Visas

Estudiantes extranjeros que aguardan visas H-1B enfrentan vacío procesal que los puede dejar sin permiso de trabajo

Abogados recomiendan al gobierno activar cuanto antes el sistema de procesamiento expedito o ampliar la vigencia de los permisos de trabajo que no pierdan sus empleos a partir del 1 de octubre.
25 Sep 2018 – 2:29 PM EDT

Estudiantes extranjeros con visa tipo F-1 graduados de universidades estadounidenses cuyos permisos de trabajo han expirado y el servicio de inmigración no les ha resuelto aún el trámite de una visa tipo H-1B, podrían quedar cesantes a partir del 1 de octubre.

Hasta el año pasado y durante varios años, el gobierno reconoció que era un serio inconveniente para las empresas que contratan a trabajadores F-1 que sus permisos de empleo expiren mientras el trámite de la H-1B está pendiente hasta el comienzo del año fiscal siguiente (1 de octubre), permitiendo que sus autorizaciones de empleo como estudiantes siguieran vigentes hasta recibir la nueva visa.

Los permisos de trabajo de F-1 se otorgan como parte del programa de entrenamiento practico post-graduación y tienen una duración de uno a dos años. En ese tiempo, el empleador puede iniciar la petición de una visa H-1B y proceder a un cambio de estatus.

“Muchas de esas autorizaciones de empleo se otorgan en el comienzo del verano y vencen un año después de graduarse de la universidad”, explica Armando Olmedo, abogado de inmigración co-autor del libro Inmigración: las nuevas reglas, una guía de Univision. “Y la H-1B, al ser adjudicada por la USCIS, entra en vigor al comienzo del año fiscal, es decir, a partir del 1 de octubre”, agregó.

Esta brecha de tiempo, a veces de hasta seis meses, ocasionaba un trastorno para la empresa interesada en seguir contratando al extranjero F-1 ya que, después de emplear al estudiante por varios meses e invertir dinero en su entrenamiento, podía perderlo durante un largo tiempo y su ausencia significaba pérdidas o retrasos para la empresa.


El arreglo

El gobierno federal, sin embargo, “corrigió el problema codificando una regla conocida como el ‘Cap-Gap’,” indica Olmedo. “Ésta permite que ciertos estudiantes a quienes se le expire su permiso de trabajo durante el verano, puedan seguir trabajando hasta el 30 de septiembre mientras la petición H-1B sometida por su empleador es procesada por la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS)”, añade.

“Claro está”, precisa, “esa regla asume que la USCIS va a tomar una decisión sobre la petición H-1B antes del 1ro de octubre. El problema es que actualmente hay posiblemente miles de peticiones de H-1B que no van a ser ejecutadas antes de esa fecha, ya que de acuerdo con los tiempos de espera indicados en la página de la USCIS el procesamiento actual es de 7.5 meses. Si calculamos ese periodo de procesamiento a base de la fecha de recibo, la cual es generalmente es 1ro de abril para la mayoría de estos casos, muchos a partir del 1 de octubre simplemente se quedarán sin autorización de empleo”, recalcó.

“Hay que recalcar que el hecho de que USCIS recientemente suspendió el programa de procesamiento expedito o 'premium processing' para este tipo de caso también ha agravado la situación”, precisó.

“Estamos al borde de una situación que va a afectar de manera crítica a las industrias que utilizan la visa H-1B, diseñada para atraer a extranjeros profesionales a Estados Unidos”, dijo Olmedo. “Miles de peticiones H-1B todavía no han sido juzgadas”.


Solo unas cuántas horas

Otro factor negativo para los estudiantes F-1 es la fecha de presentación de los formularios para pedir la H-1B, cuya ventanilla se abre los primeros días de abril y se cierra en unas cuántas horas. Si el empleador no lo hace a tiempo, se queda afuera del sorteo que solo reparte 65,000 visados más otras 20,000 para estudiantes graduados comn un grado de maestría en una universidad estadounidsense.

En caso de no llegar a tiempo con la entrega de los formularios y quedar fuera del sorteo, la petición deberá esperar hasta el sorteo del año fiscal siguiente.

“Hasta ahora el gobierno no ha dado dirección sobre el asunto, aunque de seguro no va a completar el procesamiento de todas la peticiones tipo H-1B recibidas en abril teniendo en cuenta que estamos a finales de septiembre”, indicó Olmedo.


Proceso expedito

La Asociación Americana de Abogados de Inmigración junto con la Association of International Educators (Asopciación Nacional de Educadores Internacionales -NAFSA-), enviaron una carta al director de la USCIS, L. Francis Cissna, pidiéndole que reinstaure el Programa Expedito expedito de visas H-1B, suspendido en marzo, como alternativa para remediar una crisis que el 1 de opctubre afectará a miles der estudiantes F-1.

“Este problema es especialmente preocupante ya que las empresas estadounidenses se verán obligadas a suspender los trabajos de estas personas indefinidamente si sus peticiones de visa H-1B no son adjudicadas antes del 30 de septiembre de 2018”, se lee en la misiva.

Otra alternativa recomendada por AILA Y NAFSA es publicar cuanto antes en el Registro Federal (diario oficial estadounidense) una extensión del período de autorización de trabajo del “Gap-Cap” por al menos 90 días después del 30 de septiembre de 2018, o hasta que todos los casos de límite máximo de cupos para el año fiscasl 2019 de visas H-1B sean adjudicadas.

Abogados y educadores coindicen en que el procesamiento expedito de visas H-1B, cancelado en marzo por el gobierno de Trump, “permite a las empresas garantizar que proyectos críticos cuentan con el personal adecuado para satisfacer las demandas empresariales en curso, al tiempo que permiten a los trabajadores extranjeros hacer planes más concretos para su futuro en lugar de esperar en un limbo de varios meses la llegadas de sus visas”.

Indican además que la cancxelación del proceso acelerado “tiene un impacto negativo en miles de empresas de Estados Unidos, lo que afecta su capacidad de planificar y ejecutar proyectos y compromisos contractuales y, finalmente, competir en una economía global altamente competitiva”.


Datos sobre la H-1B

El programa de visas H1B establece que los patronos estadounidenses deben pagar a los trabajadores extranjeros el salario predominante según su campo de trabajo.

También deben demostrar que los estadounidenses calificados no están siendo marginados para desempeñar la posición o puesto que ocupa el extranjero.

El reglamento exige que el empleado extranjero contratado tenga cuando menos un título universitario o su equivalente.

Las visas H1B son destinadas a profesionales tales como arquitectos, periodistas, administradores de empresa, técnicos en computadoras o ingenieros, entre otros.

Entre los años fiscales 2007 y 2017 la USCIS recibió 3,401,117 peticiones de visas H1B (incluyendo extensiones o prórrogas) y aprobó 2,634,328. La mayoría de los beneficiarios (2.1 millones) provienen de India, seguidos por China (296,313) y Filipinas (85,918). México ocupa el séptimo lugar con 34,609.

Así quedan en evidencia figuras públicas antiinmigrantes tras las reveladoras historias de sus familiares (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:VisasInmigración

Más contenido de tu interés