Qué ha hecho tan complicada la aprobación de Betsy DeVos como secretaria de Educación de Trump

La multimillonaria DeVos ha protagonizado el proceso de nominación más difícil del gabinete de Trump, al punto que necesitará al vicepresidente Mike Pence para salvar su candidatura.
6 Feb 2017 – 2:36 PM EST

De todos los postulados por Donald Trump para integrar su gabinete, la que él aspira que sea su secretaria de Educación, Betsy DeVos, ha sido la que peor le ha ido en las audiencias del Senado.

DeVos es solo uno de los nombres polémicos propuestos por Trump (le hacen compañía el secretario de Estado, Rex Tillerson; el del Tesoro, Steven Mnuchin; el de Salud, Tom Price o el aspirante a fiscal general, Jeff Sessions)

Sin embargo, ella es la que más oposición ha encontrado entre los senadores, al punto que dos importantes republicanas dijeron que no la apoyarán cuando este martes la cámara proceda a la votación final. Eso deja un equilibrio de 50 votos a favor, 50 en contra.

Su ratificación dependerá del voto del vicepresidente Mike Pence, quien como presidente del Senado tiene el voto que rompe los empates. Ya el Senado cerró el tiempo de debate sobre la candidata, por lo que se espera un voto en el pleno entre martes y miércoles.

¿Qué hace de DeVos una figura tan polémica?

Por un lado, su historia como una de las mayores donantes del Partido Republicano, incluidos algunos de esos mismos senadores de cuya ratificación depende. Por otro, la ignorancia que demostró durante el careo con los parlamentarios en temas del área que se supone que deberá administrar.

Estos son aspectos polémicos que surgieron (o se refrescaron) durante las audiencias en el Senado:


  • Creencias religiosas: muchos demócratas y activistas han planteado preocupaciones sobre cómo pueden influir sus creencias cristianas conservadoras y su defensa de los valores de la familia tradicional a estudiantes de sectores minoritarios o del colectivo LGBT. Además, sospechan que desde el departamento pueda promover la difusión de contenidos e ideas muy cargadas religiosamente, violando el carácter laico que tiene la educación pública estadounidense.
  • Escuelas públicas vs privadas: DeVos es defensora de la expansión de los programas de libre elección escolar, las conocidas escuelas 'chárter', algo que la hace poco simpática a los sindicatos del sector educativo porque esas escuelas suelen impedir la sindicalización de sus maestros. La expresidenta del Partido Republicano de Michigan, encabeza la Federación Estadounidense de Niños, un grupo de promoción que promueve la elección de escuelas y programas de cupones de fondos públicos destinados a escuelas privadas. Los resultados sobre la efectividad de este sistema son variados, como lo demuestran estudios que indican ventajas en algunos estados y desventajas en otros sin que hasta ahora se haya podido determinar nada concluyente.
  • Competencia vs Crecimiento: es uno de los temas más debatidos en educación, cómo medir el progreso de los estudiantes, si simplemente verificar su desempeño mediante exámenes o si garantizar que crecen intelectualmente, algo que el sistema de pruebas no determina necesariamente. El problema en este punto es que la aspirante a secretaria pareció no saber de qué se trataba, cuando el senador Al Franken se lo planteó el primer día de su comparecencia ante el comité.
  • Armas y osos en escuelas: una de las respuestas que más polémica generó de cuantas ofreció al comité senatorial fue la referente a la conveniencia de permitir armas dentro de escuelas. También en este caso, la interpelada dijo que lo dejaría “para que lo decidan los estados”. Y ante la incredulidad del senador Mike Enzi, de Connecticut, donde en 2012 se produjo la masacre de Sandy Hook, DeVos explicó que en Wyoming alguna escuela necesitará armas para protegerse de “potenciales osos”.
  • Cupones escolares: DeVos ha promovido este tipo de cupones que permite a los padres usar fondos públicos para pagar educación privada para sus hijos. La nominada dijo que seguiría promoviéndolos desde el gobierno, pero que no los impondría a los estados. El sistema es polémico porque permite que dinero público sea usado para financiar indirectamente instituciones religiosas o colegios que imponen ciertas discriminaciones a la hora de aceptar estudiantes. Cuando se le preguntó sobre ese particular DeVos dijo que lo dejaría en manos de los estados, aunque luego tuvo que corregirse cuando los senadores le recordaron que se trataba de una ley federal que caía bajo la jurisdicción de su secretaría.
  • Su legado en Michigan: DeVos ha sido muy activa en Michigan, y particularmente en Detroit, con los cambios que han implicado un desmantelamiento de los distritos electorales y de la reducción de regulaciones para las escuelas chárter. Algunos sugieren que esas políticas han protegido a esas escuelas de sufrir consecuencias cuando su desempeño no es el adecuado, a lo que DeVos dijo que se trata de “noticias falsas” porque, aseguró, 122 escuelas han sido cerradas por mal desempeño.
  • Common Core: una de las políticas que deberá ajustar DeVos de ser ratificada en el cargo es el Common Core, una serie de niveles mínimos educativos adoptados por 42 estados para que todos los estudiantes, desde Alaska hasta Florida, puedan graduarse de la escuela secundaria con los mismos conocimientos. El Common Core fue muy criticado por Donald Trump a lo largo de la campaña electoral y prometió eliminarlo. Sin embargo, solo los estados tienen esa facultad. Aunque DeVos tenía vínculos con organizaciones que están a favor del Common Core, como la Federación Estadounidense de Niños, tras ser postulada publicó un comunicado en su página web donde sostiene que no apoya la iniciativa.

En fotos: Así transcurren los primeros 100 días de Trump en la Casa Blanca

En fotos: Así transcurrieron los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca

Loading
Cargando galería