null: nullpx
Psicología

¿Te gustaría que tus hijos saquen mejores notas? Confía en su capacidad académica

¿Es mejor que un padre o madre anime a su hijo o que le diga las verdades más duras? Un estudio muestra que el optimismo de una madre sobre lo bueno que es su hijo en matemáticas y lectura beneficiaba sistemáticamente al niño.
25 Jul 2021 – 12:19 PM EDT
Comparte

Todos hemos conocido al padre o madre que cree que su hijo es el próximo Picasso o Einstein sin tener en cuenta las pruebas. Pero es difícil saber si estas creencias son útiles o perjudiciales.

Unos padres demasiado optimistas podrían reducir el impulso de sus hijos para esforzarse más y darles una falsa idea de las oportunidades que tienen a su alcance. O este mismo optimismo podría llenar al niño de confianza, encender su autoestima y darle el valor para esforzarse más.

Nos propusimos descubrir cuál de estas posibilidades es más probable. Descubrimos que el optimismo de una madre sobre lo bueno que es su hijo en matemáticas y lectura beneficiaba sistemáticamente a los niños.

En nuestro estudio, cuando el optimismo de la madre o padre era mayor, su hijo obtenía mejores resultados escolares y aumentaba su interés por las asignaturas. Pero los estereotipos de género podían interponerse en el camino. Las madres eran sistemáticamente más optimistas con sus hijos en matemáticas y con sus hijas en lectura.

Sabemos que los niños de entornos ricos suelen tener mejores resultados académicos y numerosas ventajas académicas sobre sus compañeros. También podemos pensar que los padres más ricos son en general más optimistas sobre el éxito de sus hijos.

Pero sólo encontramos pruebas modestas y generalmente inconsistentes de que el optimismo de las madres era más probable entre los ricos. Y lo que es más importante, nuestras conclusiones de que el optimismo conduce a mejores resultados escolares y a un mayor interés académico eran las mismas independientemente del estatus socioeconómico de la madre.


Lo que hicimos

Es habitual que los padres se quejen de que todos los niños necesitan un trofeo de participación hoy en día. En los "buenos tiempos", dirán algunos, los niños recibían verdades duras y los padres espoleaban a sus hijos para que alcanzaran mayores cotas, elogiándolos a regañadientes y evaluando con pesimismo el rendimiento académico de sus hijos.

Queríamos averiguar si los padres podían beneficiar más a sus hijos siendo un poco más optimistas o diciendo verdades duras.

Utilizamos datos del Estudio Longitudinal de los Niños Australianos (LSAC). Estos datos proceden de 2.602 niños australianos y su cuidador principal.

El cuidador principal en los datos era casi siempre una madre, por lo que nos centramos en ellas. Pero creemos que nuestros resultados serían válidos para todos los padres y tutores.

En el estudio longitudinal se incluyó una evaluación de las madres sobre si su hijo estaba por debajo de la media, la media o por encima de la media en el rendimiento en lectura y matemáticas.

A continuación, cotejamos la evaluación de la madre sobre su hijo con los resultados del NAPLAN [exámenes estandarizados que toman los niños australianos]. Esto nos permitió saber si las calificaciones de los niños en matemáticas y lectura estaban realmente por debajo de la media, la media o por encima de la media.

Cuando las madres juzgaban el rendimiento de sus hijos en matemáticas y lectura de forma más positiva de lo que sugerían los resultados escolares, lo llamábamos optimismo. A los juicios más negativos los llamamos pesimismo.

Utilizamos los datos resultantes de optimismo o pesimismo de un año y mostramos cómo afectaban al interés académico dos años después. Así, veíamos los datos del tercer año y cómo cambiaban en el quinto, por ejemplo.

Así, pudimos demostrar que el optimismo y el pesimismo de las madres se asociaban con el cambio en los resultados académicos dos años después.

También descubrimos que, de media, las madres eran más optimistas sobre la capacidad de sus hijos de lo que sugerían los resultados escolares de éstos. Descubrimos que esto no sólo mejoraba los resultados escolares posteriores de sus hijos, sino que también aumentaba su interés por la escuela.

¿Podrían ser otros factores los responsables de estos resultados?

Podría parecer que los resultados de un niño están influidos por la confianza de su madre en él, cuando en realidad la influencia se debe a otros factores, como que el niño haya cambiado de colegio entre el primer examen NAPLAN y el siguiente. Utilizamos algunos métodos estadísticos relativamente nuevos para asegurarnos de que cualquier diferencia preexistente entre los participantes (como el estatus socioeconómico, la residencia urbana o rural, o los colegios privados o públicos) no pudiera ofrecer fácilmente una explicación alternativa a nuestros resultados.

Estos métodos no son perfectos y todavía son posibles otras explicaciones alternativas para nuestros resultados. Esto incluye las diferencias entre los participantes que se desarrollan durante el curso del estudio. Pero nuestro estudio proporciona más confianza que los estudios habituales que encuentran una correlación entre dos factores. Por lo tanto, estamos relativamente seguros de que el optimismo de la madre tenía realmente el impacto que vimos.

Las madres mostraron algunos estereotipos de género

Descubrimos que el optimismo variaba a veces en función del sexo del niño. En particular, el optimismo de las madres a menudo se alineaba con los estereotipos de género de que los niños son mejores en matemáticas y las niñas son mejores en lectura.

Las madres eran más optimistas sobre la capacidad de sus hijos varones en matemáticas que la de sus hijas y más optimistas sobre la capacidad de sus hijas en lectura que la de sus hijos varones, aunque ambos tuvieran el mismo rendimiento.

Otras investigaciones muestran que los padres que creen firmemente que las niñas son malas en matemáticas tienden a dar una ayuda para los deberes que es a la vez intrusiva y controladora. Esto podría conducir a peores resultados escolares y a una menor motivación.

¿Cómo ayuda el optimismo?

Pero, ¿cómo ayuda el optimismo a que los niños tengan éxito? Creemos que hay varias maneras. Otras investigaciones sugieren que los padres invierten más tiempo y recursos (como tutores) en la educación de sus hijos si creen que éstos pueden tener éxito. Asimismo, tener a alguien de su lado puede ser una poderosa motivación para esforzarse más en la escuela.

Pero, ¿podría ser perjudicial un optimismo poco realista? En nuestro estudio hay algunas pruebas de que un exceso de optimismo puede ser neutral o incluso perjudicial. Pero esto sólo era cierto en niveles muy extremos, y las pruebas eran bastante débiles.

Creemos que la razón por la que incluso los niveles extremos de optimismo pueden no ser perjudiciales es que el mundo hará un buen trabajo para mantener el ego de los niños bajo control.

Nuestros resultados refuerzan el poderoso papel que los padres pueden desempeñar en el éxito académico de sus hijos". Los resultados también contradicen la creencia de algunas personas de que hay que ser cruel para ser amable o de que el papel de los padres es proporcionar a sus hijos un control de la realidad.

Philip D. Parker, catedrático y director adjunto del Instituto de Psicología Positiva y Educación de la Universidad Católica Australiana; Jake Anders, catedrático asociado de Estadística Educativa y Social de la UCL; Rhiannon Parker, académica de sesión de la Universidad de Sidney, y Taren Sanders, investigadora del Instituto de Psicología Positiva y Educación de la Universidad Católica Australiana.

Este artículo ha sido publicado por The Conversation. Lea el artículo original.


Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:PsicologíaUniversidades

Más contenido de tu interés