null: nullpx
Rusiagate

Trump culpa de la existencia de la investigación del Rusiagate a su secretario de Justicia

El presidente publicó un nuevo ataque contra Jeff Sessions desde su cuenta de Twitter afirmando que él "sabía mejor que muchos que no había colusión" entre Moscú y la campaña del presidente y por eso no debía haberse recusado de la pesquisa.
5 Jun 2018 – 09:53 AM EDT
Comparte
Donald Trump y Jeff Sessions, en una imagen de archivo. Crédito: Getty Images.

Donald Trump ha vuelto a arremeter contra su propio secretario de Justicia, Jeff Sessions. El motivo, como en otras ocasiones, no es otro que el ' Rusiagate', la investigación que debe determinar si hubo algún tipo de coordinación entre la campaña del presidente y Moscú.

"La farsa de la cacería de brujas por Rusia sigue y todo porque Jeff Sessions no me dijo que iba a recusarse... Habría elegido a otro (para su puesto) rápidamente. Tanto tiempo y dinero desperdiciado y tantas vidas arruinadas... Y Sessions sabía mejor que muchos que no había colusión", se quejó el mandatario en su cuenta de Twitter este martes.

Sessions decidió retirarse de la investigación en marzo del pasado año tras el escándalo que se generó luego de que se conocieran dos conversaciones privadas que mantuvo con el embajador ruso en Washington durante la campaña presidencial. Poco después, se nombró a Mueller como fiscal especial para la investigación, un hecho que enfureció al presidente y lo calificó como "la mayor cacería de brujas" de la historia de Estados Unidos.

Durante meses el presidente a señalado directamente a Sessións hasta tal punto que se ha hablado incluso de que Trump podría destituirlo. En una entrevista con el diario The New York Times reconoció que estaba "decepcionado" con él.

“Si él iba a recusarse, debió habérmelo dicho antes de asumir el cargo y yo simplemente habría escogido a otra persona. Creo que es una mala cosa, no para el presidente, sino para la Presidencia. Pienso que es injusto con la Presidencia. Esa es la manera como lo siento”, dijo Trump el año pasado.


Este nuevo ataque es la última diatriba del presidente Trump para desacreditar la investigación del fiscal especial Robert Mueller, quien dirige un equipo para descubrir hasta dónde llegaron los intentos de Rusia por influenciar en las elecciones presidenciales de 2016 que llevaron a Trump al Despacho Oval. Mueller también debe determinar si el presidente obstruyó la acción de la justicia al intentar cerrar la investigación.

Desde que se convirtió en presidente, Trump ha negado que hubiera ningún tipo de nexo entre su entorno y el Kremlin. Sin embargo, pocos meses después de llegar a la Casa Blanca, Trump decidió despedir al director del FBI, James Comey, quien estaba al frente de la pesquisa que realizaba la agencia.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés