Quién es William Barr, el hombre elegido por Trump para liderar el Departamento de Justicia

Inmigración y 'Rusiagate' son algunos de los temas que estarán en manos de Barr si es confirmado por el Senado para ocupar el puesto que dejó Jeff Sessions tras su dramática salida en noviembre.
7 Dic 2018 – 1:44 PM EST

El presidente Donald Trump anunció a su elegido para ser el nuevo fiscal general: William Barr, un hombre que ya en los años 90 lideró el Departamento de Justicia. En ese rol quedaría a cargo de supervisar la investigación federal sobre la interferencia rusa en las elecciones de EEUU y heredaría la política de 'tolerancia cero' en inmigración.

Barr tiene que pasar una confirmación en el Senado, de mayoría republicana, y si todo sale según los planes ocuparía el puesto en el está de modo interino Matthew Whitaker desde que Trump forzara la salida de Jeff Sessions hace un mes.

Trump dijo este viernes que Barr fue su "primera elección desde el primer día", y lo calificó de "hombre fantástico" y "brillante". Pero, ¿quién es él?

¿Quién es William Barr?

Barr es un abogado de 68 años vinculado al Partido Republicano desde hace décadas.

Tiene títulos en estudios de gobierno y sobre China y luego estudió derecho en la Universidad George Washington. Trabajó en la CIA desde 1973 hasta 1977 mientras que como abogado lo hizo para la corte de apelaciones de Washington DC.


Barr trabajó por al menos un año en la asesoría de política interna en la Casa Blanca del expresidente republicano Ronald Reagan.

El sucesor de Reagan, el recientemente fallecido expresidente George H. W. Bush, lo nombró en 1989 para dirigir la Oficina de Asesoría Jurídica (OLC) del Departamento de Justicia. Luego fue ascendido a fiscal general adjunto.

Su candidatura para fiscal general en aquel entonces pasó una holgada nominación en el Senado y ejerció en ese cargo entre los años 1991 y 1993, mismo para el que ahora lo postula el presidente Trump. Cuando asumió, Barr tenía 41 años.

En sus años de ejercicio cerca del expresidente Bush, Barr ha mostrado su inclinación a favorecer el poder de la Casa Blanca.

Cuando llegaron decisiones bélicas tales como la invasión de Panamá, la Guerra del Golfo entre 1990 y 1991 o el despliegue de tropas en Somalia en 1989, Barr, como jefe de la OLC, que brinda asesoría jurídica al presidente, dijo al entonces presidente que podría tomar esas decisiones sin una previa específica autorización del Congreso.

También tuvo roles importantes en el ámbito privado, uno de ellos como vicepresidente ejecutivo de Verizon en 2008.

¿Cuál es su postura en inmigración?

Mientras estuvo al mando del Departamento de Justicia, Sessions fue un halcón de la política de tolerancia cero que impulsa la Casa Blanca de Trump. Ahora, de ser confirmado, Barr heredará esa posición.

El accidentado paso de Jeff Sessions por el Departamento de Justicia en 15 fotografías

Loading
Cargando galería


Todo parece indicar que Barr continuaría con la mayor parte del legado de Sessions. En un artículo de opinión publicado a principios de noviembre en The Washington Post en el cual Barr es coautor, se elogia el trabajo de Sessions en el Departamento de Justicia.

"Atacó la ilegalidad rampante que plagaba nuestro sistema de inmigración, rompiendo el récord de enjuiciamiento de casos de entrada ilegal y aumentando en un 38% el enjuiciamiento de inmigrantes deportados que ingresaron ilegalmente en el país", dice en ese artículo.

Una artículo de LA Times de 1992, cuando Barr ocupaba el cargo de fiscal general de Bush padre, dice de él que "convirtió al Departamento de Justicia en una agencia que establece una agenda (...) centrándose en temas importantes en la mente de muchos estadounidenses. Estos incluyen delitos violentos, pandillas, fraude a la atención médica, controles de inmigración más estrictos".

Un comunicado la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU), organización que defiende y aboga por libertades y derechos de las personas indicó sobre la nominación: "El historial de William Barr sugiere que seguirá el legado de hostilidad de Jeff Sessions a los derechos civiles y las libertades civiles".


ACLU llamó este viernes al Congreso a prestar atención sobre la elección de Barr. "Barr debe comprometerse a defender el estado de derecho y los derechos civiles, no servir como un brazo político de la agenda anticonstitucional de Trump", dijo Faiz Shakir, director político nacional de ACLU.

“El Senado debe presionar a Barr para que cumpla con la obligación del Departamento de Justicia de defender los derechos de todos: inmigrantes, mujeres, personas de color, personas LGBTQ y personas con discapacidades".

La preocupación sobre el 'Rusiagate'

La posible llegada de Barr al Departamento de Justicia genera nerviosismo sobre es el destino de la investigación de Mueller sobre la posible colusión entre la campaña de Trump y los rusos para afectar las elecciones de 2016 y la presunta obstrucción a la justicia por parte de Trump.

¿Por qué? Trump ha manifestado casi constantemente su deseo de que la investigación de Mueller termine. Trump y sus aliados vienen tratando de desacreditar al fiscal especial por diversos medios: desde ataques infundados en Twitter, hasta con documentos en el Congreso para sembrar dudas sobre los investigadores.

Una de las mayores preocupaciones de los demócratas es la de proteger la investigación del fiscal especial Robert Mueller que está en un momento álgido por estos días.

Estos tres puntos explican el recorrido del 'Rusiagate':


“Si se confirma, Trump tendrá un socio en uno de los roles más poderosos de la administración y alguien que defendió la decisión del presidente de despedir a James Comey", dijo ACLU este viernes.

Cuando fue fiscal general a principios de los 90, Barr supervisó a Robert Mueller, quien lideraba la división criminal del departamento.

Barr también ha dicho que hay más razones para investigar posibles irregularidades por parte de la oponente de la campaña de Trump, la demócrata Hillary Clinton, comentario en línea con los de Trump quien desde hace mucho tiempo ha dicho que quiere que se investigue a su excontendiente.

El elegido de Trump expresó su simpatía por las llamadas de Trump para analizar por segunda vez si Clinton violó la ley respecto al uso de un servidor privado de correos cuando era secretaria de Estado. "Creo que hay cosas que deberían investigarse que no se han investigado", señaló.

Sobre la supuesta orientación política del equipo de Mueller, Barr dijo en The Washington Post en 2017: "Me hubiera gustado verlo (a Mueller) tener más equilibrio en este grupo".

Los comentarios de Barr sobre Mueller y Clinton podrían provocar oposición entre los demócratas del Senado, pero es casi seguro que la nominación pase sin problemas debido a que los republicanos controlarán el Senado por 53-47 a partir de enero.

Las agencias de inteligencia de EEUU concluyeron que Moscú trabajó para influir en la elección de 2016 en favor de Trump. Rusia ha negado cualquier interferencia. Trump y su campaña también niegan haber coordinado con los rusos en 2016.

Algunos de esos "mejores" que Trump trajo al gobierno que al final no resultaron ser tan buenos

Loading
Cargando galería
Publicidad