null: nullpx

'Spygate', un escándalo alternativo que promueve Trump para torpedear la investigación del 'Rusiagate'

El presidente sigue empeñado en desprestigiar la investigación sobre la supuesta coordinación de gente de su campaña con operarios rusos para perjudicar a Hillary Clinton, promoviendo sin pruebas la denuncia de que el FBI espiaba su campaña.
23 May 2018 – 02:27 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Por obra y gracia de su cuenta Twitter, en cuestión de pocos días el presidente Donald Trump transformó una teoría conspirativa, y por tanto sin confirmar, en una maniobra de distracción para desviar la atención del llamado ‘ Rusiagate’, la investigación sobre la supuesta coordinación de su campaña electoral con operarios rusos para influir en los resultados de las elecciones que lo llevaron a la Casa Blanca.

La tesis presidencial expresada en una seguidilla de tuits la mañana del miércoles es que el FBI infiltró un “espía” en su campaña, con el supuesto fin de averiguar estrategias electorales, algo que Trump considera unos de los “peores escándalos políticos de la historia”.

Hombre de medios y de negocios, para facilitar su consumo el presidente le puso nombre y lo bautizó como el 'Spygate', siguiendo la costumbre estadounidense del colocar el sufijo ‘gate’ a todo embrollo político desde los tiempos del Watergate.

Según el presidente, aquel caso, máximo referente de los escándalos políticos en el mundo entero y que llevó a la caída del presidente Richard Nixon en 1974, palidecería frente al actual que denuncia como un producto del “Estado Criminal Profundo” que él asegura estar dejando al descubierto.

“Miren cómo han cambiado las cosas para el Estado Criminal Profundo. Salieron tras la Falsa Colusión con Rusia, un invento, y terminan siendo capturados en un escándalo mayor de ESPIA del tipo de los que este país puede nunca haber visto antes. ¡Las cosas se devuelven!”, escribió el presidente.


Más allá de las acostumbradas acusaciones sin evidencias del mandatario, lo que se sabe es que el FBI usó una “fuente confidencial” con contactos dentro de la campaña republicana, pero que nunca fue parte del equipo que trabajó para la candidatura de Trump.

De acuerdo con datos obtenidos por The Washington Post y The New York Times, la función del informante era conocer sobre la relación de ambos asesores con los rusos y no averiguar sobre estrategias o el funcionamiento de la campaña republicana.

Esta fuente solo se usó después de que dos asesores del candidato, Carter Page y George Papadopoulos, cayeran bajo el radar de la agencia de investigaciones por sospechas sobre sus vínculos con agentes rusos.

Papadopoulos era un asesor menor para temas internacionales que en mayo de 2016, en una noche de copas, dijo a un diplomático australiano que los rusos tenían “información comprometedora” sobre la candidata demócrata Hillary Clinton.

El funcionario australiano le informó a la embajada en EEUU y eso disparó la investigación por posibles contactos indebidos entre la campaña republicana y Rusia, no solo porque sería una fuente extranjera interfiriendo en política interna, sino porque se trataba de supuesta información sobre una exsecretaria de Estado, Exsenadora y ex primera dama.

Cargando Video...
Departamento de Justicia investiga si el FBI se infiltró en campaña de Trump por motivos políticos


Justamente este miércoles, la fiscalía especial pidió empezar con el proceso de sentencia de Papadopoulos, quien es uno de los cinco exintegrantes de la campaña republicana que se ha declarrado culpable de mentir al FBI en el transcurso de la investigación del 'Rusiagate'.

El exdirector del FB despedido por Trump, James Comey, recordó al presidente en un tuit que “los hechos importan” y defendió el uso de “fuentes humanas confidenciales”, lo que sumado a las declaraciones dadas la víspera por el exdirector de Inteligencia James Clapper, es un reconocimiento del interés de las agencias de inteligencia en miembros de la campaña.

Al principio de su gobierno, Trump aseguró, sin pruebas, que el gobierno de Barack Obama había intervenido los teléfonos de su campaña, algo que una investigación posterior realizada por el Departamento de Justicia demostró que era falsa.

Fuego contra fuego

El ‘Spygate’ de Trump puede ser visto como parte de la estrategia del presidente de atacar al sistema de justicia, incluyendo su Departamento de Justicia y al propio fiscal general Jeff Sessions, para tratar de deslegitimar la investigación del ‘Rusiagate’ que lleva adelante el fiscal especial Robert Mueller.

La fiscalía de Mueller empezó sus funciones luego de que Trump despidiera en mayo de 2017 a Comey, precisamente para detener una investigación que consideraba injustificada, como ha reconocido el presidente en declaraciones posteriores.

Para contrarrestar esa “cacería de brujas” o “fraude” como él lo llama, el mandatario promueve esta nueva teoría conspirativa que desde hace tiempo vienen aireando sitios de derecha famosos por presentar versiones falsas o deformadas de los eventos, como Infowars o Breibart.

El problema es que, teoría conspirativa al fin, se trata de un relato producto de la lectura interesada y a veces deformada de datos, y la interpretación de eventos a veces inexistentes, pero que promovidos desde la poderosa plataforma de Twitter del presidente terminan convenciendo a más de uno.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés