null: nullpx

Investigación destapa los turbios orígenes y finanzas de la organización benéfica que presidió el fiscal general interino

Un amplio reportaje de investigación del diario 'The Washington Post' hurga en los entresijos de la organización no gubernamental liderada por Matthew Whitaker, a quién le pagó 1.2 millones en tres años, cambió de nombres y objetivos tres veces y recibió fondos de donantes conservadores.
21 Nov 2018 – 05:49 AM EST

Tres veces cambió de nombre y de misión. Algunos de sus antiguos directivos ni la recuerdan ni sabían que figuraban en su directorio. Pero esta fundación benéfica conservadora pagó a Matthew Whitaker, el actual fiscal general encargado,1.2 millones de dólares por sus servicios desde 2014 hasta 2017, de acuerdo con una investigación periodística publicada por el diario The Washington Post que destapa las oscuras raíces y señala los fondos no revelados con que operó dicha organización.

Dedicada, según su último propósito declarado, a exponer la conducta poco ética de funcionarios públicos, la Fundación para la rendición de cuentas y la confianza ciudadana ( FACT, por sus siglas en inglés) tuvo en Whitaker su cara visible desde 2014, y tal vez la única pues la organización no tenía empleados, según el Post.

Para Whitaker, presidir FACT se convirtió en un lucrativo peldaño y le permitió un rápido ascenso de una modesta práctica como abogado en Iowa a la principal tarea de aplicación de la ley en la nación. Como líder de la fundación, apareció regularmente en la radio y la televisión, a menudo para demoler a políticos liberales.

Pero los orígenes de FACT y la fuente de financiación utilizada para pagarle a Whitaker siguen ocultos. El trabajo periodístico del Post, basado en los registros estatales y federales y entrevistas con los involucrados, muestran que el grupo es parte de una red nacional de organizaciones sin fines de lucro que a menudo trabajan en conjunto para amplificar los mensajes conservadores.

Cambios de nombres y propósitos

El primer antepasado de esta fundación parece ser, según los registros estatales de Virginia y federales, la Free Market American Educational Foundation. Su misión era "llevar a cabo investigaciones y proporcionar estudios informativos sobre los conceptos del libre mercado en relación con las regulaciones y políticas gubernamentales".

El diario menciona a Raymond Wotring como uno de sus fundadores. Wotring, que no quiso responder a entrevistas sobre este tema, también aparece fichado en otra organización conservadora sin fines de lucro, Americans for Limited Government.

Otro miembro de su dirección es James Crumley, según un documento de la oficina de impuestos. Pero Crumley dice no recordar nada de esa organización ni por qué se formó. Según el Post, Crumley dijo que se había enterado de que el grupo no tenía reuniones y aparentemente no tenía cuenta bancaria en sus primeros dos años. "La organización sólo existía sobre el papel y no hizo nada en absoluto", escribió.

También Noah Wall fue incluido en la dirección del grupo, aunque se sorprende de ello. Dijo que Wotring se acercó a él pero que nunca accedió a unirse. "Nunca firmé nada", aseveró.

Apenas seis semanas después de aprobada su solicitud, la organización benéfica cambió de nombre, según los registros corporativos de Virginia. Se llamó brevemente Trabajando por los Derechos a la Expresión y la Comunicación. A partir de 2014 comenzó a llamarse FACT.

Un vocero de la fundación declaró que los cambios de nombre fueron "adecuadamente" notificados a la oficina de impuestos. No hizo comentarios sobre los fondos con que se financió ni de sus cambios de misión.


Dinero y promoción

En la presentación de 2014, FACT informó que no tenía empleados y que le pagó a Whitaker $63,000 por tres meses de trabajo, 30 horas a la semana, como presidente y director. Recibió 600,000 dólares en donaciones, según documentación de impuestos.Tres años más tarde recibió un pago de más de 500,000 dólares por su trabajo, la mitad de los recibos de la fundación en ese año.

El Post determinó a partir de otras declaraciones de impuestos que el dinero provenía de DonorsTrust, una gran organización sin fines de lucro que los contribuyentes ricos han utilizado para donar anónimamente millones a organizaciones conservadoras sin fines de lucro en los últimos años.

En los tres años que trabajó en la organización benéfica, el sueldo de Whitaker aumentó drásticamente cada año, según muestran las declaraciones de impuestos. El año pasado, le pagaban 55,000 dólares al mes. En total, ganó $1,219,000 - más de un tercio de las donaciones que el grupo recibió entre 2014 y 2017.


De Hillary Clinton a Mueller

FACT relanzó sus esfuerzos poco después de que Whitaker tomara el control, en 2014,. Ser el presidente de una organización sin fines de lucro le confirió cierta legitimidad, ayudando a elevar su perfil en Washington y permitió a los patrocinadores del grupo reclamar deducciones de impuestos.

El abogado aparecía cada vez más como comentarista en medios de comunicación conservadores, como Newsmax TV y Fox TV, y el año pasado se convirtió en un analista legal pagado en CNN.

Aunque la ley prohíbe a las organizaciones benéficas participar directa o indirectamente en campañas políticas, a favor o en contra de los candidatos, un análisis del Post indica que en más de 200 apariciones en televisión y radio desde 2014 hasta septiembre de 2017, cuando fue nombrado jefe de gabinete del entonces fiscal general Jeff Sessions, Whitaker se centró abrumadoramente en los demócratas.


Whitaker o los representadores de televisión, a menudo conservadores, que lo entrevistaron señalaron 37 veces a legisladores republicanos por reclamos electorales, frente a más de 750 menciones a Hillary Clinton.

La mayoría de esas referencias de Clinton -más de 600- llegaron en el período previo a las elecciones de 2016, y casi todas fueron comentarios críticos sobre la gestión como secretaria de Estado, incluyendo su escándalo por correo electrónico o posibles conflictos éticos en torno a la Fundación Clinton.

Además de apuntar a Clinton, Whitaker señaló también al senador Bernie Sanders mientras presentaba quejas contra los demócratas y algunos republicanos.

Después de las elecciones, el enfoque de Whitaker en esas entrevistas se centró en otro objetivo, el fiscal especial que investiga la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016 Robert S. Mueller. Whitaker ha hablado sobre Mueller 185 veces en apariciones públicas, según el Post.

En fotos: El día que los presidentes de Estados Unidos perdonan a un pavo

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.