami,

tengo que estar con ella.

héctor: no, el que tiene

que estar con ella es su médico.

rubí: tengo que estar con ella,

es mi mamá.

héctor: lo siento, no insistas,

pero no vas a viajar a méxico.

rubí: así me termines

de reventar la cara,

me voy a ir.

héctor: [chista]

deja el drama.

eso fue por tu culpa,

tú te lo buscaste.

y recuerda que esta noche

tenemos una invitación.

rubí: no voy a ir contigo

a ningún lugar.

héctor: es un compromiso

con gente importante,

ya les confirmé.

así que vamos.

rubí: ¿no te importa

que me vean así

que me reventaste la boca?

héctor: ve a maquillarte,

nos vamos pronto.

rubí: yo nada más

me quiero ir a méxico

a ver a mi mamá, por favor.

héctor: ya a estas horas

la están atendiendo,

deja que los médicos

hagan su chamba

y, luego, ahí sí vemos

si tiene sentido que viajes.

apúrate.

[pitido]

alejandro: ¿ya la estabilizaron?

>> apenas, trae la presión

muy alta.

alejandro: ¿estudios?

ella es la mamá de rubí.

>> no, pues, con razón.

alejandro: es un infarto.

al quirófano, rápido, vamos,

vamos, vamos, vamos, vamos.

[celular: música]

rubí: me reventó la boca

a media conversación.

loreto: voy a llamar

a la policía de españa

para que vayan a rescatarte.

rubí: no vas a hacer

nada de eso.

loreto: lo que pasó

es gravísimo, rubí.

¿de verdad vas a dejar

que te trate así?

sal corriendo de ahí,

por favor.

rubí: no,

voy a seguir con mi plan.

loreto: yo no me voy a quedar

de brazos cruzados sabiendo

que ese tipo te puso

un dedo encima.

rubí: oye, bebé, hay algo

con lo que quiero que me ayudes.

¿puedes ir a checar

cómo está mi mamá?

loreto: ¿no estaba

con tu hermana?

rubí: sí, está con ella,

pero ya sabes cómo es cristina,

no me cuenta nada.

necesito saber

cómo está mi mamá ahorita.

loreto: ok, ok,

tranquilízate, ¿sí?

ya voy para la clínica.

rubí: ¿te puedes asegurar

de la vea alejandro,

por favor?

loreto: sí, sí, sí, está bien,

pero, a ver, por favor, cuídate.

ese esposo tuyo

es un "celópata" violento

y no hay nada más peligroso

que eso.

por favor, cuídate.

héctor: cambia la cara, mi amor.

vamos a disfrutar

de la noche, ¿sí?

rubí: esta es mi cara

cuando se está muriendo mi mamá.

héctor: [resuella]

si llega a pasar algo malo,

te van a llamar a ti.

rubí: yo voy a estar

a un océano de distancia.

héctor: no puedes ser

tan pesimista.

rubí: no puedes ser tan patán.

héctor: rubí, esta pareja

va a invertir

en un proyecto millonario.

rubí: ¿tienes idea

de lo que me vale tu proyecto?

me paso tu proyecto por el--

héctor: bienvenidos.

teresa: hola.

héctor: sócrates.

teresa.

teresa: ¿qué tal?

encantada.

héctor: qué bueno verlos,

por fin.

sócrates: sí, después de semanas

mandándonos mails,

ya era hora

de que nos viéramos las caras.

teresa: pues sí.

héctor: es un verdadero placer,

teresa.

teresa: sí, sí.

oye, tu mujer

es mucho más bella

de lo que yo pensaba, madre mía.

hola.

tú eres la famosa rubí, ¿no?

rubí: hola.

¿soy famosa?

sócrates: pues, este hombre

no para de hablar de ti.

rubí: mm, si vieran

lo lindo que hablo yo de él.

sócrates: [ríe]

bella y con sentido del humor,

estupenda combinación.

héctor: siéntense, por favor.

teresa: gracias.

héctor: mesero.

traiga una botella

de su mejor champaña

y un show de flamenco

inolvidable

para mis invitados.

ambos: gracias.

héctor: gracias.

teresa: qué bonito

eso que llevas.

lo del colgante,

qué bonito.

rubí: mm, qué linda.

gracias.

teresa: ¿es--es un reloj?

fernanda: se me acabó

la batería,

estoy aburrida.

y ahora, ¿qué hago?

cristina: [resuella]

es que esto

no es un lugar para una niña,

pero no tengo quién me la cuide

y yo no me puedo ir de aquí.

cayetano: ya, tranquila,

yo la cuido,

déjame llevarla a la casa.

cristina: ¿en serio?

cayetano: sí.

de verdad, no te preocupes,

para nada.

mira, la llevo a la casa,

le preparo algo de comer

y espero a que se duerma.

en serio.

cristina: eres un ángel.

mi amor, cayetano

te va a llevar a la casa

para que descanses

y comas algo rico,

¿qué te parece?

fernanda: no, yo me quiero ir

con "abu".

cristina: mi amor,

abu está enfermita

y todavía no se puede

ir a la casa.

fernanda: entonces, no me voy.

cayetano: ah, ¿no te vas a ir?

mm, y si te dejo manejar,

¿te vas a ir conmigo?

fernanda: sí,

¿me vas a dejar manejar?

cayetano: sí.

y si lo haces bien,

pasamos a una nevería

y te voy a comprar

dos helados, dos.

uno para ti

y el otro para ti también.

fernanda: sí, vámonos.

cayetano: vamos, pues.

te aviso cuando llegue.

fernanda: adiós, mami,

hasta nunca.

cristina: [ríe]

[música]

[pitido]

[música]

>> ♪ ay...

ay, ay...

que con ella...

yali, yali, yali

yali, yali, yali

yali, yali anda

anda

fuego ♪

>> [aplauden]

loreto: [resuella]

¿cristina pérez?

cristina: ¿nos conocemos?

loreto: tú a mí no,

pero yo a ti sí,

te conozco por fotos.

soy loreto mata,

el mejor amigo de tu hermana.

cristina: mucho gusto.

loreto: me contó lo de tu mamá.

¿cómo está?

cristina: pues,

tenemos que esperar,

aún no sabemos nada.

hablé con ella, ¿no te dijo?

¿o te mandó porque no confía

en lo que le dije?

¿es eso?

loreto: no, no, no, no, no,

¿cómo crees, cómo crees?

yo insistí en venir.

a mí me preocupa mucho

doña refugio.

rubí es como una hermana

para mí.

pues, tú y yo también podemos

ser hermanas, ¿no?

cristina: solo nos queda

esperar.

loreto: ay, no te preocupes,

yo espero contigo.

sé muy bien cómo esperar,

llevo años esperando

un buen marido.

[ríe]

cristina: ya sé por qué eres

amigo de rubí.

héctor: ¿adónde vas?

rubí: al baño.

teresa: la paella.

sócrates: qué rica.

héctor: ¿qué hicieron

en la barra?

sócrates: he pedido un vino...

héctor: ¿cuál, cuál, cuál,

a ver?

sócrates: es un rioja secreto,

espérate que lo vea.

héctor: amo el rioja.

teresa: es que también

está en méxico.

héctor: confío.

sócrates: me apuesto

lo que quieras

a que te va a encantar.

héctor: listo.

sócrates: a que sí.

teresa: qué buena pinta, ¿eh?

sócrates: vamos a comer.

teresa: ¿sí?

esperamos a--a rubí, ¿no?

héctor: eh...

ya viene, no--no, no, empiecen.

sócrates: ¿seguro?

héctor: sí, sí, sí, sí.

sócrates: yo voy a empezar

porque esto frío

ya no es lo mismo.

mm, está buena, ¿eh?

rubí: ey, qué bueno

que me contestas,

perdóname que es tan tarde.

lucas: no te preocupes,

soy un animal nocturno.

rubí: héctor

se puso violento otra vez.

lucas: noticia vieja.

¿te hizo algo?

rubí: me pegó.

lucas: ¿estás bien?

rubí: no.

[música]

héctor: teresa.

teresa.

teresa: ¿qué?

héctor: ¿podrías ir al baño

a ver cómo está rubí, por favor?

teresa: ¿ahora,

en medio del espectáculo?

sócrates: ¿qué pasa?

teresa: espérate un poco.

héctor: le estoy pidiendo

por favor a teresa

si puede ir al baño

a ver cómo está rubí,

porque se estaba sintiendo mal.

teresa: pero que si ella

hubiera querido ayuda,

me la hubiese pedido, ¿no?

digo yo.

héctor: sí,

pero no se lo debería

decir a ustedes,

pero estaba tomando

una medicación

y no le estaba cayendo

muy bien, sí.

sócrates: no seas cotilla

y ve al baño

a ver si necesita algo.

salud, amigo.

lucas: ¿dónde estás?

voy a buscarte

y vamos a denunciarlo

a la policía.

rubí: no, no, no, no.

tengo ahorita más problemas.

mi mamá está muy grave

en méxico

y héctor no me quiere

dejar ir a verla.

lucas: ok.

¿cuándo quieres irte?

rubí: mañana en el primer vuelo.

lucas: eso significa

que quieres dejar a héctor.

rubí: sí, me voy a divorciar.

necesito un favor.

lucas: no te preocupes,

yo hablo con mi abogado

para iniciar los trámites

lo antes posible.

rubí: gracias.

me gustaría divorciarme ya,

a partir de mañana.

lucas: ¿rubí?

rubí, ¿estás ahí?

cristina: ¿cómo está mi mamá?

alejandro: recuperándose.

cristina: y ¿qué le pasó?

alejandro: fue una cardiopatía

isquémica

por una obstrucción coronaria.

cristina: y ¿eso qué significa?

loreto: que le dio

un infarto, ¿no?

alejandro: así es.

le hicimos un cateterismo

y le implantamos un estent,

que es como una maya.

cristina: ¿eso quiere decir

que está fuera de peligro?

alejandro: mira, cristina,

la situación es crítica.

las próximas 48 horas

son decisivas

y, por lo mismo,

tenemos que hospitalizarla

para que se quede

en observación.

todo lo que pasó

fue--fue muy complicado

y no sabemos

si la vaya a librar.

cristina: es que por qué

está pasando esto

si ella se toma

todas sus medicinas.

alejandro: ¿sabes si tuvo

algún evento de mucho estrés?

cristina: no,

solo sé que estaba con la niña.

alejandro: bueno,

vete a descansar.

yo aquí me quedo

con todo mi equipo.

cristina: muchas gracias.

alejandro: sabes que puedes

contar conmigo.

tranquila.

cristina: gracias.

loreto: "doc",

no nos han presentado.

yo soy loreto mata,

soy el mejor amigo de rubí.

me pidió que le agradeciera

por todo lo que ha hecho

por su mamá.

alejandro: eh, si me disculpas,

tengo un paciente esperándome.

con permiso.

cristina: propio, gracias.

teresa: [susurra]

¿vale?

sócrates: ya se hicieron

mejores amigas.

teresa: por supuesto.

héctor: ¿todo bien?a]

rubí: ¿no le dijiste

ninguna imprudencia a alejandro?

loreto: en el fondo,

me tuve que morder los codos

para no decirle

que tú también lo amas.

rubí: cállate, no digas eso.

loreto: ¿qué quieres

que le diga?

soy un romántico, ¿sí?

al final,

yo quiero que tú y él

terminen juntos.

¿qué hago?

rubí: qué babosadas,

no tengo tiempo para esto, ¿eh?

loreto: eso lo dice tu boca,

pero tu corazón

piensa muy distinto.

rubí: el único corazón

que me interesa ahorita

es el de mi mamá.

¿qué te dijo alejandro?

loreto: de la operación

salió muy bien,

pero todavía

no está fuera de peligro.

las próximas 48 horas

son muy importantes.

héctor: ¿con quién hablas?

rubí: ahorita te hablo.

loreto: sí.

rubí: ¿qué, ahora,

no puedo hablar

a ver cómo está mi mamá o qué?

héctor: no me hables así.

sócrates: pues, hemos pasado

una velada estupenda.

teresa: sí, vente.

oye, tú no te dejes, guapa,

que un poco de dignidad

siempre es necesaria.

¿vale?

que estés bien.

cayetano: a ver, bueno, pues,

a ver si es cierto,

enséñame el tuyo.

¿ella quién es?

fernanda: ay, pues,

es mi tía rubí.

la quiero "muchisisisisísimo",

es la mejor

del mundo "enterititititito".

cayetano: [ríe]

muy bien.

fernanda: ay,

aunque ya no vive aquí,

eso es lo malo.

cayetano: mm.

fernanda: ya la extraño mucho.

cayetano: vas a ver que pronto

la vas a ver.

[eco] pronto la vas a ver.

rubí: ¿estás bien?

fernanda: perdón.

rubí: te fuiste lejos.

fernanda: una pregunta...

si no hubiera sucedido

lo de su madre,

¿hubiera regresado a méxico

para escapar de héctor?

rubí: no lo sé.

a veces pienso

que el infarto de mi madre

fue su manera de salvarme.

las mujeres a veces

somos más cómodas que dignas.

fernanda: ¿no le parece

peligroso generalizar?

rubí: no te hagas la feminista,

muchachita.

te faltan muchos hombres

y mucha vida

para encontrar

tu verdadera naturaleza.

fernanda: yo no podría

privilegiar el dinero

antes que mi orgullo.

rubí: ¿alguna vez

te has dormido en el suelo?

¿te has despertado

sin nada de desayunar?

fernanda: sí.

rubí: y como eres

un espíritu tan grande,

no te importa.

fernanda: no la estoy juzgando.

rubí: me están juzgando

tus ojos.

fernanda: ¿por cuánto tiempo más

habría soportado

el maltrato de héctor?

rubí: el infarto de mi mamá

no nada más me salvó a mí,

salvó a héctor también.

[música]

[músic

rubí: ay.

me asustaste.

héctor: ey, ¿por qué?

¿qué estabas haciendo

que te asustaste tanto?

rubí: estaba--estaba viendo

qué bonita vista tenemos.

me voy a ir a correr al parque.

héctor: ¿para qué?

si aquí tenemos

un gimnasio superequipado.

no necesitas ir al parque.

rubí: no me puedes tener

encerrada en mi casa.

¿por qué no me mandas

a tu detective?

héctor: esa sí es

una muy buena idea.

rubí: de una vez dile

que tenemos cita

para hacernos el pelo

en la tarde.

y a ver cuándo te dignas

y me dejas ir a méxico

a ver a mi mamá.

héctor: según lo que entiendo,

tu mamá está mejor,

entonces, ya no tienes necesidad

de ir a méxico.

iremos, en todo caso,

cuando toque,

cuando yo pueda.

antes no, mi amor.

rubí: sí, patroncito.

¿me puede, por favor,

decir el veredicto?

¿puedo ir a correr o no puedo?

héctor: por supuesto, mi amor.

rubí: muchas gracias.

detective: ¡señora rubí!

¡señora rubí!

[jadea]

rubí: ¡ey!

[ríe]

perdóname, no te avisé

que veníamos a hacer ejercicio,

te hubieras vestido

para la ocasión.

sígueme,

te va a hacer bien

para tu pancita.

detective: [jadea]

lucas: guapa, ya voy llegando.

te veo en jardines isabelinos.

ok.

rubí: te veo en diez minutos.

[ríe]

ya.

[ríe]

lucas: [ríe]

felicidades, guapa,

lo hiciste en siete minutos,

un récord.

rubí: me moría de ganas

de llegar.

lucas: ¿sí?

¿vamos al aeropuerto?

rubí: por favor.

¿sabes lo que más me duele

de esto?

lucas: ¿qué?

rubí: mi clóset.

voy a dejar todas mis cosas,

los trajes que me regalaste.

lucas: por eso no te preocupes.

te voy a reemplazar

cada zapato, cada prenda

con una muchísimo mejor.

rubí: tú sí sabes

hablarle a una mujer.

detective: [jadea]

lucas: pedro,

vente por nosotros,

por favor.

sí, aquí estamos.

rubí: [ríe]

héctor: ¿cómo que se escapó?

¿no se supone que tú eres

el mejor detective de madrid?

¿dónde está?

¿con quién?

traeme a rubí de inmediato,

que para algo te pago, imbécil.

alejandro: no sabes

qué bien me cae la gente

que sigue leyendo el periódico,

¿sabes?

me parece increíble,

fantástico.

o sea, casi nadie lo hace.

sonia: y ¿qué?

¿me quieres matar

de una sobredosis de café o qué?

alejandro: apenas te he dado

15 en cuatro días.

sonia: sí, sí, ya veo

que me quieres mantener

bien despierta.

alejandro: es que nadie sabe

lo que pueda pasar más adelante.

vete a la página 10.

sonia: ¿perdón?

alejandro: mira,

ponle una cruz a la película

que quieras ver hoy en la noche

y pedimos todas las palomitas

que quieras.

toma.

sonia: ya veo

que estamos empezando

desde el principio,

con las saliditas al cine

y todo, ¿no?

alejandro: y es la idea, sonia.

cuaderno nuevo,

hoja en blanco,

sin tachaduras

y sin errores.

¿segura?

¿esa?

sonia: gracias por el café.

alejandro: un placer.

[música]

[música]

lucas: mi asistente

te va a acompañar

a mi avión privado

que te va a llevar a méxico.

ella te va a entregar

las llaves de mi casa.

tengo algunas cosas

que resolver aquí

y pronto te voy a alcanzar

en méxico.

rubí: está bien.

lucas: sé que estás pasando

por un mal momento

y no te voy a dejar sola.

rubí: qué bueno,

porque te asesino

si me dejas sola.

[celular]

hola.

>> hola, bienvenida.

rubí: gracias.

>> adelante.

alejandro: la operación

que le hicimos ayer

le salvó la vida,

pero aún no está

fuera de peligro.

cristina: o sea que todavía

no podemos celebrar.

alejandro: no, me temo que no,

cristina.

cayetano: pero usted

acaba de decir

que le salvó la vida.

alejandro: el infarto que le dio

fue significativo,

todo el tiempo que pasa

después de una operación

es crítico en la recuperación.

lo siento, pero así es.

el corazón es temperamental.

los dejo.

cristina: propio.

>> disculpe,

es que el señor ferrer garza

está en la puerta

y está un poquito alterado.

lucas: tranquila, mujer.

ábrele, no te va a pasar nada.

>> sí, ya mismo.

lucas: gracias.

>> adelante.

héctor: ¿dónde está rubí?

te hice una pregunta,

¿dónde está rubí?

lucas: no sé.

puedes buscar

debajo de la mesa,

debajo de la cama,

en el ático.

en el ático no,

porque no tengo ático,

pero fíjate que me gustan

los áticos, sí.

héctor: sabes que estoy seguro

de que la tienes

oculta en algún lado.

lucas: rubí es demasiado bella

como para ocultarla,

¿no se te hace?

además, mi especialidad

es la moda,

no el rapto de mujeres

mayores de edad

y ojo dónde pongo el énfasis,

héctor,

porque hasta donde yo entiendo,

rubí es mayor de edad

y dueña de sus actos.

héctor: no te quieras

pasar de listo conmigo

que te conozco muy bien.

lucas: ah, ¿sí?

y según tú, ¿qué soy?

¿un "brutazo"

de marca mayor o qué?

héctor: desde el primer momento

le pusiste el ojo.

lucas: no, por supuesto,

porque mi ojo está

donde está la belleza.

soy un esteta,

un amante del arte,

de la gracia, de la armonía,

eso es lo que soy.

héctor: [ríe]

estás cometiendo un error

que te puede salir muy caro.

lucas: querido amigo,

rubí no está conmigo.

y si me permites un consejo...

los celos ya están bastante

pasados de moda, sí.

héctor: se llevó el pasaporte,

se fue de la casa.

lucas: se hartó de vivir

contigo.

[ríe]

mi más sentido pésame, amigo,

mi más sentido pésame.

héctor: te voy a borrar

esa sonrisa de la cara.

[ríe]

tranquilo.

>> será un vuelo largo.

le traeré frutas y queso

durante el viaje.

póngase cómoda.

fernanda: en la mañana

salí superapurada

y olvidé unas pilas

y tuve que regresar

aquí al hotel.

sí, frank,

tengo que volver

a la entrevista.

mira, la verdad,

estoy muy ocupada,

yo creo que hablamos

en la noche, ¿sí?

sí, bye.

[celular]

ay, te dije que ahorita no me--

cristina: ay, mi hija,

quería platicar contigo,

pero si estás ocupada,

luego te llamo.

fernanda: perdóname,

pensé que era otra persona.

cristina: sí, mi hija,

lo que pasa

es que tuve una pesadilla

y, ay, me desperté muy inquieta.

fernanda: dime, ¿qué soñaste?

cristina: no, nada, mi hija,

luego te cuento.

y ¿cuándo regresas?

fernanda: no sé, pronto.

cristina: ¿pronto cuándo?

fernanda: mamá, deja de ser

tan "preocupona", por favor.

cristina: mi hija,

cuando tengas hijos

sabrás lo que se siente, ¿eh?

oye, y ¿cuándo

me vas a hacer abuela, eh?

¿frank ya fue a visitarte?

porque si no haces la chambita,

pues...

fernanda: tú nunca

vas a cambiar, ¿verdad?

mamá, frank está trabajando

y yo también.

y ¿sabes cuál es

la buena noticia?

que voy muy bien

en la entrevista.

no tienes ni idea

de la historia

que estoy escribiendo.

cristina: no lo dudo.

siempre supe

que ibas a ser importante.

desde chiquita

eras muy inteligente.

seguro ya no te acuerdas

de eso, ¿verdad?

fernanda: pero claro

que me acuerdo de esa época

y, sobre todo, de mi tía rubí.

cristina: y ¿a cuenta de qué

nombras a esa mujer?

fernanda: a cuenta de nada.

¿tú no has vuelto a saber

nada de ella?

cristina: no,

ni me interesa saber.

para mí,

a rubí se la tragó la tierra.

y tú tampoco deberías

de estar nombrándola, ¿eh?

después de lo que le hizo

a tu papá, fernandita.

[música]

[música]

fernanda: ¿me permite

comentarle algo?

rubí: se te ha vuelto costumbre.

fernanda: [ríe]

me sorprende que su vida

daba mil vueltas

y usted siempre caía parada.

ya había rechazado

la fortuna de héctor,

pero había conquistado

una fortuna mejor,

la de lucas.

rubí: gracias por el cumplido.

te voy a ser sincera,

me dio muchísima pena

dejar todo lo que había comprado

en el matrimonio.

bolsas carísimas,

zapatos preciosos.

pero tienes razón,

lucas me daba algo

que no tenía antes.

fernanda: entonces,

la verdadera prenda

eran los hombres.

rubí: [ríe]

me dices eso

y no sabes tu cara.

escandalizada.

fernanda: ¿el regreso a méxico

la hacía pensar en alejandro?

rubí: durante todo el vuelo

lo único que pensaba era eso,

que se salvara mi mamá

y que pudiera ver a la cara

a alejandro.

fernanda: entonces,

sí quería verlo.

rubí: sí, sí,

claro que lo quería ver.

pero estaba aterrada,

cada que lo veía,

me desordenaba la vida.

[llaman a la puerta]

alejandro: adelante.

sonia: alejandro.

alejandro: ¿pasa algo?

sonia: [resuella]

las flores, los--los cafés,

la invitación al cine,

todo--todo lo que estás haciendo

me--me tiene muy nerviosa,

alejandro.

mira, me--me aterra,

me aterra volver a caer

en la tentación,

enredarme contigo

y que no vuelva a funcionar

otra vez.

alejandro: y mi credibilidad,

por los suelos, ¿verdad?

sonia: es que me--me pone

muy nerviosa,

me pone muy nerviosa

ir contigo al cine esta noche

y--y estar pensando

durante toda la película

qué va a pasar después.

alejandro: pero--

sonia: bueno, bueno,

es que te lo juro,

estoy aterrada.

alejandro,

a mí me gusta el cine,

me encanta el cine.

me gusta ver una película,

me gusta disfrutar

a los actores,

me gusta concentrarme,

pero--pero contigo

no voy a poder.

por eso,

por eso prefiero esto.

así vamos liberando tensiones.

rosa emilia: ¿qué tiene

de divertido ese teléfono, mari?

maribel: [ríe]

es que estoy viendo

la cuenta de juanita

que es un éxito,

tiene más de 1.000 seguidores.

rosa emilia: ¿quién es juanita?

maribel: mamá, juanita es

mi pierna de titanio.

rosa emilia: ¿cómo?

maribel: ve esta foto

de perfil.

[ríe]

rosa emilia: ¿enloqueciste?

maribel: ay, ya.

[ríe]

escucha, escucha este mensaje:

"eres una estúpida coja".

rosa emilia: maribel, ¿pusiste

una foto de tu pierna de titanio

para que te insulten

en las redes?

¿en qué fallé?

maribel: nada, cálmate, ya.

lee este mensaje.

rosa emilia: "a mí también

me falta una pierna

y no sabes lo que me emocionan

tus 'posts'.

eres un ejemplo para mí

y para todos los que estamos

pasando por esto.

'team' juanita titanio".

arturo: cristina, que es muy mal

pero tendrías

que haberme avisado.

cristina: ay,

es que con la corredera

solo me dio tiempo

de avisarle a raquel,

pensé que ella le avisaría.

arturo: tengo un cardiólogo

buenísimo, buenísimo,

y es muy amigo mío,

las puede atender

en cuanto yo lo llame.

cristina: no, muchas gracias.

a ella la está atendiendo

el doctor cárdenas

y él es muy bueno.

arturo: bueno, eso sí es cierto.

pero cuenta conmigo

para lo que sea,

especialmente,

las cuentas de la clínica.

cristina: no hace falta.

arturo: no, no, no,

no voy a aceptar

un no por respuesta.

yo sé lo caras

que son las clínicas.

aquí lo importante

es salvar a tu mamá.

cristina: de verdad,

no--no hace falta.

si lo llegara a necesitar,

yo le aviso.

gracias.

arturo: bueno.

cayetano: déjame adivinar,

don arturo.

cristina: sí, se enteró

y, pues, llamó

para ponerse a la orden

en cualquier cosa,

incluso para pagar las cuentas.

cayetano: no, ni lo pienses,

¿eh?

a ver cómo hacemos tú y yo

para conseguir ese dinero.

pero él no.

héctor: [grabación] ¿se puede

saber dónde diablos te metiste

que no contestas?

no hay lugar sobre la tierra

donde te puedas esconder.

te voy a encontrar

y vas a lamentar

lo que me hiciste.

rubí: ven acá.

tira esto y esto a la basura.

alejandro: [gime]

sonia: buenos días.

alejandro: buenos días.

sonia: ¿adónde con tanta prisa?

alejandro: [ríe]

voy a prepararle

un desayuno de antología.

sonia: bueno,

si es por alimentarme,

con lo de anoche fue suficiente.

alejandro: ¿ajá?

por la película lo dices,

¿verdad?

sonia: bueno, también

por lo otro.

alejandro: [ríe]

pero también

hay que alimentarse, doctora.

¿qué tal un omelet

de rajas con queso?

sonia: oye, o sea,

qué suerte la mía,

doctor, soltero

y sabe hacer omelet con rajas.

alejandro: y es mi especialidad,

no es cualquier cosa.

sonia: qué suerte tengo.

alejandro: usted siga durmiendo

y yo le aviso.

rubí: muchas gracias.

no sé qué pasa

que el mío no sirve.

[marca]

cristina: ¿bueno?

rubí: cristina, soy yo.

cristina: ¿rubí?

¿de dónde me estás hablando?

¿estás en méxico?

rubí: sí, acabo de llegar,

no me iba a quedar en madrid

toda angustiada.

cristina: pensé que no venías.

rubí: volé toda la noche,

no sabes

cómo me duele el cuello,

estoy agotada.

cristina: seguimos

en la clínica.

rubí: pues, dime la dirección,

quiero ir para allá, obviamente.

cristina: no, ahorita

le están haciendo

muchos exámenes

y yo creo que eso

va a durar mucho.

¿por qué no aprovechas

y dejas tus cosas en la casa

y luego vienes para acá?

rubí: porque no quiero esperar,

cristina, por eso.

cristina: rubí, aquí

no vas a hacer nada.

ándale, vete a la casa

y sirve que saludas

a fernandita,

ella está ahí.

le va a dar mucho gusto verte.

rubí: ok.

gracias, ¿eh?

ya sabe, la--la familia.

[música]

[música]

cayetano: este sándwich

no es cualquiera.

es uno muy especial,

superespecial.

hasta ahora, ningún niño

de este planeta lo ha probado.

solamente lo conocen

los niños extraterrestres.

uy, no te lo tuve

que haber dicho.

el código interplanetario

me lo prohíbe, ay.

pero a ti

te lo tenía que contar,

¿estás de acuerdo?

fernanda: sí.

cayetano: ¿por qué?

porque te lo vas a comer todo.

fernanda: sí.

cayetano: ¿sí?

a ver, pruébalo.

fernanda: mm.

cayetano: ¿qué tal?

fernanda: mm.

cayetano: ¿rico?

fernanda: ajá.

cayetano: mm...

>> ¿qué onda, qué traes, carnal?

>> ¿ya viste quién entró o no?

>> híjole,

la hija prófuga regresa a casa.

>> ¿que no es "pródiga"?

>> cállate, p---.

¿tú qué vas a saber?

>> oh, relájala.

>> ahorita esto

sí que se va a poner

a toda madre.

fernanda: gracias, "gayetano".

cayetano: no, es "cayetano".

fernanda: no, es "gayetano",

como una galleta grandototota.

cayetano: mm, ¿sabes qué?

me gusta.

a partir de este momento,

soy gayetano gómez, ¿te parece?

rubí: hola, churrita.

fernanda: tía rubí.

tía rubí.

rubí: hola, mi amor,

ya quería abrazarte.

fernanda: yo también.

rubí: ¿este es el famosísimo...?

fernanda: sí, es el novio

de mi mamá.

rubí: el famosísimo chofer.

fernanda: sí,

de un señor muy rico.

rubí: sí, conozco

al señor muy bien, mi amor,

don arturo.

cayetano: así es.

mucho gusto.

rubí: qué malos gustos

tiene mi hermana, qué bárbaro.

fernanda: chócalas.

rubí: oye, churrita,

¿tú sabes cuánto te amo?

fernanda: ¿cuánto?

rubí: más que nada

en esta tierra.

fernanda: ¿sí?

rubí: sí.

fernanda: yo también.

rubí: te extrañaba mucho.

fernanda: yo también.

rubí: mucho.

alejandro: hola, gisela.

gisela: hola, doctor.

aquí están

los pendientes del día

y le dejo también la agenda.

alejandro: no me pases

llamadas ni pacientes,

por favor.

gisela: ay, doctor,

lo siento mucho,

es que ya hay alguien

esperándolo en el consultorio.

alejandro: qué sorpresa.

maribel: hola.

alejandro: hola.

maribel: ¿sorpresa?

mm, ok, ¿eso quiere decir

que no te acuerdas

que me ibas a acompañar

a mi entrenamiento hoy?

alejandro: eh...

maribel: y ¿tampoco te acuerdas

que te iba a venir a buscar?

mm...

alejandro: no, no, no, no, no,

a ver, claro que me acuerdo,

mira,

lo tengo aquí

apuntado en la agenda.

maribel: alejandro,

menos mal que te dedicas

a la medicina,

porque eso de la actuación

no se te da.

[ríe]

alejandro: [resuella]

discúlpame, por favor.

mira, he tenido

días muy complicados,

pero si me das

un poquito de tiempo,

hago unos pendientes

y, bueno, te acompaño

y nos vamos para allá, ¿sí?

maribel: ok, está bien.

unos minutos.

alejandro: unos minutos.

ambos: [ríen]

refugio: ay, rubí, mi amor,

¿cuándo llegaste?

rubí: te extrañaba,

acabo de llegar.

refugio: y ¿tu marido?

rubí: vine sola, mami,

te voy a cuidar,

vas a estar bien.

refugio: ay, este corazón

sí está dando

mucha lata ya, ¿eh?

rubí: no, pues va a estar bien,

porque tienes una nietecita

y tienes dos hijas

que te amamos.

refugio: ay, ya sé,

pero ahora sí pensé

que no la libraba,

la catrina llegó

y casi me lleva, mi hijita.

de verdad,

solo por ese doctorcito

que es un ángel.

ay, qué gusto verte.

rubí: [murmura] mi mamita.

alejandro: bien, claro,

por supuesto,

ya pasó la etapa complicada

con refugio.

primero dios,

pronto saldrá de su habitación,

ya lo verás.

maribel: y rubí es tan egoísta

que ni siquiera

vino a ver a su madre

que estuvo a punto de morir.

alejandro: igual es lo mejor

para todos.

bastante sísmica es la ciudad

como para agregar un terremoto

como rubí, ¿no crees?

maribel: cierto, ya,

ni sé por qué estamos hablando

de ella.

alejandro: bueno, tú empezaste,

maribel.

[ríe]

maribel: sí, porque obviamente

conozco a su madre

y solo quería saber

si estaba bien, pero ya.

alejandro: [ríe]

vamos.

maribel: ay.

alejandro: no, no, maribel--

maribel: no, no, no, estoy--

alejandro: no, yo te ayudo.

ambas: [discuten]

gisela: doctor, lo siento,

la señorita insistió en pasar.

Cargando Playlist...