null: nullpx
Cargando Video...

Rubí Capítulo 15

Univision12 Feb 2020 – 12:00 AM EST

Comparte

[música]

rubí: y ¿no te pareció genial

mi historia de cómo me deshice

del chofer ese

para que no estuviera en la vida

de mi sobrina y mi hermana?

fernanda: no puedo creer

que le haya hecho eso

a ese señor.

cayetano era un pan de dios.

rubí: hablas

como si lo conocieras.

fernanda: [solloza]

¿por qué se llevaron

a "galletano"?

cristina: fue un error, mi amor.

cayetano es un buen hombre, ¿mm?

él no hizo nada malo.

todo esto es una equivocación.

refugio: ay, sí,

yo no entiendo por qué

nos hacen pasar

un momento tan desagradable.

o sea, ¿cómo a un hombre

tan honorable y tan respetuoso

lo pueden tratar como si fue--?

cristina: mamá.

refugio: ¿quieres colorear, mm?

mira, te voy a traer esto.

cristina: mi amor,

yo voy a ir a ver

en qué puedo ayudar a cayetano

y cómo puedo resolver esto, ¿eh?

ustedes quédense dibujando.

refugio: sí.

cristina: te amo.

ahora vuelvo.

refugio: mira...

oficial: una vez más,

¿dónde está el resto del botín?

dame nombres,

¿quiénes son tus cómplices?

cayetano: no le voy a dar nada,

yo no lo hice.

yo no soy ningún ratero.

oficial: entonces,

¿cómo explicas

las joyas que encontramos

en la guantera de tu coche?

cayetano: usted es el policía,

¿no?

¿por qué no lo investiga

y me cuenta qué hacían

esas joyas en mi coche?

porque yo no lo sé.

oficial: ¿quién las puso,

entonces?

cayetano: no lo sé,

pero es alguien

que me quiere echar la culpa

y no me voy a dejar.

soy empleado

de la familia de la fuente

por más de ocho años,

he tenido ocho años

de oportunidades

para robar cosas

y jamás he tomado ni un lápiz.

¿como por qué

lo iba a hacer ahora?

oficial: no sé,

tal vez algún cambio

en tu vida, ¿no?

alguna deuda,

alguna urgencia médica

o tal vez, tal vez,

algún próximo evento familiar.

¿qué tal?

>> señor arturo.

arturo: ¿ajá?

>> una de sus empleadas

quiere verlo.

arturo: ¿quién?

cristina: soy yo, don arturo.

arturo: cristina.

cristina: perdón por venir

sin avisarle,

pero no sé qué hacer.

arturo: ¿qué te pasa?

estás temblando.

cristina: es cayetano,

se lo llevaron preso.

arturo: ¿preso?

¿por qué?

cristina: le encontraron

unas joyas de doña rosa

en su coche.

arturo: ¿qué?

cristina: sí, pero usted sabe

que él sería incapaz.

se lo juro.

arturo: por supuesto que lo sé.

cristina: ¿usted cree

que le haría algo así?

arturo: no, siempre ha sido

un empleado espectacular,

no tiene--no.

cristina: entonces, por favor,

acompáñeme a la delegación,

dígale a la policía

que esto es un error,

solo usted puede ayudarlo.

arturo: tranquila, tranquila,

lo vamos a ayudar, ¿sí?

¿eh?

tranquila.

¿vamos para allá?

cristina: sí.

arturo: tranquila.

refugio: vas a ver que mañana

cayetano va a estar aquí

y te va a llevar

a comer las hamburguesas

que tanto te prometió, ¿eh?

fernanda: sí, pero...

la policía dijo que--

refugio: no, pero ellos

no saben,

porque cayetano

no hizo nada malo,

así que todo va a estar bien.

fernanda: y entonces,

¿por qué estaban esas cosas

en su carro?

refugio: ah, pues,

porque alguien muy malo

lo quiso dañar

y le puso esas cosas ahí.

fernanda: pero ¿quién?

todo el mundo lo quiere.

bueno, menos mi tía rubí.

>> [video] pero tú eres

una mujer valiente

y en méxico ya no nos podemos

seguir callando.

la violencia doméstica

se lleva muchas vidas

de por medio.

rubí: [video] yo casi soy

una de ellas.

alejandro: ¿cómo te enteraste?

maribel: jenny me avisó.

alejandro: yo

no había visto nada.

maribel: tranquilo,

igual te ibas a enterar

porque ya la entrevista

está en todas partes.

rubí, como siempre,

haciendo de las suyas.

rubí: [video] quiero

denunciar públicamente

a héctor ferrer garza

por secuestrarme,

por amenazarme

y por torturarme

psicológicamente.

alejandro: ¿por qué lo hizo?

maribel: ¿cómo que por qué?

es obvio.

para destruir a héctor

públicamente.

alejandro: lo que va a conseguir

es que todo se complique.

si héctor ya fue capaz

de secuestrarla,

ahora con todo esto,

no sé qué sea capaz de hacer.

maribel: ¿es en serio?

¿tú todavía piensas

que rubí

es una inocente palomita?

alejandro: a ver,

no hablo de eso, maribel,

sino que rubí

no ha medido las consecuencias,

¿te das cuenta de eso?

maribel: hizo la denuncia

públicamente para protegerse,

¿qué más?

alejandro: puede ser.

maribel: [resuella]

bueno, ya, ya, mejor hablemos

de cosas buenas,

porque mañana es

un día muy importante para mí.

alejandro: ¿qué pasa mañana?

maribel: voy a anunciar

la creación de mi fundación y...

alejandro: ¿cómo?

maribel: sí, como tú eres

mi aliado,

quiero que estés conmigo.

¿sí?

alejandro: por supuesto,

claro que sí.

cuenta conmigo, claro.

maribel: gracias.

alejandro: claro que sí.

maribel: [suspira]

ambos: [ríen]

periodista: ay, qué horror.

marina: ¿qué pasó?

periodista: estoy viendo

todo lo que dicen

de tu jefe en las redes

y es horrible,

la gente lo odia.

marina: mire,

si me--si me disculpa,

prefiero no hablar del tema,

es mi jefe.

periodista: ay, tranquila,

querida, yo te entiendo.

oye, y ¿qué dicen

los empleados aquí?

marina: eh, nada,

yo no he oído nada.

héctor: ¿qué hace usted aquí?

marina: señor, yo le dije

que usted estaba muy ocupado,

pero la señora insistió--

periodista: ¿qué tiene que decir

acerca de las acusaciones

que está haciendo su esposa?

el que calla otorga.

héctor: marina, me retiro.

si esta gente no se va,

llama a seguridad.

hasta mañana.

marina: sí, señor.

periodista: supongo

que un profesional

con tan buena reputación

como usted,

no querrá ver perjudicada

su imagen con una noticia

tan grave.

héctor: toda esta farsa

que está armando rubí

es para sacarme del medio

y quedarse con lucas.

periodista: ¿o sea que una mujer

no se puede enamorar

de otro hombre?

héctor: lo único que la atrae

de ese imbécil

es que la puede hacer muy famosa

y eso es lo que busca ella,

fama.

periodista: entonces,

lo que está diciendo rubí,

¿es cierto o falso?

héctor: qué triste

que todavía haya periodistas,

supuestos periodistas,

que se presten a su juego,

porque todo méxico

debería tener muy claro

quién es rubí pérez.

periodista: y estas fueron

las declaraciones

de héctor ferrer garza.

[música electrónica]

loreto: [ríe]

querido.

napo: oye, perdón

por llegar tarde,

mano, qué pena,

pero ya sabes cómo somos los--

loreto: no, no, no,

no te preocupes,

no te preocupes,

lo bueno se hace esperar, ¿no?

napo: sí.

¿ya pediste algo?

loreto: ya, este.

¿tú qué vas a tomar?

napo: pues, no sé,

algo--algo duro, ¿eh?

porque sí tuve un día

bastante pesado,

tuve dos operaciones...

loreto: ¿arreglando

el corazón de los demás o qué?

napo: se podría decir, sí.

loreto: ¿sí?

napo: sí.

loreto: ¿quién arregla el tuyo?

napo: pues un charro negro, ¿eh?

loreto: ¿qué?

perdón.

napo: ¿qué?

que voy a pedir eso,

un charro negro.

¿por qué, qué pensaste?

loreto: nada, nada,

pues, ya sabes, nada.

napo: oye, te quería

dar las gracias

porque sí me hace--sí me hace

mucho bien salir a despejarme.

loreto: no, gracias a ti,

a ti gracias.

napo: ¿por qué gracias?

loreto: pues, porque sí.

ambos: [ríen]

loreto: oye, un charro negro,

¿sí?

napo: gracias.

loreto: tranquilo, tranquilo,

ya estás aquí, ¿eh?

>> aquí está.

loreto: gracias.

[silba]

napo: gracias.

loreto: salud.

napo: salud.

periodista: hoy les traigo

lo que todos están esperando,

la respuesta

de héctor ferrer garza

a las terribles acusaciones

de su esposa, rubí pérez,

en lo que desde ya promete ser

el divorcio del siglo.

el material lo grabamos

en las oficinas de ferrer garza.

juzguen ustedes mismos.

héctor: toda esta farsa

que está armando rubí

es para sacarme del medio

y quedarse con lucas.

periodista: ¿o sea que una mujer

no se puede enamorar

de otro hombre?

héctor: lo único que la atrae

de ese imbécil

es que la puede hacer famosa

y eso busca rubí: fama.

periodista: recuerden de pasar

por mis redes sociales

para que respondan la encuesta.

¿a quién le creen

a rubí o a héctor?

lucas: ya no me está gustando

tanto escándalo.

rubí: ay, ¿tú qué?

están hablando de mí,

no de ti.

lucas: sí, pero me encantaría

que estuvieran hablando

de que tú eres la nueva imagen

de mi marca,

no de eso.

rubí: bueno, ¿quién me enseñó:

"que hablen bien

o que hablen mal,

pero que hablen"?

lucas: ojalá no tenga

que arrepentirme de eso.

rubí: ven acá, ven acá.

voy a hacer

que no te arrepientas.

lucas: ah, ¿sí?

rubí: ajá.

mm.

estoy pensando en la gira,

¿dijiste milán y berlín?

lucas: ajá.

rubí: ¿qué más dijiste?

lucas: parís

y el resto del mundo

te va a conocer.

rubí: [gime]

lucas: pero las cosas

las vamos a hacer a mi manera.

rubí: ¿por qué?

¿no te gusta mi manera?

¿qué no te gusta de mi manera?

lucas: me preocupa

que tu exmarido, el psicópata,

se meta y...

[música]

ambos: [ríen]

napo: si me gusta algo

en la gente,

es que tenga

buen sentido del humor.

loreto: [ríe]

me lo hubieras dicho.

napo: por eso

con alejandro--por eso

me cae tan bien,

porque a pesar de todo

lo que le pasa,

siempre tiene

buen sentido del humor.

loreto: lo quieres mucho,

¿verdad?

napo: sí, sí, la verdad

es como un hermano para mí.

es la única persona

a la que le cuento

todas mis historias.

loreto: ¿en serio?

napo: sí.

loreto: yo no me sé ninguna.

napo: ¿qué quieres saber,

qué quieres saber?

loreto: pues, a ver,

¿cómo es que alguien como tú...?

napo: ajá.

loreto: ¿...un tipo como tú

que está guapo, fuerte...?

claro que sí, claro que sí,

eres médico, aparte,

médico exitoso,

¿cómo es que está solo?

napo: pues...

¿de verdad quieres saber?

loreto: pues sí.

napo: bueno, mira,

tuve una pareja y--y, la verdad,

fue muy importante para mí, ¿no?

intenté que funcionara

con todo el corazón,

pero--pero a veces hay cosas

que no funcionan.

loreto: y ¿quién fue

esa persona o qué?

¿se puede saber?

napo: ¿la quieres ver?

loreto: sí.

ay, no...

[ríe]

napo: ¿qué, la conoces?

loreto: es que no, no, no...

napo: ¿no qué?

loreto: a ver, vamos a aclarar

todo este asunto.

sí, napoleón, mira,

perdón, soy un imbécil--

napo: ¿por qué?

loreto: porque soy un imbécil,

me hice historias en la cabeza,

historias que, obviamente,

no son reales,

no están en la realidad,

que son pura fantasía.

napo: pero ¿qué pasó?

loreto: me hice historias

entre tú y yo.

napo: ¿cómo entre tú y yo?

¿cómo?

loreto: sí, a ver,

¿no te has dado cuenta?

napo: ¿de qué?

loreto: ok.

soy gay.

soy gay.

napo: [ríe] ay, sí, güey.

loreto: ¿qué?

napo: o sea, ¿cómo?

¿gay, gay?

loreto: ve, mira a tu alrededor,

ve.

no solo soy gay,

estás en un bar gay.

napo: [ríe]

pues...

arturo: y ha sido

mi empleado de confianza

desde hace muchos años,

no tengo ningún motivo

para desconfiar de él.

oficial: y entonces,

¿cómo se explica las joyas

que encontramos en el coche?

cristina: se las pusieron ahí

para incriminarlo

y despistar a la policía.

¿usted cree

que, si hubiera sido él,

las hubiera puesto

en el mismo coche

en el que fue a la casa?

oficial: bueno, seguramente,

se quería deshacer de ellas,

quería entregárselas

a algún cómplice.

arturo: ¿por qué él?

oficial: ¿perdón?

arturo: sí, ¿por qué él?

¿por qué sospecharon de él

si yo nunca lo señalé como tal?

oficial: bueno, pues,

es parte del procedimiento,

tenemos que revisar

a todos los emplea--

cristina: ustedes fueron

a su coche directamente

como si alguien

les hubiera dicho dónde buscar.

oficial: efectivamente.

en la casa, había una persona

que me hizo mucho énfasis

en el señor cayetano gómez.

cristina: ¿quién?

oficial: rubí pérez.

puerta.

cristina: gracias.

oficial: [resuella]

tiene cinco minutos.

cristina: gracias.

cayetano: cristina, mi amor,

no le hagas caso

a nada de lo que están diciendo.

cristina: no tienes

que explicarme nada,

no tienes que explicarme nada,

de verdad.

yo sé que tú no lo hiciste.

cayetano: muy bien.

pero entonces,

¿quién puso

esas joyas ahí en mi coche?

¿quién, por qué a mí?

cristina: yo creo que sé

que alguien pudo haber sido.

cayetano: ¿quién?

cristina: mi hermana.

cayetano: ¿rubí?

¿por qué, qué le hice yo?

cristina: pues no sé,

tengo que averiguar bien,

pero si es cierta mi sospecha,

te juro que rubí cruzó la línea.

cayetano: no, está bien,

si vas a hacer algo,

con mucho cuidado,

porque ya vimos que rubí

es de armas tomar.

cristina: pues yo también

puedo serlo,

y voy a hacer todo lo que pueda

para sacarte de aquí.

y don arturo está allí afuera,

con la policía.

cayetano: ¿don arturo?

¿y qué hace aquí don arturo?

cristina: bueno, vino

a acompañarme para dar

su testimonio como tu jefe

y, pues, está ratificando

que tú eres incapaz--

cayetano: claro, don arturo

tan considerado como siempre,

¿no?

cristina: ay, mi amor,

tienes que confiar en mí, ¿sí?

tú eres una de las personas

más importantes en mi vida

y no voy a permitir

que nadie arruine eso,

mucho menos rubí, ¿ok?

cayetano: [asiente]

loreto: ¿que no te diste cuenta?

todo el tiempo te estaba

tirando la onda, todo el tiempo.

napo: ¿de verdad?

loreto: sí, todo el tiempo.

napo: no, no.

loreto: pensé que te estabas

haciendo el duro.

napo: no, ¿cómo crees?

no, perdón, es que la verdad

que soy muy despistado,

me tuve que haber dado cuenta.

te pido una disculpa, de verdad.

loreto: no, no, no,

yo te pido una disculpa

porque yo me hice historias

en la cabeza, perdón,

seguramente estás pensando

algo que no es.

napo: ni me tienes

que pedir disculpas

ni estoy pensando nada, ¿eh?

o sea, es más,

estoy hasta--hasta halagado.

loreto: no, eres un caballero,

eso es lo que eres.

eres un caballero,

claro que sí.

¿no tienes un hermano por ahí?

napo: tengo dos hermanos.

loreto: ¿dos hermanos?

napo: sí.

no, pero no,

la verdad, no creo que ninguno--

bueno, no sé,

con lo despistado que soy...

loreto: llévalos al gimnasio,

llévalos al gimnasio,

llévalos a los dos al gimnasio,

o sea, le pongo cualquier cosa

y vas a ver,

vas a ver que vamos a descubrir

ahí la verdad.

te lo juro.

no, en serio, hablando en serio,

es que ve,

eres simpático,

tienes mente abierta.

además, te ríes de mis chistes.

no, de verdad,

estás--estás precioso,

estás buenísimo.

napo: lo que no quiero

es que justo esta cosa

nos--o sea, que afecte

nuestra amistad, ¿sabes?

loreto: no, si tú

no tienes problemas

en tener un amigo gay,

yo no tengo ningún problema

en tener un amigo heterosexual.

napo: ¿nos podemos saludar igual

y todo?

loreto: pues, claro que sí.

>> [ríen]

napo: no manches,

ni idea tenía, ¿eh?

[música]

fernanda: [teclea]

[celular]

¿tía?

soy fernandita.

rubí: mi "chorrita",

¿por qué me estás hablando

a esta hora?

fernanda: te estoy llamando

a escondidas de "abu",

y aquí todos estamos muy tristes

porque encontraron unas cosas

en el carro de galletano

y se lo llevaron.

rubí: si la policía se lo llevó

fue por algo.

fernanda: abu dice

que él no hizo nada.

rubí: a ver, entonces,

¿qué hacía con unas cosas

que no eran de él?

fernanda: no sé.

rubí: ¿viste, mi amor?

uno nunca termina de conocer

a la gente.

fernanda: galletano es bueno

y yo lo quiero mucho.

rubí: no, mi vida,

no estés triste.

deberías de estar feliz, ¿mm?

que tu mami no se casó

con un delincuente.

fernanda: ¿qué es delincuente?

rubí: es un ratero.

fernanda: claro que no,

galletano no es un ratero.

rubí: amor, a ver,

¿acaso tú

sabes más que la policía?

fernanda: bueno, no.

rubí: ay, "chorris",

yo siempre sospeché

que ese tipo andaba

en algo raro.

fernanda: no digas eso.

[suspira]

[llamada entrante]

[suspira]

hola, frank.

frank: hola, mi vida.

que conste

que no voy a descansar

hasta no superar

la receta de tu abuela, ¿eh?

¿y esa carita?

fernanda: no, no es nada.

frank: amor, ¿qué pasa,

mi cielo, todo bien?

fernanda: la mujer

a la que estoy entrevistando

es una loca.

frank: y ahora,

¿qué hizo para que le digas así?

fernanda: destrozó muchas vidas

y no le da pena contármelo,

sino todo lo contrario,

le gusta.

es un monstruo.

frank: amor,

termina la entrevista,

regrésate a la casa,

ya tienes material.

la verdad es que te extraño,

te necesito.

amor, ve--

fernanda: [llora]

[llamada entrante]

[llamada entrante]

fernanda: [teclea]

[celular]

boris: ¿bueno?

fernanda: soy yo, carla.

dile a tu jefa

que se acabó la entrevista.

lo logró,

mañana mismo

me regreso a mi casa.

boris: no, no,

e--escúchame, carla,

yo creo que es muy impo--

fernanda: no tengo nada más

que decir,

allá tú que estás perdiendo

y arruinando tu vida

al lado de esa vieja.

[llamada entrante]

fernanda: [solloza]

[llamada entrante]

frank: hola, mi amor.

¿qué pasó anoche, eh?

fernanda: ¿qué haces?

frank: nada, como no dormí bien,

pues, se me hizo tarde.

veo que tú también

tienes prisa.

fernanda: un poco.

frank: oye, ¿qué pasó?

fernanda: perdóname,

me tomé una pastilla

para dormir y me tumbó,

pero no te preocupes,

ya estoy guardando todo

para regresar a la casa.

fernanda: ¿qué fue eso?

frank: nada, nada.

oye, ¿es neta

que vas a regresar?

fernanda: sí, pero ahorita

tengo un poquito de prisa,

¿te puedo marcar

cuando esté más tranquila

ya en la carretera?

frank: oye, pero es

una gran noticia que regreses.

¿en serio no pasó nada

que me quieras contar?

fernanda: después te cuento

con detalle.

ahora, recoge ese desastre,

no vaya ser

que te vayas a cortar

a ti que te encanta

estar descalzo por la casa.

frank: bueno, por lo menos,

te sigues preocupando por mí.

fernanda: un beso.

hola.

>> no me diga

que ya se nos va del pueblo.

fernanda: sí, y cuanto antes,

mejor.

rubí: hola, querida.

lamento contradecirte.

me da gusto ver

que ya empacaste.

te vienes a vivir a mi casa.

fernanda: ¿perdón?

rubí: lo que oíste.

me parece que es mejor

para las dos,

así cuando te portes

como ayer,

me puedes pedir una disculpa

viéndome a los ojos.

fernanda: eso no va a suceder.

me extendí demasiado

y se me acabó el tiempo.

rubí: el tiempo es relativo.

fernanda: me pidieron

que regresara a mi trabajo,

que armara el reportaje

con lo que tengo.

rubí: solo yo te digo

cuando este reportaje

haya terminado

y ahorita no está listo,

no te puedes llevar

ni publicar lo que tienes

porque no te lo autorizo.

fernanda: usted ya me dio

autorización,

no puede cambiar de opinión.

rubí: sí, sí puedo

cambiar de opinión.

fernanda: y yo puedo

publicarlo como está.

rubí: puedes, puedes hacerlo,

pero sería otra

de las muchas publicaciones

que no tienen mi autorización

y eso conlleva actos legales.

boris, las cosas

de la señorita, por favor.

caballero, no se preocupe,

que mi asistente le va a pagar

toda la cuenta.

¿vamos?

refugio: a ver, mi hijita,

ya, por favor,

vas a hacerle un surco al piso.

cristina: ¿dónde está rubí

que no me contesta?

refugio: ¿puedes soltar

el celular y calmarte?

cristina: no, no puedo,

no hasta que rubí me conteste

y me explique.

quinto mensaje que te dejo,

rubí, desde anoche,

y no me contestas.

así como tuviste el valor

para hacer lo que hiciste,

ten el valor

para dar la cara.

refugio: a ver,

¿qué está pasando?

¿por qué tratas así

a tu hermana?

cristina: que todo

lo que le está pasando

a cayetano es culpa de rubí, m--

refugio: y ¿quién te dijo eso?

cristina: el jefe de policía.

ella lo señaló como culpable

y no dudo que lo haya hecho

para separarme de él.

refugio: a ver, tu hermana

podrá ser lo que sea,

pero jamás haría una cosa así.

cristina: mamá, no puedo creer

que la sigas defendiendo

después de todo

lo que ha hecho.

tu hija es un monstruo, mamá.

refugio: eres injusta.

cristina: no, injusta es ella

que quiere gobernarnos, mamá.

tu hija es capaz de eso y más.

[música]

[música]

rubí: oye, ¿te dijo algo napo

de ya sabes quién?

loreto: ay, te mueres

por saber de él.

rubí: ay, ya, dime y ya.

loreto: malas noticias.

rubí: ¿qué?

loreto: su relación son sonia

va muy, muy bien.

sonia: hola.

[suspira]

[tono de llamada]

alejandro: bueno.

sonia: ey.

fui a buscarte a tu consultorio,

pero no estás.

alejandro: tuve que hacer algo.

sonia: ¿y vienes pronto?

alejandro: termino aquí,

voy a acompañar

a maribel a un evento,

de ahí salgo a buscarte

para ir a comer.

sonia: ok, pero "porfa"

no me dejes plantada, ¿eh?

que tengo algo muy importante

que decirte.

alejandro: ¿de qué se trata?

sonia: no, te cuento

cuando te vea.

bye.

[suspira]

héctor: alejandro.

alejandro: ¿me estabas

esperando?

¿desayunaste?

héctor: voy de salida.

alejandro: no te preocupes,

yo también

tengo mucho que hacer.

¿viste las noticias?

héctor: ¿qué quieres?

alejandro: mira, héctor,

tú y yo nos conocemos

hace años.

¿te acuerdas de aquel día?

estabas pasando

por un momento terrible,

lo único bueno

fue nuestra amistad,

¿te acuerdas?

[gemidos]

héctor: no va a pasar nada.

yo estoy contigo.

yo estoy contigo,

así que no te va a pasar nada.

>> [gime]

héctor: yo estoy contigo.

alejandro: ya, por favor,

aquí no puedes pasar.

héctor: son mis padres,

son mis padres, necesito pasar.

alejandro: tranquilo,

ellos se van a encargar.

héctor: son mis padres,

por favor.

alejandro: joven, ya, tranquilo,

ellos se van a encargar,

tranquilo, por favor,

tranquilo.

héctor: [jadea]

[gime]

alejandro: eh, tranquilo.

¿cómo te llamas?

¿cuál es tu nombre?

héctor: héctor.

alejandro: héctor.

héctor, tranquilo,

todo va a estar bien,

no te preocupes.

¿son tus papás?

héctor: mis papás, sí,

hagan algo, por favor.

alejandro: ellos

van a estar bien, tranquilo.

ellos se van a encargar, ¿sí?

tranquilo.

tranquilo.

y es por eso que no podía

dejar de pasar por aquí

para preguntarte personalmente

si realmente

fuiste capaz de hacer

todo lo que denunció rubí.

de secuestrarla,

de encerrarla en un sótano,

torturarla psicológicamente.

héctor: ¿acaso tú eres

algo de rubí?

alejandro: lo mismo que tú,

un ex, parte de su pasado.

y el pasado

no puede ponerse bruto

con el presente.

héctor: ahora no tengo paciencia

para soportarte.

alejandro: me parece inaceptable

lo que le hiciste a rubí.

héctor: cuéntame algo,

¿rubí te mandó?

alejandro: no hace falta,

ella sabe cuidarse muy bien.

héctor: y ¿entonces?

alejandro: me preocupa

mi viejo amigo,

¿quieres terminar

en la cárcel, mm?

héctor: ese es mi problema.

y por lo que veo,

el tuyo es que sigues enamorado

de rubí

y me parece patético

que vengas hasta aquí

a defenderla

cuando ella te mandó al demonio.

alejandro: mira, héctor,

por la amistad

que alguna vez tuvimos,

te pido que te controles.

no hagas ninguna tontería,

por favor.

sería muy triste

encontrarte la siguiente vez

en la cárcel, recapacita.

héctor: si eso ocurre,

es porque tuve la genial idea

de matar a rubí,

que es

lo que realmente se merece.

alejandro: héctor.

héctor: si no desayunaste,

ahí te quedaron

unas quesadillas.

que te aprovechen.

maribel: no entiendo,

cayetano es un hombre serio,

decente.

rosa emilia: sí,

pero con esa gente

nunca se sabe.

arturo: estoy totalmente

de acuerdo contigo.

cayetano siempre ha sido

un trabajador ejemplar.

no tengo ni la menor duda de él.

yo quiero ayudarlo, rosa.

rosa emilia: ¿por qué no dejas

que la policía haga su trabajo?

digo, si encontraron

las joyas en su coche,

por algo será, ¿no?

yo tampoco

desconfío de cayetano,

pero no me sorprendería

que con las malas influencias...

desde que anda de novio

con esa muchachilla,

cayetano ha cambiado.

maribel: ¿cómo, qué muchachilla?

rosa emilia: ah, ¿no sabes?

el chofer anda de novio

con la secretaria, con cristina,

la hermana de rubí.

no me sorprendería

que esa muchacha

tuviera las mismas mañas

que la hermana.

arturo: por dios, mujer.

maribel: yo nunca he tenido

motivos para desconfiar

de cristina,

pero mi mamá tiene razón.

todo lo que tenga que ver

con rubí

es peligroso, papá.

solo

ten cuidado con ella.

rosa emilia: ¿ya ves?

hasta tu propia hija

te está advirtiendo

con respecto a esa muchachilla.

arturo: te voy a pedir,

por favor,

que la llames por su nombre

y que te abstengas

de hacer comentarios negativos

sobre ella.

esa muchachita,

como tú la llamas,

ha sido mi empleada ejemplar.

también rubí

era la amiga ejemplar de maribel

hasta que hizo lo que hizo.

¿o ya no te acuerdas?

arturo: [resuella]

[música]

cayetano: ¿cuándo me van a dejar

ir al baño?

"poli", no voy desde ayer.

ey, ey,

ponme un poquito de agua.

¿no se supone

que tengo derechos?

tengo derecho a una llamada.

oficial: ey, ¿qué?

¿quejándose del servicio,

"monsieur"?

no me digas que no estás a gusto

con tu hospedaje.

cayetano: el trato que dan aquí

es inhumano.

además, tengo derechos

y--y encima de todo,

yo no hice nada,

yo soy inocente.

por favor, escúcheme.

oficial: pues entonces,

vele rezando al santo

en que más creas,

porque en donde te condenen,

te van a meter al bote

por muchos años.

cayetano: no, no, no, regrese.

por favor, regrese.

¡ey!

por favor, regrese.

[resuella]

fernanda: ¿me puede explicar

por qué la señora rubí

me está obligando

a quedarme en su casa?

le estoy hablando, boris.

boris: no tengo que dar

ninguna explicación

sobre las decisiones

de la señora.

fernanda: ah, y usted

no tiene criterio

sobre lo que usted hace.

boris: si fuera por mí,

usted no pondría más

un solo pie en esta casa.

y otra cosa,

quiero que lo sepa,

la estoy vigilando.

rubí: ¿continuamos?

fernanda: dame dos minutos

que preparo todo.

rubí: ¿en qué nos quedamos?

fernanda: nos quedamos

en la parte donde le arruinas

la vida a cayetano

de un día para otro.

rubí: mm.

sí, esa parte no es importante.

lo importante

son las consecuencias que tuvo.

cristina: hasta que te dignas

a dar la cara.

rubí: ay...

¿dónde anda mi mamá?

cristina: no, salió

con fernandita

y, pues, solo estamos

tú y yo solas,

podemos platicar

a nuestras anchas.

rubí: vi que me hablaste,

pero es que he estado

a "full".

cristina: pues no creo

que estés tan a full

si tienes tiempo

para culpar a alguien inocente

de un crimen que no cometió.

rubí: no sé de qué hablas.

cristina: ah, ¿no sabes

de qué hablo, rubí?

sé perfectamente

que fuiste tú

la que le dijo a la policía

que cayetano había robado

en la casa de don arturo.

rubí: yo nada más

di mi opinión

y si le encontraron algo,

no es mi problema.

cristina: ¿no es tu problema?

rubí: no.

cristina: y ¿por qué fueron

directamente a su coche

a buscar las joyas, eh?

y no sé por qué

no se me quita de la cabeza

que fuiste tú la que les dijo

que buscaran ahí.

rubí: estás, mira,

alucinando barato, hermana.

cristina: pues no,

no estoy alucinando,

y me va a hacer favor

de ir a la--

fernanda: tía.

rubí: mi amor, hola.

tu mami me estaba haciendo

un masajito delicioso, así,

ay, qué rico, ¿verdad?

cristina: sí.

fernanda: ¿sí?

maribel: no entiendo

qué hace esa mujer aquí.

alejandro: pero ¿por qué

lo dices?

es una periodista.

maribel: sí,

pero de farándula.

alejandro: bueno,

nadie es perfecto.

ambos: [ríen]

todos: [aplauden]

arturo: gracias,

gracias, gracias.

gracias por venir.

hoy es un día muy especial,

hoy estoy realmente entusiasmado

ante la idea

que esta maravillosa mujer

les va a exponer

el día de hoy.

esta misma idea hoy

ya está respaldada

por este banco.

sin más, dejo la palabra

a mi maravillosa hija,

maribel de la fuente.

>> [aplauden]

maribel: gracias.

gracias.

rubí: no me estés gritando.

refugio: ¿se dan cuenta

que lejos de parecer hermanas,

parecen enemigas?

no lo voy a permitir.

cristina: ay, mamá,

cálmate, ¿cómo quieres

que me ponga

después de lo que le hizo

al único hombre

que ha sabido respetarme?

rubí: yo no le hice nada.

ay, te das a respetar,

por favor.

ve de lo que me estás culpando,

es muy grave.

cristina: a ver, rubí,

quien no te conozca,

que te lo compre.

sé perfectamente

de lo que eres capaz,

pero nunca pensé

que te metieras

con la felicidad de tu hermana.

rubí: ay, felicidad mediocre.

refugio: a ver, ya, basta,

silencio ya las dos.

fernanda: mami.

cristina: si hoy no sale

cayetano de la cárcel,

te juro que vas a conocer

a otra cristina.

rubí: uy, qué miedo,

se me caen las pestañas posti--

refugio: ¿es en serio, rubí?

¿te vas a seguir burlando

de tu hermana?

rubí: ¿estás oyendo

lo que me está diciendo?

cristina: pues sí te van

a caer las pestañas

rubí: ay, qué miedo, fíjate,

qué amenazas.

yo también ya me voy--

refugio: no, no,

tú no te vas a ningún lado.

rubí: no me agarres, mamá.

refugio: algo me dice

que lo que dice cristina

es verdad.

rubí: ¿por qué?

refugio: le fastidiaste la vida

a ese muchacho.

rubí: tú también piensas eso.

refugio: es que estoy

tan decepcionada de ti, rubí.

eres mi peor fracaso

en la vida.

rubí: mamá, yo no le hice--

refugio: ¡a ver, cállate,

que no he terminado!

rubí: yo no le hice nada

a cayetano.

refugio: no lo puedo creer.

toda la gente

que te ha ayudado,

que te ha tendido una mano,

y ¿tú qué has hecho?

engañarlos, traicionarlos,

eres una cínica, rubí.

rubí: ahora sí lo voy a hacer,

fíjate.

ahora sí me voy a encargar

de que se refunda en la cárcel

para ver si mi hermana

se consigue un hombre mejor,

¿sale?

¿esa es la hija que quieres?

esa te la voy a dar.

refugio: qué vergüenza me das.

lo único que puedo hacer

es pedirle a la virgen

que te perdone.

ojalá que te arrepientas

antes de que sea

demasiado tarde.

rubí: yo no le hice nada

a cayetano, mamá.

¿puedo pasar para irme?

con permiso.

maribel: cuando yo sufrí

el accidente

en el que perdí la pierna,

mi vida cambió por completo.

pero tuve la suerte de contar

con los recursos

para tener ayuda médica

y, sobre todo,

poder adquirir una prótesis.

pero la verdad es que yo nunca

pude dejar de pensar en la gente

que pasa por lo mismo que yo

y que no tienen

los mismos recursos

o no pueden tener

lo que yo tuve en ese momento.

es increíble

la cantidad de personas

que sufren de un accidente

o una enfermedad

que los deja sin una pierna,

sin un brazo o una mano

y es por eso

que yo quise crear

esta fundación:

"perder es ganar"

para ofrecer ayuda terapéutica,

psicológica y, sobre todo,

económica

a las miles de personas

en méxico que, como yo,

tienen problemas de movilidad.

gracias.

>> [aplauden]

arturo: excelente presentación,

cariño.

y ahora sí, ya pueden comenzar

con sus preguntas.

si alguien quiere

hacer la primera.

por favor.

>> gran iniciativa la suya,

pero ¿usted logra sola esto

o hay algún profesional

en la salud

que la está asesorando?

maribel: gracias

por tu pregunta

y claro que contamos,

contamos

con el doctor alejandro cárdenas

que nos va a ayudar

en la fundación a convocar

a los mejores profesionales.

alejandro: para mí

es un privilegio

estar al lado

y trabajar junto con maribel,

que es una mujer

totalmente admirable.

muchas gracias

por la invitación.

maribel: alejandro, yo quiero

aprovechar esta oportunidad

para agradecerte

todo el apoyo incondicional.

alejandro: nada que agradecer.

con todo gusto.

maribel: ¿alguna otra pregunta?

arturo: por favor.

periodista: ay, se agradece

mucho el gesto de la fundación,

pero perdón

por el cambio de tema,

¿qué tiene que decir

acerca del escándalo

que están protagonizando

héctor ferrer y rubí pérez?

arturo: perdón, pero ese

es un tema privado

que no creo que se tenga

que exponer aquí.

periodista: no, ese no es

un tema privado,

ha salido en todas las noticias.

él la dejó plantada en el altar

por su amiga y fue un dramón.

alejandro: ¿a qué viene

esa pregunta?

creo que no es mome--

maribel: está bien, alejandro.

yo puedo responder esa pregunta,

sí, papá.

[música]

maribel: a tu pregunta

no tengo ningún comentario

que realizar.

yo decidí alejarme

de la gente tóxica

y concentrar mis energías

en hacer algo bueno

como esta fundación,

"perder es ganar".

y lamentándolo mucho,

el odio es un veneno

que nos va matando

poco a poco,

así que es mejor

dejarlo a un lado.

gracias.

>> [aplauden]

refugio: [solloza]

[gime]

[jadea]

[jadea]

boris: ¿a la mansión, señora?

rubí: sí, por favor.

boris: me voy a comunicar

con el señor lucas.

rubí: no, yo le hablo.

boris: ¿pasa algo, señora?

rubí: me olvidé mi teléfono

en casa de mi mamá, boris,

regrésate, por favor.

boris: de inmediato.

rubí: gracias.

refugio: [jadea]

[marca]

[celular]

[jadea]

[solloza]

[jadea]

oficial: las visitas

están restringidas, señorita.

para que un menor

pueda ingresar--

cristina: por favor, oficial,

la niña es muy apegada

a cayetano y,

pues, quiere verlo.

además, a él le va a hacer

mucho bien verla.

fernanda: mire, le traje

este dibujo a mi papá galletano,

él va a ser mi papá, ¿sabía?

oficial: entonces, sígueme.

cayetano: mm, están riquísimas.

te quedaron muy ricas,

muy ricas.

vente.

[gime]

con cuidado, eso.

fernanda: [ríe]

cayetano: no.

cristina: sí.

cayetano: ¿doña refugio?

fernanda: y estas son para ti.

cayetano: ¿estas galletas

también son para mí

y esta también es para mí?

cristina: sí.

cayetano: esto...

mm...

no sé si

es porque tengo mucha hambre

o porque la hizo tu mamá,

pero es la mejor torta

que he probado en mi vida.

fernanda: mira, también

te traje este dibujo.

cayetano: mm.

fernanda: para que cuando salgas

de aquí,

me lleves a la bicicleta

y a comer una hamburguesa.

cayetano: ya.

te prometo

que cuando yo salga de aquí,

esto va a ser lo primero

que vamos a hacer tú y yo, ¿sí?

fernanda: gracias.

mira, también la abuela

se va a poner superemocionada

porque también va a querer

su hamburguesa, ¿no?

cayetano: pues sí,

todos vamos a querer

hamburguesa.

fernanda: sí.

cristina: se desveló

toda la noche haciéndolo

porque es lo que más quiere.

¿verdad?

fernanda: sí.

cayetano: bueno, y ¿doña refugio

cómo está con todo esto?

refugio: [jadea]

rubí: ma, nomás vengo

por mi teléfono.

¿qué te pasó?

párate.

párate.

refugio: rubí, rubí.

rubí: levántate, mamá.

¡ayuda!

refugio: rubí, rubí.

rubí: mamá, levántate,

levántate.

¡ayuda!

mamá, ¿qué te pasó?

mamá.

mamá.

[solloza]

mamá.

¡ayuda, ayuda!

[llora]

Cargando Playlist...
Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.