null: nullpx
Planned Parenthood

Una corte de apelaciones decide que Texas puede excluir Planned Parenthood de Medicaid: miles quedarán sin cobertura

La decisión fue tomada por la Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito. El proveedor de servicios de salud para la mujer aseguró que seguirá sirviendo a los pacientes mientras la orden no entre en efecto.
24 Nov 2020 – 12:54 PM EST
Comparte
Dos protestas simultáneas que ocurrieron en 2019 frente a un centro que brinda servicios de salud reproductiva en Missouri: en una, una persona muestra en una pancarta su apoyo a Planned Parenthood; en la otra, un grupo antiaborto rechaza a la organización. Crédito: Saul Loeb/AFP vía Getty Images

La Corte Federal de Apelaciones del Quinto Circuito dio la espalda este lunes a cientos de miles de beneficiarios de Texas del mayor proveedor de servicios de salud reproductiva en Estados Unidos: decidió que Texas puede excluir a Planned Parenthood del programa Medicaid.

La corte se puso del lado del estado, que condenó un video que se filtró y fue publicado en YouTube hace meses por el grupo antiaborto Center for Medical Progress. En él se ve a supuestas autoridades de Planned Parenthood hablando sobre cómo los órganos de fetos abortados pueden conservarse para ser utilizados en investigación médica. Fue a partir de este momento que comenzó la batalla entre Texas y la red de planificación familiar, corría el año 2015. Los republicanos, indignados, aseguraron que la organización ganaba dinero por la venta de tejidos fetales, algo que Planned Parenthood negó al explicar que eran donados. El gobernador del estado, Gregg Abbott, advirtió entonces que cancelaría la financiación pública y pidió una investigación.

Pero en febrero de 2017 un juez de distrito decidió que Planned Parenthood podía continuar dando servicios de salud a pacientes del estado que usaban Medicaid, el programa de ayuda federal y estatal que ofrece cobertura de servicios de salud no solo a los pobres sino también a embarazadas, niños, adultos mayores y discapacitados con ingresos limitados. En esa ocasión, el juez aseguró que no había "causa justificada" para privar a los pacientes de su "derecho legal de acceder a cuidados médicos a través del proveedor calificado que ellos eligieran". Dijo que no se presentaron evidencias suficientes para demostrar que el programa de salud había incurrido en violaciones.


Este lunes, los magistrados del Quinto Circuito decidieron que existen precedentes legales que descalifican a los beneficiarios de Medicaid para tomar decisiones sobre cómo los estados determinan qué proveedores están calificados para ser parte de Medicaid. Explican que los acuerdos pueden acabarse cuando se establece que un prestador de servicios incurrió en una "violación del programa".

"Los beneficiarios de Medicaid tienen el 'derecho absoluto' (...) de recibir servicios de un proveedor que el estado haya determinado como 'calificado', pero los beneficiarios no tienen derecho bajo el estatuto de desafiar una decisión del Estado sobre qué proveedor está descalificado", se lee en la decisión de 105 páginas. "Cualquier provisión de calificación de un proveedor debe contemplar expresamente que el proveedor elegido está 'calificado' y quiere brindar los servicios. Estos dos requerimientos no pueden estar separados uno de otro", agregan.

Entre los demandantes en este caso, están cinco proveedores de servicios de Planned Parenthood que atienden a 12,500 pacientes en 30 centros de salud cada año: están en Houston, Dallas, el condado de Cameron, San Antonio y el sur de Texas. La propia decisión del juez explica que entre los servicios que brindan están exámenes médicos, de descarte de cáncer y de enfermedades de transmisión sexual, así como cuidados de salud básicos para hombres y mujeres.

Cargando Video...
Mujeres protestan por fondos para Planned Parenthood

"Pelearemos contra cualquier político"

Planned Parenthood, organización creada hace 101 años y que ha brindado servicios de salud reproductiva a millones de mujeres en Estados Unidos, calificó la decisión como un "ataque político descarado que afectará el acceso a cuidados de salud de los texanos de bajos recursos en medio de una pandemia global". En un comunicado publicado en su web, aseguraron que continuarán brindando atención médica hasta que la medida tome efecto.


"Es un ataque más contra las mismas comunidades que enfrentan barreras sistémicas e injustas contra derechos humanos básicos, que incluyen el acceso a cuidados de salud asequible, educación y vivienda", se lee.

La presidenta de Planned Parenthood Federation of America, Alexis McGill Johnson, criticó los esfuerzos del gobernador de Texas, Gregg Abbott: "Él sabe exactamente a quién está hiriendo —a personas de color, mujeres y a quienes tienen pocos ingresos. Seamos claros, los pacientes deben poder ir al proveedor que conocen y en el que confían sin importar el código postal o sus ingresos. La rendición de cuentas llegará y pelearemos contra cualquier político que no priorice la expansión de cuidados de salud de calidad y asequibles".

Melaney Linton, presidenta de la sede en la Costa del Golfo, criticó la decisión y la interpretó como una muestra de cómo los políticos del estado "dan valor a agendas extremistas por encima del acceso a la salud (...) de los texanos".

Ve también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés