null: nullpx
Rusiagate

Revelado (parcialmente) el reporte de Mueller ¿qué sigue ahora?

Testimonios ante el Congreso, pedidos de acceso al informe completo del fiscal especial, e incluso hay la posibilidad de un juicio político. Estas son algunas de las puertas abiertas tras la publicación del resultado de la investigación del 'Rusiagate'.
20 Abr 2019 – 1:06 PM EDT

Aunque Donald Trump ya sentenció a través de su cuenta de Twitter “Game over” (“Juego terminado”) luego que el Departamento de Justicia divulgara parcialmente este jueves el reporte del fiscal especial Robert Mueller sobre 'Rusiagate', lo cierto es que lo que viene ahora podría ser incluso más complicado.

Luego de 22 meses de investigación (que incluyeron 2,800 citaciones; 500 órdenes de registro y 500 testigos), Mueller no pudo probar que haya habido coordinación entre Trump y su campaña y los rusos con el fin de afectar la elección presidencial de 2016. Y eso fue una victoria para la Casa Blanca. Pero en el caso de obstrucción a la justicia, el reporte señala al menos 10 ocasiones en que el presidente pudo haber tratado de interferir con la investigación.

A pesar que el Congreso demandó la divulgación completa del reporte, el fiscal general William Barr lo difundió con tachaduras este jueves por varias razones, entre ellas preservar material para un gran jurado, no revelar procedimientos de los investigadores, no comprometer investigaciones en marcha y no afectar la reputación de personas que participaron en las pesquisas.


Esta publicación incompleta por parte del Departamento de Justicia abrió una nueva batalla política y mediática que probablemente se prolongará hasta las elecciones presidenciales de 2020, sino más allá.

Todo el reporte

Aunque Barr explicó sus razones para editar el reporte, los demócratas no dejarán el asunto tranquilo. Porque más allá de que el documento parcial está ahora bajo la vista pública, aún se desconocen muchas cosas.

El Comité Judicial de las Cámara de Representantes ya realizó la citación formal al Departamento de Justicia para que entregue el reporte completo, además de solicitar toda la evidencia adicional y asuntos relacionados que puedan ser de utilidad para las invetigaciones del Congreso.

El demócrata que lidera el Comité de Inteligencia de la Cámara Baja, Adam Schiff, dijo: "Más allá de si la obstrucción de la justicia fue criminal o no, o si estos contactos (con los rusos) fueron lo suficientemente ilícitos o no para alcanzar el nivel de una conspiración criminal, son indudablemente deshonestos, poco éticos, inmorales y antipatrióticos"


Mueller y Barr al Congreso

La congresista demócrata Madeleine Dean, miembro del Comité Judicial, dijo que confiaba en que tanto Mueller como Barr testifiquen ante los comités de la Cámara de Representantes y el Senado. Hasta ahora está confirmada la audiencia de Barr en el Capitolio la primera semana de mayo para una audiencia rutinaria que estaba programada de antemano.

La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el líder de la minoría demócrata en el Senado Chuck Schumer hicieron un llamado conjunto este jueves para que Mueller testifique ante el Congreso.


“El manejo lamentablemente partidista del reporte de Mueller por parte del fiscal general, incluyendo su carta de resumen de marzo 24, su testimonio irresponsable ante el Congreso la semana pasada y su plan indefendible para darle un giro al reporte en una conferencia de prensa esta mañana, ha resultado en una crisis de confianza en su independencia e imparcialidad”, dijeron ambos líderes en una declaración.

Por su parte, Nadler solicitó que la comparecencia de Mueller en su comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes sea como muy tarde el 23 de mayo.

Peticiones FOIA

Amparándose en la ley de libertad de información (FOIA), el medio digital BuzzFeed exigió la entrega del documento completo ante una corte. El juez federal a cargo del caso, Reggie Walton, aseguró esta semana que “existe una preocupación real respecto a la transparencia completa” en este caso, según especificó en una audiencia realizada el martes pasado.

El magistrado además recalcó que “el fiscal general ha creado un ambiente que ha causado que una parte significativa del público estadounidense esté preocupado” respecto a la edición del reporte.

Walton dio como plazo el próximo 2 de mayo para que el Departamento de Justicia explique por qué las ediciones al documento van más allá de lo que cubre la ley de libertad de información.

Esta es la segunda demanda sobre una petición FOIA asociada al trabajo de Mueller. La primera vino de Electronic Privacy Information Center, una organización no gubernamental con sede en Washington que promueve la libertad de expresión y la privacidad individual.

Previamente Walton negó la petición de ambas organizaciones para apurar la divulgación del documento.

Las 37 acusaciones y acuerdos de culpabilidad que dejó la investigación de Mueller sobre el ‘Rusiagate’ (fotos)

Loading
Cargando galería


El contraataque conservador

Explotando la narrativa del presidente Trump y los republicanos de que ha habido un total exoneración y que debe investigarse lo que llaman un "fraude" y hasta un intento de golpe de estado, grupos conservadores también se están amparando en FOIA para obtener más información sobre Hillary Clinton y la campaña 2016.

La fundación conservadora Judicial Watch pidió al Buró Federal de Investigaciones (FBI) en octubre pasado que entregara más información sobre las comunicaciones secretas entre miembros de la campaña de Clinton y el consejero general de la Casa Blanca bajo la administración de Barack Obama, además de información sobre las comunicaciones y pagos al exespía Christopher Steele, asociado al controversial dossier anti Trump que circuló en plena campaña durante la elección presidencial.

La organización interpuso demandas para obtener los documentos. “¿Cómo y por qué el FBI pagó a Christopher Steele, quien ya estaba siendo financiado por la campaña de Clinton y por el Partido Demócrata a través de Fusion GPS (una firma de inteligencia e investigación)?”, preguntó Tom Fitton, presidente de Judicial Watch al anunciar las demandas.

En pararelo, la semana pasada el presidente del comité judicial del Senado, Lindsey Graham, junto con los senadores Chuck Grassley y Ron Johnson, enviaron una carta al Departamento de Justicia demandando la liberación de información sobre la investigación que el FBI realizó a los servidores del correo electrónico privado de Clinton.

¿Juicio político?

Aunque el reporte de Mueller no haya probado ningún tipo de conspiración entre la campaña de Trump y Rusia para ganar las elecciones 2016, el documento muestra 10 ocasiones en las que Trump intentó obstruir la justicia. Para algunos sectores demócratas en Washington, esto eventualmente podría sentar las bases para iniciar un juicio político al presidente.

Sin embargo, los demócratas más cautelosos han indicado su disposición a seguir investigando, pero no han mostrado su intención de abrir un impeachment contra el mandatario.

“El reporte de Mueller es claro en señalar la responsabilidad del Congreso en investigar la obstrucción de la justicia por parte del presidente. Es nuestro trabajo definido en el Artículo 1, Sección 2, Cláusula 5 de la Constitución de EEUU. Como tal, yo firmaré la resolución para impeachment de (la congresista demócrata) @RashidaTlaib”, escribió en su cuenta Twitter la representante por Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez

El mismo jueves, Tlaib, congresista por Michigan, había renovado su llamado a procesar al presidente a quien pide que sea procesado, como propuso en una moción presentada meses atrás..

“No es solo potestad del Congreso hacer responsable a Trump por sus actos, es nuetro trabajo hacerlo”, escribió en un tuit.

“(El reporte) equivale a una presentación formal de mala conducta que alcanzó los más altos niveles de la campaña de Trump y su administración”, dijo el senador demócrata por Vermont Patrick Leahy para quien “Robert Mueller hizo su trabajo. Ahora es tiempo que en el Congreso hagamos nuestro trabajo”.

Pero no todos los demócratas creen que los hallazgos del informe de la fiscalía especial vayan a catapultar un proceso de juicio al presidente en el Congreso.

“Basados en lo que hemos visto hasta ahora, seguir adelante con un impeachment no vale la pena en este punto (…) Francamente, hay una elección en 18 meses y el pueblo estadounidense dará su juicio”, dijo Steny Hoyer, el segundo en el liderazgo demócrata en la Cámara de Representantes, donde empiezan los procesos de juicio político.

Aunque Trump y el Partido Republicano insisten en dar por terminado el capítulo de Rusiagate y dar vuelta la página al reporte de Mueller, para los demócratas no existe un cierre en esta historia, más bien la continuación de una batalla política que de seguro se prolongará, como mínimo, hasta las elecciones presidenciales de 2020.

En fotos: Así fue parte de la intervención rusa en la campaña presidencial 2016 a través de Facebook

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés