null: nullpx
Obamacare

Trump retoma la ofensiva contra Obamacare y da a los demócratas la munición política que necesitan

Superado el episodio de la investigación del ‘Rusiagate’ y sintiéndose “totalmente exonerado”, ahora el presidente retoma uno de los frentes en los que le ha ido peor: la derogación de la Ley de Cuidados de Salud Asequible, mejor conocida como Obamacare.
31 Mar 2019 – 11:28 AM EDT

La semana empezó con buen pie para Donald Trump. El presidente tiene ya varios días asegurando que el reporte del fiscal especial del fiscal especial Robert Mueller, resumido por el fiscal general William Barra en una carta de cuatro páginas enviada al Congreso, lo exonera “completamente” de las sospechas de colusión con Rusia en la campaña electoral y de intentos de obstruir la investigación que trataba de determinarlo (aunque eso último no está tan claro).

Justo cuando muchos temían que Trump usara la coyuntura para seguir vapuleando a los demócratas (y a los medios de comunicación), el presidente introdujo un nuevo tema en el debate que la oposición a su gobierno puede usar para dejar atrás una zona donde, por ahora, no parecen tener mucho que ganar y puso de nuevo en el centro del debate Obamacare.

“Si la Corte Suprema decide que Obamacare está fuera, nosotros tendremos un plan que es de lejos mucho mejor que Obamacare”, dijo Trump esta semana, respondiendo preguntas de los reporteros sobre la decisión de su gobierno de no seguir defendiendo la legalidad de la ley actualmente desafiada en cortes y, al contrario, pedir que sea declarada inconstitucional, como determinó un juez de Texas. Por ahora, sin embargo, los republicanos no han presentado un plan alternativo.

El lunes pasado el Departamento de Justicia sorprendió con el cambió de estrategia y envió un memo en el que acepta que la totalidad de la ley debe ser invalidada y no solo la cláusula de preexistencias que era la parte que quería que fuera declarada inconstitucional.

Aunque es muy inusual que el gobierno no defienda una ley federal vigente, la decisión se entiende dentro de la promesa republicana de desmontar esa legislación desde el día que Barack Obama la firmó y puso en vigencia en marzo de 2010.

Costos en alza

Una de las críticas que le hace el presidente Trump a Obamacare es que las primas de las pólizas de seguro se han encarecido, según él, por culpa de la ley, y que algunos estados han perdido diversidad de oferta de empresas para contratar servicios.

Las primas son tan altas, en ocasiones de dígitos dobles y triples. La gente no puede sufragar estos precios que hay en el mercado. Y, además, las compañías de seguros no quieren verse involucradas. Así que cuando decimos derogar y sustituir Obamacare hablamos de sustituirlo con un sistema que de verdad funciones para los contribuyentes”, dijo a Univision Noticias Yaly Núñez, portavoz del Partido Republicano.

En fotos: La incertidumbre sobre el futuro de la ley de salud angustia a quienes se han beneficiado

Loading
Cargando galería

Esos problemas se deben a lo que han hecho los republicanos para debilitarla, asegura Claudia Flores, directora de campañas del Centro para el Progreso Estadounidense, un centro de diseño de políticas liberales de Washington DC.

“La razón por la que se han dado algunos de estos problemas es porque los estados republicanos, cuando se implementó la ley, empezaron a demandar porque no querían dar esa cobertura y eso afectó a los mercados (…) Empezamos a ver que algunos estados que tenían líderes republicanos no iban a proveer ese tipo de cobertura y eso fue impactando la política pública”, aseguró Flores a Univision Noticias.

Sin plan B

Trump ha asegurado varias veces que Obamacare ha sido derogado, aunque no hay sido así.

“Está muerta. Está esencialmente muerta”, dijo en mayor de 2017 en lo que demostró ser una celebración prematura de la aprobación de la llamada Ley de Salud Estadounidense en la Cámara de Representantes que no logró ser aprobada en el Congreso y por tanto nunca sirvió como substituto de la ley.

La primera acción legislativa de envergadura (y la primera seria derrota) del gobierno de Trump fue la fracasada iniciativa de derogar Obamacare. Desde 2011 los republicanos han votado 70 veces para derogar la ley heredada de Barack Obama, sin éxito hasta ahora.

El último esfuerzo fue en julio de 2018, cuando John McCain, bajando el pulgar votó contra la derogación, negó a su partido la mayoría de 50 votos que necesitaba (otras dos senadoras republicanas rechazaron la propuesta).

Desde entonces, no ha salido del Congreso ningún plan substituto, lo que podría dejar hasta a 22 millones de personas sin cobertura médica (según las proyecciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso), incluyendo a parte de los 4 millones de hispanos que han logrado cobertura de salud bajo la ley.

“El problema es que no hay garantía de cobertura. Si esta ley se elimina, esta parte vital que son las coberturas preexistentes significa que una compañía de seguros podría negarle cobertura a las personas más enfermas, podría limitar el tipo de beneficios. La atención preventiva que es gratuita no existiría. No concuerda lo que el presidente está diciendo con lo que los republicanos están haciendo”, afirmó Flores.

Yaly Núñez asegura que ese no será el caso porque “el presidente ha dicho que vamos a cuidar de las personas con enfermedades preexistentes”.

“Esa es una de nuestras prioridades cuando se trata de sustituir Obamacare y se han hecho propuestas y el Congreso está trabajando en ellas. El punto que es importante es que los demócratas participen con los republicanos y el presidente Trump y no obstruyan las proposiciones que se han hecho para reemplazar Obamacare”.

¿Derogar o reparar?

Muchos se preguntan por qué no trabajar en mejorar y ajustar la actual ley, en vez de deshacerse de lo que actualmente funciona.

Aunque Núñez reconoce que la idea original de la reforma del sistema de salud que impulsó el presidente Obama tenía buenas intenciones, asegura que fue implementado “muy malamente” y como resultado se cuenta con un sistema que está más allá de cualquier reparación.

“Podemos usar una analogía muy simple. Digamos que compras un espejo, se rompe y lo arreglas con pega. Igual vas a seguir viendo el reflejo roto cuando te veas en el espejo. Eso es lo mismo que pasa con Obamacare”, considera Núñez.


El tema de los cuidados de salud estuvo al centro del debate durante la campaña para las elecciones de mitad de periodo de 2018, y terminó favoreciendo a los demócratas, quienes lograron usar en contra de los republicanos la hostilidad que han mostrado hacia la ley.

“Déjenme decirles cuál es exactamente mi mensaje: el Partido Republicano pronto será conocido como el partido de los cuidados de salud. Observen”, dijo el presidente Trump esta semana, dando a entender que hará lo posible para arrebatarle esa bandera a la oposición demócrata.


Más contenido de tu interés