null: nullpx

Washington a la expectativa entre lo que diga Comey y lo que pueda tuitear Trump

A horas de la comparecencia del exdirector del FBI ante el Senado, se vive en la capital una anticipación similar a la final un evento deportivo. Solo que esto no será lo último que veamos del 'Rusiagate'.
8 Jun 2017 – 10:34 PM EDT

Washington, DC.- En los pasillos del Capitolio, en los bares adyacentes, en las redacciones de medios desperdigadas por toda la ciudad, se viven horas de anticipación, un ánimo de final de campeonato deportivo. Y aunque no se trata de un enfrentamiento entre equipos, tiene reminiscencias de choque de titanes: James Comey contra Donald Trump.

La comparecencia del exdirector del FBI ante el Comité de Inteligencia del Senado este jueves se sigue acá con la atención de una final o, para llevarlo al terreno político al que pertenece, de unas elecciones.

En pocas ocasiones ha habido tanta expectativa por lo que alguien pueda decir en una sesión de esas, que la mayor parte del tiempo suelen ser protocolares coreografías institucionales.


Este miércoles, en los bares atestados de gente típicos en las noches de verano, se veían los relojes con la cuenta regresiva de las principales televisoras marcando las horas que faltan para que Comey levante su mano derecha y jure decir “la verdad y nada más que la verdad” a unos senadores que querrán saber (los demócratas al menos) si es verdad que el presidente le pidió detener la investigación sobre los vínculos de su campaña con Rusia.

Algunos de esos bares anunciaron que abrirán muy temprano en la mañana y que pondrán todas sus pantallas de televisión para seguir la audiencia, que debe empezar a las 10 de la mañana y durar hasta la 1 de la tarde.

En una ciudad en la que la política se vive con pasión deportiva, eso es algo que hacen algunos locales para ceremonias como el discurso del Estado de la Unión o para las elecciones presidenciales, pero nunca para una comparecencia ante el Congreso.

Claro está, esta o es cualquier comparecencia. La de Comey se incluye entre las pocas que han detenido la respiración de Washington.

¿Y qué estará haciendo Trump?

La expectativa no es solo por lo que vaya a decir Comey. Un anticipo de eso se tuvo ya la tarde del miércoles con la declaración escrita que deberá leer mañana ante el comité. Muchos aguantan la respiración a la espera de qué hará y qué dirá el otro polo de este espectáculo político: el presidente Trump.

La Casa Blanca ha dicho que el presidente estará ocupado en su agenda, promoviendo las políticas que prometió en su campaña electoral.

Pero, consumidor de noticias por canales de cable, con seguridad el presidente estará desde temprano tomándole el pulso a los acontecimientos. ¿Resistirá la tentación de dar su versión de los hechos, al mismo tiempo que lo haga Comey, con una tirada de mensajes en Twitter?

Desde sus portavoces en la Casa Blanca hasta sus abogados en Nueva York preferirán que el mandatario no sucumba a su medio de comunicación preferido y se mantenga quieto, al menos durante las horas que dure la comparecencia.


Aunque acostumbrados al estilo explosivo de Trump, quien ha dejado claro que no le gusta que le lleven la contraria, o que se digan cosas que lo dejan bajo una luz negativa, no es de esperar que pase mucho tiempo hasta que el presidente diga alguna cosa, a viva voz o por escrito.

En cualquier caso, pese al ambiente de la ciudad, no será una final. Pero lo que pase sí podría cambiar la marcha de la investigación sobre los supuestos lazos entre la campaña republicana y Rusia, y sobre todo, si el mandatario puede ser acusado de interferir con una investigación federal.

Lo que diga Comey, lo que responda Trump, promete cambiar la dinámica del ‘Rusiagate’, un escándalo que, como el exdirector del FBI asegura que le dijo el presidente, es como una “nube” sobre su presidencia.

Los 10 momentos que llevaron a la abrupta salida de James Comey del FBI

Loading
Cargando galería
Publicidad