Universidades

Las universidades de EEUU que se enfrentan a Trump por el cambio climático

La indignación es global, pero la rebelión contra el presidente y su controversial decisión de sacar al país del Acuerdo de París se sigue formando en casa. Una pieza clave son las universidades.
14 Jun 2017 – 6:52 PM EDT

No solo ciudades de Estados Unidos se están rebelando contra la decisión del presidente Donald Trump de sacar al país del Acuerdo de París para combatir el cambio climático. Casi 300 universidades, incluyendo las más prestigiosas, también se han unido para enfrentarse al presidente cuando se trata de proteger el medio ambiente.

En una carta abierta dirigida a "la comunidad internacional", cientos de alcaldes, gobernadores, líderes de negocios y presidentes de universidades comunicaron que "continuarán apoyando la acción contra el cambio climático para cumplir con el Tratado de París".

"Es imperativo que el mundo sepa que en EEUU los actores que proveerán el liderazgo necesario para cumplir con nuestro compromiso de París se encuentran en los ayuntamientos, en las capitales de los estados, en los colleges y universidades, negocios e inversionistas", dice el grupo en su página web, We Are Still In.

Además, los presidentes de las 12 universidades más prestigiosas líderes en investigación, conocidas como el grupo “ Ivy Plus”, como la Universidad de Harvard, la Universidad de Stanford y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, o MIT, entre otras, declararon en un comunicado conjunto que “el consenso científico es claro”, que el clima está cambiando en gran parte por “la actividad humana”, y que “las universidades tienen un papel crítico que jugar” en combatir este problema.


El comunicado viene después de que Trump anunciara que retiraría a EEUU del Acuerdo de París de 2015, el cual busca que la tempertatura media de la Tierra no aumente más de dos grados. Las universidades se comprometen a seguir una agenda en línea con el pacto y de “fomentar la resistencia al clima y reducir la producción de gases de invernadero de una manera que no amenace la producción de alimento”.

El Acuerdo de París puso de acuerdo a los países del mundo para reducir las emisiones que provocan el cambio climático. Además, le pedía a los países más ricos que ayudaran a los más pobres, quienes son los que menos contribuyen al problema, pero los que más sufrirán por él. Estados Unidos, en cambio, es la segunda nación que más contribuye al efecto invernadero, solo después de China.

La decisión de Trump generó indignación y protestas globales de amplias secciones de la sociedad, no solo de grupos ambientales. En EEUU la decisión también fue muy impopular. Según el programa de la Universidad de Yale de comunicación sobre el cambio climático, en todos los estados la mayoría apoya el Acuerdo de París. A nivel nacional, solo 13% cree que Trump hizo lo correcto y 69% opone retirarse del tratado.


Así, varios estados formaron su propia coalición, la Alianza del Cambio Climático de EEUU, entre estos California, Oregon, Nueva York y Minnesota. Hawaii incluso se unió al tratado por separado. Además, 274 alcaldes se comprometieron a seguir el tratado a través de la red de la Agenda Nacional de Acción contra el Cambio Climático de Alcaldes o  Mayors National Climate Action Agenda en inglés (MNCAA).

Las instituciones de educación superior se unen a esta lucha comprometiéndose a tomar medidas por su lado. Se comprometen a reducir sus propias emisiones de gases de efecto invernadero, a “avanzar la comprensión, basada en evidencia, de las causas y efectos del cambio climático en el medio ambiente, la economía y la salud pública”, así como también a buscar soluciones.

“El consenso científico es claro en que el clima está cambiando en gran parte por la actividad humana, en que las consecuencias del cambio climático se están acelerando, y que la imperativa de un futuro de bajo carbono es cada vez más urgente”, continúa el comunicado.

“Como instituciones de educación superior, seguimos comprometidos a un acuerdo sobre el cambio climático global y haremos nuestra parte para que Estados Unidos pueda cumplir con su contribución”.

Las universidades también están de acuerdo en algo: cuando se trata de evitar una amenaza global como el cambio climático, las diferencias en creencias en el país y la parálisis a la que conlleva se combaten de raíz, con una educación científica robusta. Esta comienza en las escuelas públicas, pero las universidades son las que deben continuar y expandir esa labor.


Mejores universidades públicas de EEUU

Loading
Cargando galería
Publicidad