null: nullpx
Hispanos

"Eres nuestro sueño americano": la emotiva reacción de varios graduados al leer los mensaje de sus padres inmigrantes

Una universidad de California decidió grabar a un grupo de estudiantes que son los primeros de sus familias en obtener un título universitario en EEUU. Los recién graduados se emocionaron, algunos hasta las lágrimas, leyendo en cámara lo que pensaban sus padres sobre su logro académico.
20 Jun 2019 – 8:11 AM EDT

Las lágrimas rodaron por las mejillas de Johanna Alatorre González apenas leyó la carta que escribieron sus padres por su graduación de la Universidad de California en Riverside (UCR). Su papá estudió hasta el sexto grado y es conserje de un hotel de San Francisco; su madre cursó pedagogía en México y en EEUU tuvo que comenzar de nuevo para poder trabajar en un preescolar.

Le hicieron llorar esas palabras de sus padres con las que le expresaban un profundo orgullo por haber logrado una de las metas por las cuales ellos emigraron a este país: que académicamente su hija llegara más lejos que ellos.

"Se me vinieron las lágrimas al leer el orgullo de mis papás. Me dio mucha emoción, sentí que todo había valido la pena", dijo a Univision Noticias Johanna, de 23 años y quien el domingo obtuvo un diploma de Sociología y Estudios Latinoamericanos de la UCR. "Desde chiquita mis papás siempre me inculcaron que mi única herencia iba a ser mi educación", agregó emocionada.

Las reacciones de Johanna y otros 10 recién graduados de la clase 2019 de UCR, la mayoría de los cuales son los primeros de sus familias en obtener un título universitario en Estados Unidos, quedaron registradas en un emotivo video que publicó la universidad en sus redes sociales.

A cada estudiante le entregaron las cartas escritas por sus padres, algunas en español, para que las leyeran frente a una cámara. El resultado superó las expectativas.

"La palabra orgullo no alcanza a describir cómo nos sentimos por ti", decía uno de los mensajes. "Eres nuestro sueño americano", se leía en otro. "Mi dedicación tiene a mi hija donde está: finalizando sus estudios universitarios", aseguraba otro más de esos orgullosos padres.

Ninguno de los recién graduados –la mayoría de origen hispano– que participó en este ejercicio pudo camuflar sus emociones. Muchos lloraron leyendo sobre los esfuerzos de sus padres para que ellos pudieran graduarse de una universidad y lo que ese logro significa para toda su familia.

UCR decidió hacer este experimento por una razón de peso: el 56% de sus estudiantes son primera generación de graduados en sus familias, por encima del promedio en el sistema de Universidades de California o UC (39%) y del resto de escuelas de educación superior del país (36%).

Hay 16,500 alumnos del sistema UC en esa situación. "La UCR invierte en estudiantes de primera generación y en los que están desatendidos, porque sabemos que ellos, a su vez, invertirán en sus familias, comunidades y en el mejoramiento del mundo", señaló el rector Kim A. Wilcox.

"Eres un orgullo de mi familia, el primero en graduarse de una universidad", le escribieron sus padres a Edgar Ortuño, un hijo de migrantes michoacanos que obtuvo un título en Estudios de Medios de Comunicación y Cultura, además de otro en Medio Ambiente. "He aprendido mucho de ti. Tú me has enseñado que todo lo que uno se propone en esta vida se puede lograr", continúa la carta.

El papá de Edgar estudió hasta la secundaria en México y ahora es cocinero en dos restaurantes. Su mamá solo estudió la primaria y es obrera en una fábrica.

"Después de cuatro años de estudios no habíamos hablado sobre cómo nos sentíamos y al leer la carta me sentí orgulloso de mí mismo", comentó Edgar, de 22 años y quien quiere dedicarse a la psiquiatría.

"No fue nada fácil porque no tenía a nadie que me dijera qué era lo que tenía que hacer. En la universidad encontré a muchos estudiantes que estaban como yo y por ellos pude superarme", contó.

Su graduación coincidió con la celebración del Día del Padre. Ese día reflexionó sobre las largas jornadas de trabajo del hombre que le dio la vida, las cuales suelen ser de 18 horas: comienza a las 7:00 am y concluyen a la 1:00 am del día siguiente. Edgar no olvida ese sacrificio de su padre y lo tiene presente, ahora más que nunca, con este logro. "Por eso quiero ayudarles ahora", concluyó.


12 becas para hispanos que quieran estudiar Ciencias y Matemáticas

Loading
Cargando galería
Publicidad